¿Cómo podemos mejorar nuestro testimonio de vida?

Con ayuda de Dios podemos mejorar cada día nuestro testimonio cristiano

La partida de ajedrez estaba en un punto muerto, en esa fase en la que cada jugador se siente por igual, ganador y perdedor. Ocho de la noche. Un buen número de curiosos alrededor…

Si mueve el alfil, tal vez…”, murmuró quedamente un espectador, en un verdadero susurro que por la tensión del momento, lo escucharon todos.

Uno de los jugadores le miró, entre inquisitivo y expectante. Luego fijó de nuevo su atención en el tablero.

Moviste una ficha, aprovechando mi descuido”, increpó al rival de ocasión. “No, no lo hice…”, “Si, lo hiciste, eres un tramposo” recriminó.

Un empujón…, las fichas de ajedrez se desparramaron…Lo demás fue una gresca.

Allí estaba, en el suelo, junto con mi Biblia. Sentí que la sangre se agolpaba en mi rostro. Aunque quise contenerme, no pude. Agredí a quien por años había sido mi mejor amigo. Fue absurdo, lo admito. Lo que más me avergonzó fue que uno a uno los curiosos se fueron alejando mientras comentaban: Y eso que es evangélico…Me sentí un hipócrita, un fracasado…Y todo por un juego”.

La voz de Alejandro, un jubilado de sesenta años y miembro activo de la iglesia, revelaba la sinceridad de quien se encuentra arrepentido. Confesó el hecho para explicar la razón por la cual no quería volver a la iglesia. “Siento que todos me miran y me acusan…”, dijo.

Le suena familiar… ¡Le ha ocurrido alguna vez que el temperamento le jugó una mala pasada? ¿Una palabra vulgar, quizá? ¿Un gesto de desagrado que su prójimo interpretó como desprecio o humillación? ¿Un rapto de ira que le echó a perder el momento? ¿Una discusión por una insignificancia?

Si le ocurrió algo parecido, nos identificamos en un hecho: usted y yo libramos una dura batalla con la vieja naturaleza, que amenaza con tirar por la borda el testimonio que debemos guardar.

El apóstol Pablo describió esta situación de forma magistral: “Porque lo que yo hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago…Y yo se que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago” (Romanos 7:15, 18-19).

Puedo asegurarle que si ha vivido una situación similar, no es la primera ni la única persona. Millares en todo el mundo ocurre diariamente. La diferencia la marca nuestra fe en Dios.

Cuidando su testimonio La totalidad de nuestro ser debe estar sometida a Dios. Es cierto que la antigua naturaleza nos sigue como una sombra. Por momentos la condición pecaminosa, con todo lo que implica, quiere saltar como una fiera. Es una realidad que no podemos ignorar.

Frente a esta situación, Pablo plantea tres elementos de suma importancia. El primero, que como creyentes no podemos seguir atados con el hombre del pasado. Así queramos reaccionar con temor o violencia, debemos reafirmar en el corazón y en la mente un pensamiento claro: tenemos una nueva identificad, ahora somos hijos de Dios. “En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre que está viciado conforme a los deseos engañosos” (Efesios 4:22).

Un segundo aspecto radica en pedirle a Dios que limpie toda la información que teníamos acumulada, y que nos llevaban a responder con agresividad, rencor, resentimiento y otras actitudes a la vista, contrarias a un cristiano, cuando sentíamos que alguien o algo nos estaba atacando: "…y renovaos en el espíritu de vuestra mente” (versículo 23).

Una renovación no es nada fácil, y se complica más si queremos hacerlo a nuestra manera. Es únicamente Dios quien puede operar esa transformación mental, y por ende, de nuestras actitudes, que tanto nos hace falta.

El tercer punto, igualmente trascendente: debemos pedirle a Dios que nos lleve a obrar conforme lo hacen sus hijos:”…y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en justicia y santidad de la verdad” (versículo 24).

Mírese al espejo, hágalo con detenimiento. Aquella persona que refleja el cristal, no es ni puede ser la de ayer, porque hoy ya tiene a alguien que le ayuda a caminar conforme a la verdad, en rectitud y pureza. Cuando entienda que es un hombre nuevo, libre que ya no tiene por qué estar atado al ayer, piense y actúe conforme a su nueva identidad. ¡Ya Jesucristo lo hizo libre!.

Tal vez le ha ocurrido que, cuando tiene un vestido deteriorado por el uso, no le preocupa utilizarlo cuando hace algo doméstico. No le preocupa si se mancha, al fin y al cabo, ya está concluyendo su ciclo de vida útil como prenda de vestir. Pero si tiene un vestido nuevo o recién salido de la tintorería…El asunto es a otro precio…No se atrevería a caminar encima y menos a saltar un charco, por temor a que se ensucie…

Traslade esa figura a su nueva condición y tendrá la respuesta. ¿Seguir dando mal testimonio? No, perdóneme pero no podría hacerlo, ahora soy cristiano…Antes gobernaba mi situación de pecado, hoy domina el hombre libre en Jesús…

Someterse a Dios, la solución Si todavía persiste una tendencia a airarse con facilidad, a ofender, agredir a los demás, decir palabrotas, maldecir y sinnúmero de actitudes que no están conforme a las Escrituras, es probable que todavía no haya sometido todo su ser a Jesucristo. Está luchando en sus fuerzas y lo más probable es que siempre se enfrentará a la derrota.

Superar estas penosas situaciones es todo un proceso, fundamentalmente de sometimiento a Dios. Es decirle:”Ayúdame a cambiar, porque humanamente no soy capaz”.

En palabras del apóstol Pablo, el asunto se sintetiza en pocas palabras: “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros…habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, y revestíos del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó, se va renovando hasta el conocimiento pleno…” (Colosenses 3:5, 9-11).

Es un proceso, de rendirnos a Aquel que puede transformar nuestro carácter y emociones. ¡No se desanime! Dependa del Señor y pídale a El que le ayude cada nuevo día a guardar el testimonio…¡Dios responderá!..

No podría despedirme sin antes dejarle una invitación: Ábrale las puertas de su corazón a Jesucristo. Es la mejor decisión que jamás podrá tomar. Prendido de la mano de Jesús el Señor podrá llegar a nuevos niveles en su vida personal, espiritual y familiar. Decídase hoy por el Salvador...

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=8329


Publicado en: Estudios Bíblicos

Etiquetas: |








Los artículos más leídos

¿Qué precio demanda seguir a Jesús el Señor? Infinidad de personas en todo el mundo desean seguir al Señor Jesús. Sin duda, una aspiración bastante válida e importante. Pero, ¿están esas personas [...]
familia
Encontrando salidas a la crisis familiar La noticia que recibió aquella mañana Briggite, fue la carta de su esposo solicitándole el divorcio. No lo hizo personalmente. Lo hizo mediante una [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
Enfrentando el desánimo “Con frecuencia y en mi disposición de servir al Señor en la obra del Reino, enfrento el desánimo. ¿Por qué razón yo que sirvo a Dios pareciera que [...]
Con ayuda de Dios podemos comenzar de nuevo.
Resiliencia para enfrentar momentos difíciles de la vida Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar