Cambie sus pensamientos y emprenda una nueva vida familiar

Con ayuda de Dios resolvemos conflictos familiares

1. Lectura Bíblica: 2 Corintios 10:3-6; Filipenses 2:13

2. Meditación familiar:

Si deseamos experimentar cambios que afecten positivamente nuestra vida pero que también traiga impacto a la familia, es necesario que rindamos nuestra mente a Dios.

El apóstol Pablo lo expresó con más claridad: Dijo que el paso inicial era someterle nuestros pensamientos:

"Somos humanos, pero no luchamos como lo hacen los humanos. Usamos las armas poderosas de Dios, no las del mundo, para derribar las fortalezas del razonamiento humano y para destruir argumentos falsos. Destruimos todo obstáculo de arrogancia que impide que la gente conozca a Dios. Capturamos los pensamientos rebeldes y enseñamos a las personas a obedecer a Cristo; y una vez que ustedes lleguen a ser totalmente obedientes, castigaremos a todo el que siga en desobediencia.”(2 Corintios 10:3-6. NTV)

Humanamente fracasaremos en el proceso de cambio, porque a cada paso nos hallamos no solo con obstáculos físicos sino también aquellos que desencadena desde el mundo espiritual, nuestro enemigo satanás.

¿Cómo entonces damos la pelea contra el mundo, es decir contra las tentaciones que desencadena, y a la vez permanecemos firmes? Mediante la oración, filtrar nuestros pensamientos y si hallamos que procuran arrastrarnos a la mundanalidad, entregarlos a Cristo Jesús que es quien nos hace vencedores.

¿Difícil? En absoluto. Podemos porque Dios está de nuestra parte. El autor y conferencista, Chip Ingram, señala que

“Debemos ser cuidadosos de no caer en el pensamiento erróneo de que simplemente con llenar la mente con versículos bíblicos o aislarnos de los males del mundo, se producirá en nosotros la vida de Cristo. El renovar mi mente está siempre enfocado en el amor y en las relaciones. En el corazón de toda renovación de la mente está el deseo de vencer y de disfrutar del Señor Jesús.”(Chip Ingram. "Viviendo al borde”. Living Editores. EE.UU. 2013. Pg. 90)

En alguna ocasión trabajé como periodista para la esposa de un gobernante de mi país. En cierta ocasión los empleados la invitamos a una cena en un conocido restaurante de Cali. Ella amablemente desistió. “Todos ustedes pueden ir al restaurante que elijan; nosotros, por nuestra condición, no podemos darnos ese lujo.”

Esas palabras me impactaron. Las aplico a la vida cristiana. Quien no es creyente puede tener las amistades, ir donde los demás y actuar como todos. En nuestra condición de discípulos del Señor Jesús, bajo ninguna circunstancia. ¡Somos nuevas criaturas!

Igual ocurre con nuestra forma de pensar. No todo pensamiento debe anidar en nuestra mente, sino aquellos que están en consonancia con la nueva vida de fe. La forma más fácil de lograrlo es poniendo nuestra mirada en Cristo y en la vida espiritual a la que estamos llamados, ya que el propósito de Dios es que crezcamos:

Pues Dios trabaja en ustedes y les da el deseo y el poder para que hagan lo que a él le agrada.”(Filipenses 2:13. NTV)

¿Por qué debemos cambiar? Porque hay una nueva vida por vivir, plena, llena de victoria y plenitud en todas las áreas de nuestra vida. No solo experimentaremos cambio y realización sino que otras personas, en este caso, nuestra familia, verán los cambios y serán impactados. El entorno del hogar también será transformado.

El primer paso que usted debe dar y al que le invitamos, es recibir a Jesucristo como el Señor y Salvador de su vida. Le aseguramos que no se arrepentirá. Él nos lleva a nuevos niveles de vida. Si tiene alguna inquietud, no dude en escribirnos.

3. Oración familiar:

“Amado Dios y Padre, estamos con un decidido propósito de cambiar. Sabemos que hasta el momento ha habido errores en la familia, pero somos conscientes que si tú gobiernas en nuestro hogar, todo puede ser diferente. Te pedimos que reines en nuestra familia y que, prendidos de tu mano, podamos emprender exitosamente el proceso de cambio en nuestra forma de pensar y de actuar. Sometemos este día en tus manos. Amén”

4.- Una Meta familiar para hoy:

Me fijaré el propósito de avanzar firme en la disposición de cambio con ayuda de Dios.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=1719


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | | |









Los artículos más leídos

familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
Cinco actitudes para permanecer firmes en la fe Es el único atleta del mundo que siempre llega último, pero lo hace con una enorme sonrisa en su rostro. ¿La razón? Rick Van Beek ha participado en 50 [...]


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar