Cinco recomendaciones para superar las crisis de la pareja

Con ayuda de Dios podemos superar las crisis de pareja.

“Mi situación en el hogar no es fácil. Hay momentos en los que caigo en el desespero. No ha sido una sino muchas las veces en que he considerado la posibilidad de divorciarme. Reconozco mi problema, mucho más porque soy cristiano. ¿Hay alguna salida?”

L.M.M., desde Encarnación, Paraguay.

Respuesta:

Comprendemos la situación que nos plantea. Ahora bien, ¿sabía usted que en América Latina el 40% de los matrimonios terminan en divorcio, y que la tendencia apunta al crecimiento? De la mano con este fenómeno, muchas personas tienen temor de a contraer nupcias.

Lo más grave del asunto es que, como consecuencia de la separación, quedan hijos inmersos en hogares disfuncionales.

Es natural y apenas previsible que la relación conyugal no fluya como esperamos, pero ese no es motivo para rendirnos fácilmente y tirar por la borda todo lo que hemos construido juntos durante mucho tiempo.

Para evitar precipitarnos al abismo del divorcio, compartimos con usted algunas recomendaciones:
  • Recuerde que no nos hemos unido a nuestro cónyuge para experimentar por unos días. El matrimonio es para siempre.
  • Todos tenemos falencias y su pareja no es la excepción.
  • No podemos negar las realidades. Es necesario reconocer las dificultades para resolverlas.
  • Tenga en cuenta que un principio de la sana convivencia es llegar a acuerdos alrededor de lo que nos distancia.
  • Enfóquese en los aspectos positivos de su cónyuge y no solamente en sus errores.
A estos cinco pilares, súmele el respeto, saber decir las cosas en un tono apropiado y dejar de lado los arranques de intolerancia.

En la Biblia leemos: “Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto.” (Eclesiastés 4: 12| RV 60)

La peligrosa amenaza del divorcio siempre está a la puerta. El único que puede alejarla de nuestro entorno familiar, es Jesucristo.

Hoy es el día para que le rinda su vida y su hogar a Dios. Cuando Él ocupa el primer lugar, tenemos asegurada la victoria.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=10354


Publicado en: Consejería Familiar

Etiquetas: | | |









Los artículos más leídos

Consejería,, acompañamiento, dirección, matrimonio
Ocho recomendaciones para una buena consejería No sé si le ocurre con la misma frecuencia que a mí, pero infinidad de personas vienen en procura de aconsejamiento. Sin desconocer que la sicología aporta [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
Principios para alcanzar y mantener la armonía familiar 2.1.- Que al término del Grupo Familiar, los participantes comprendan la importancia de hacer un alto en el camino para evaluar en qué estamos fallando y [...]
manzana mordida
Aprendiendo de los errores de Adán y Eva para ser buenos padres En una reciente conferencia cuando formulé la pregunta respecto a si creían que Adán y Eva habían sido buenos padres, un considerable número de personas [...]
Tres pasos para romper las cadenas de opresión en su mente (Lección 9 – Nivel 3) No podía explicarse por qué todavía seguía escuchando voces en la intimidad de su ser. “No sirves para ser cristiano. Dios no te aceptará con tu [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar