Aprenda a pedir perdón a su familia

Es necesario aprender a perdonarnos a nivel familiar

1. Lectura Bíblica: Mateo 5:23, 24

2. Meditación familiar:

Rosaura y Leonardo discutieron. Eran las diez de la mañana, y no podían especificar por qué fue. Quizá un comentario, tal vez una palabra o un gesto recién despertaba el sol, perezoso y juguetón, tras las montañas. Desde ese momento los dos sintieron que todo perdió su encanto, el día no era el mismo.

Rosaura estaba haciendo cuentas en su oficina, y pensaba en su esposo. “¿Qué dirá si lo llamo? ¿Estará enojado conmigo, todavía?”, se preguntaba.

Leonardo coincidía en estos pensamientos mientras velaba que la producción de conservas, en la factoría, cumpliera los estándares de calidad exigidos. Entre lata y lata de alimentos, la imagen de Rosaura estaba en su pensamiento.

Finalmente una llamada. Decidieron pedir perdón el uno al otro. El asunto se arregló. Y esas pocas palabras: “Perdóname, me equivoqué”, imprimieron una nueva dinámica al día. Todo cambió. El sol se pintó de alegría y hasta el reloj de pared, en la oficina, parecía entusiasmado mientras el minutero se dejaba perseguir por el segundero.

¿Qué está ocurriendo con tu relación de pareja? ¿Dejaste que la molestia, el resentimiento, el rencor o la rutina te embarguen? Es tiempo de hacer un alto en el camino. Si no aplicas correctivos, pronto estarán discutiendo por elementos intrascendentes y la relación terminará más distante hasta que no solo se produzca una separación de cuerpos, sino emocional.

Una valiosa reflexión del autor, Richard J. Leider, pone de relieve el asunto: “Son innumerables los matrimonios que rápidamente decaen en comentarios coléricos, o con la misma frecuencia, o en el silencio total.” (Richard J. Leider/ David A. Sharipo. “Vuelva a empacar sus maletas”. McGraw Hill. México. 2006. Pg. 19)

Limitarse a ver pasar los días… Y esa, sin duda, no es la voluntad de Dios. Él desea que aprovechemos al máximo cada instante, y que lo vivamos bien junto con nuestra familia.

La fe cristiana encuentra sentido, cuando reconocemos los errores y nos disponemos a pedir perdón, comenzando por nuestra propia pareja si le hemos ofendido. El Señor Jesús enseñó: “Por lo tanto, si presentas una ofrenda en el altar del templo y de pronto recuerdas que alguien tiene algo contra ti, deja la ofrenda allí en el altar. Anda y reconcíliate con esa persona. Luego ven y presenta tu ofrenda a Dios.” (Mateo 5:23, 24. NTV)

Piense por un instante que, si continúa guardando rencor con su pareja o algún miembro de la familia, además de desasosiego perderá minutos, días, semanas valiosas que podría disfrutar estando en armonía con ellos.

Hoy es el día para pedir perdón y, además, disfrutar la vida que Dios desea para usted. Es un proceso que a primera vista no resulta fácil, pero con ayuda del Señor podemos lograrlo. Y hablando de Dios, ¿ya recibió a Jesucristo en su corazón? Hoy es el día para que lo haga. Le aseguro que es una decisión de la que jamás se arrepentirá porque alcanzará el crecimiento personal y espiritual que tanto anhela. Tome hoy la decisión.

3. Oración familiar:

“Dios de los cielos, reconocemos delante de tu Presencia que como seres humanos cometemos errores. Unos deliberados y otros, sin proponérnoslo, pero las consecuencias son iguales: dañamos a quienes amamos. Te pedimos la sabiduría necesaria para imprimir cambios a nuestro comportamiento, y además, para dejar de lado el orgullo que nos impide pedir perdón. Sometemos este día en tus manos y te damos gracias por ocupar el primer lugar en nuestra familia. Amén”

4. Una Meta familiar para hoy:

Pediré perdón a mi pareja o a los miembros de mi familia que haya ofendido

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=354


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | |









Los artículos más leídos

Decídase a perdonar “Porque si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. Pero si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les [...]
Supere los enemigos de la relación familiar ¿Cuáles son los principales enemigos de la relación familiar? Permítanme relacionarle algunos: el trabajo, el egoísmo, las muchas ocupaciones en la [...]
No renuncie ahora, está a las puertas de vencer “Ustedes no me escogieron a mi, sino que yo los he escogido a ustedes y les he encargado que vayan y den mucho fruto, y que ese fruto permanezca” (Juan [...]
padres, hijos, familia, internet
¿Dedica más tiempo al internet que a sus hijos? Con frecuencia reñimos con mi esposo porque él argumento que paso más tiempo viendo el teléfono antes que a mis hijos. Reconozco que a veces es así, pero [...]
familia, hogar,
Permita que Dios imprima cambios en su familia 2.1 .- Que al terminar la reunión del Grupo Familiar, los participantes comprendan que, sin excepción, todos tenemos una misión y un propósito de parte de [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar