Una ruta sencilla y práctica para renunciar al ocultismo

El Señor Jesucristo trae libertad a nuestras vidas, rompiendo las cadenas del ocultismo.

A Nelly la atendieron todos los médicos imaginables, desde facultativos de atención general hasta especialistas de la más alta categoría. Ella aducía que algunos temores o incertidumbre generaban en su cuerpo brotes alérgicos.

La remitieron a un sicólogo, luego a otro y otro más. Nada mejoraba. Un siquiatra descartó que tuviera problemas cerebrales. Su cuerpo evidenciaba enrojecimiento y posteriormente amoratamiento.

Finalmente y presa de la angustia, acudió a la iglesia. Un análisis preliminar llevó a descartar que experimentara hechos traumáticos profundos, provenientes de la niñez y etapa de juventud.

En medio de las continuas conversaciones, afloró algo a lo que temía enfrentar: había abierto puertas al ocultismo. Le habían practicado conjuros, tenía espíritus guía y, además, concertó con un ex marido, un pacto de sangre. “No lo mencioné antes porque supuse que no tendría mayor importancia”, argumentó.

Como ella, muchas personas han tenido estrecha relación con el ocultismo. Han practicado algún grado de hechicería. Incluso, incurrir en la lectura asidua del Tarot o el horóscopo, conducen a la contaminación espiritual. En la Biblia estas prácticas fueron abiertamente condenadas (Deuteronomio 18:10-12).

Una vez un ente demoníaco anida en la persona, busca generar daño. De ahí que en muchos casos se produzcan reacciones sicosomáticas.

Una mala utilización de las capacidades

Todo ser humano tiene la capacidad de comunicarse con el mundo sobrenatural. Y para nadie es desconocido que existen dos mundos: el de la luz, en donde gobierna Dios (Juan 8:12), y el de las tinieblas, en donde gobierna Satanás (Efesios 6:12).

Ahora bien, cuando se abren las puertas al mundo de lo oculto, de las tinieblas, se cede terreno a los poderes demoníacos.

Es fácil identificar a quien se encuentra en esta situación. No quieren leer la Biblia, rechazan toda invitación a congregarse en una iglesia y, además, desechan toda insinuación de que hagan oración.

¿Qué hacer entonces?

Cuando abordamos la Sanidad Interior en quienes han incurrido en el ocultismo, quedan dos pasos ineludibles:

1.- Renunciar a los compromisos con el mundo de lo oculto.

Para que tal proceso sea eficaz, es necesario que el aconsejado haga una lista de las ocasiones en las que tuvo alguna práctica ocultista e identificar de qué se trato. También reviste importancia que indique con qué frecuencia lo hizo. La enumeración es fundamental en el momento de avanzar en la Sanidad Interior.

2.- Recibir a Cristo y permitirle el pleno gobierno de nuestro ser.

Cuando Jesucristo entra a gobernar nuestro corazón, toda fuerza de lo oculto pierde terreno.

Alguien que abrió las puertas al mundo demoníaco, generalmente encontrará motivos para no recibir a Jesucristo y expresará renuencia aduciendo que “cree en el mundo espiritual”, ignorando o quizá ocultando que el mundo espiritual que conoce es el de la maldad.

Al compartirle la Palabra, el Espíritu Santo abre puertas. No olvide que no es en nuestras fuerzas sino en las de Dios.

Rompa toda cadena ancestral

En su condición de Consejero Cristiano lleve al aconsejado a renunciar a toda atadura con el ocultismo pero también, que en su oración renuncie a toda atadura generacional, de tal manera que en el nombre de Jesucristo cancele todo pacto que sus abuelos, bisabuelos o cualquier otro pariente, hayan hecho con el mundo espiritual de maldad.

Recuerde que el amado Hijo de Dios es quien obra sanidad interior, rompiendo toda ligadura, y además, quien cura nuestras heridas emocionales. Y si no ha recibido a Jesucristo, hoy es el día para que le abra las puertas de su corazón.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=3038


Publicado en: Guerra Espiritual

Etiquetas: |








Los artículos más leídos

Sometiendo a Dios las crisis familiares Lucía y Roberto han tenido dificultades familiares últimamente. Lo grave del asunto es que, después de diálogos que terminan en verdaderas batallas [...]
Decidí declararme en bancarrota porque no tengo un solo peso “La situación financiera a nivel personal está por el suelo. Cometí  errores financieros que me llevaron a la quiebra. Perdí el negocio, hace un mes [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
transformación
La sangre de Cristo trae cambios a su vida personal y familiar “No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa? Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar