5 consejos prácticos para resolver los problemas de la vida

Los problemas tienen solución en Dios, cuando los sometemos a Él.

Cuando creemos que el camino llegó a su final y que, cada nuevo paso nos lleva a una encrucijada, es tiempo de reflexionar en quién hemos depositado nuestra confianza para resolver los problemas.

Probablemente hemos luchado en nuestras propias fuerzas y los conflictos se hicieron mayores.

Una ilustración de esta situación la encontramos cuando hacemos una cuidadosa lectura del texto bíblico en 2 Reyes 3 versículos del 4 al 27.

Los reyes de Israel, Judá y Edom unificaron esfuerzos para enfrentar al gobernador de Moab. Decidieron perseguirlo rodeando una amplia región desértica. “… y al cabo de siete días de camino faltó el agua para el ejército y para los animales que llevaban. Entonces el rey de Israel exclamó: — ¡Ay, que el Señor nos ha reunido a los tres reyes para entregarnos en poder de Moab!” (2 Reyes 3:9, 10)

¿Qué hacer en esas circunstancias? Los tres monarcas creyeron encontrarse al borde del abismo.

Resolver los problemas sí es posible

Probablemente usted está atravesando por momentos así. No se desespere. Hay una salida al laberinto. Compartimos con usted 5 consejos prácticos y eficaces para hallar una luz en medio de la oscuridad:

  1. Rinda su vida a Dios, quien asegura la victoria en todas nuestras batallas.
  2. Reconozca que cuando peleamos las batallas en nuestras fuerzas, estamos condenados al fracaso (2 Reyes 3:4-10).
  3. Someta todas las crisis de su vida personal y familiar—pequeñas y grandes—, en manos de Dios (2 Reyes 3:11-15)
  4. Confíe en las promesas de Dios aun cuando parezcan imposibles (2 Reyes 3:16-19)
  5. Cuando confiamos y obedecemos a Dios, Él cambia el curso de la historia y lo imposible se hace posible (2 Reyes 3:20-27)

Estas pautas resultan infalibles. Basta que las aplique. La razón por la que resultan eficaces estriba en que toman como fundamento a nuestro Padre celestial, quien desea siempre lo mejor para nosotros. Jamás ha sido su plan el que experimentemos sufrimiento. Si ha sido así, es consecuencia de nuestro pecado y de apartarnos de Él.

Dios trae salvación en medio de las crisis

A través de su profeta Eliseo, el Señor les prometió salvación. “— El Señor manda que llenen de zanjas esta vaguada. Pues, según dice el Señor, no se verá viento ni lluvia, pero esta vaguada se llenará de agua y podrán beber ustedes, sus ganados y sus animales. Y por si esto no fuera suficiente, el Señor entregará a Moab en poder de ustedes y destruirán todas las ciudades fortificadas e importantes, talarán todos los árboles frutales, cegarán todas las fuentes de agua y llenarán de piedras todas las tierras de cultivo.” (2 Reyes 3:16-19)

La fe es esencial en medio de todo el proceso. Confiar y avanzar. Dar pasos firmes, creyendo. Cuando lo hacemos, Dios responde.

En las Escrituras leemos que: “A la mañana siguiente, a la hora de la ofrenda, empezó a venir agua de la parte de Edom y el terreno se inundó. Cuando los moabitas se enteraron de que los reyes subían a atacarlos, movilizaron a toda la gente apta para la guerra y tomaron posiciones en la frontera. 22 Cuando se levantaron a la mañana siguiente, el sol reverberaba sobre el agua y a los moabitas, de lejos, las aguas les parecieron rojas como la sangre.” (2 Reyes 3: 20, 21)

Dios hizo la obra. Él siempre lo hace. Honra nuestra fe. Los moabitas fueron derrotados y sus ciudades asoladas.

Pregúntese: ¿Confío en Dios plenamente? Si no es así, hoy es el día para que decida cambiar sus paradigmas y emprender una vida de fe, victoria y milagros permanentes.

Recuerde siempre la poderosa Palabra escrita hace muchos siglos y que permanece vigente:

"Encomienda tu camino al Señor, confía en él y él actuará.” (Salmos 37:5)

Solamente en Dios encontramos la solución a nuestros problemas, cualesquiera que sean.

No podríamos despedirnos sin antes invitarlos para que le abran las puertas de sus corazones a Jesucristo. Él transforma nuestras vidas a nivel personal, espiritual y familiar. La mejor decisión es caminar prendidos de Su mano poderosa.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=10010


Publicado en: Reflexiones

Etiquetas: | | |








Los artículos más leídos

¿Qué precio demanda seguir a Jesús el Señor? Infinidad de personas en todo el mundo desean seguir al Señor Jesús. Sin duda, una aspiración bastante válida e importante. Pero, ¿están esas personas [...]
familia
Encontrando salidas a la crisis familiar La noticia que recibió aquella mañana Briggite, fue la carta de su esposo solicitándole el divorcio. No lo hizo personalmente. Lo hizo mediante una [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
Enfrentando el desánimo “Con frecuencia y en mi disposición de servir al Señor en la obra del Reino, enfrento el desánimo. ¿Por qué razón yo que sirvo a Dios pareciera que [...]
Con ayuda de Dios podemos comenzar de nuevo.
Resiliencia para enfrentar momentos difíciles de la vida Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio

clic para cerrar