Tres pasos para renunciar al ocultismo

Someternos a Dios, paso fundamental para ser libres

La mujer me escribió con desespero: “No puedo resolver mi crisis. Me separé de mi esposo hace cuatro meses. No regresa a casa. Sigue empecinado en seguir con la jovencita con la que inició un affaire hace más de seis meses. Fui donde una bruja para que me dijera la verdad. Ella me mostró cosas sorprendentes de esa relación. Y luego, otro embrujo para que él volviera. Ahora el problema estriba en que veo cosas extrañas en casa. Me dijeron que colocara unas imágenes de un cristo y tampoco ha funcionado. Siento que Dios me abandonó."

La respuesta se orientó en varias direcciones que comparto con usted por si alguna vez protagonizó algo similar o quizá, en medio de la desesperación, está por ceder a la tentación de abrir puertas al ocultismo.

Si hay crisis en nuestra vida personal o familiar, es a Dios a quien debemos acudir y no a fuerzas ocultas porque el conflicto se agrava. No se hace otra cosa que darle derecho legar a satanás y a sus huestes para traer ruina, maldición y destrucción.

Al ocultismo se suma la utilización de imágenes que no honran a Dios y por el contrario, lo afrentan. En quien debemos creer es el Dios vivo, no en imágenes que pretenden representarlo.

El equívoco de acudir al ocultismo

El ocultismo se ha difundido hoy más que en siglos pasados debido al enorme alcance de los medios de comunicación, entre ellos la Internet. No obstante, cuando vamos a las Escrituras, encontramos que desencadena juicio. Le invito a considerar, para que analicemos el asunto, lo que advierte Dios a través del profeta Miqueas, capítulo 5, versículos del 11 al 15.

1.- El ocultismo desencadena destrucción y ruina

Sobre ese fundamento aprendemos que la destrucción de pueblos enteros obedece al dominio de la maldad, que los aleja de Dios. El autor sagrado profetizó: “Haré también destruir las ciudades de tu tierra, y arruinaré todas tus fortalezas. Asimismo destruiré de tu mano las hechicerías, y no se hallarán en ti agoreros.” (Miqueas 5:11, 12)

Si prácticó el ocultismo, es tiempo que renuncie en oración y declarando su fe en Jesucristo, cierre las puertas que abrió.

2.- Deshacerse de imágenes honra al Dios vivo

Las imágenes que se veneran y adoran en muchas casas, no hacen otra cosa que decirle a Dios: “No te necesitamos. Estas imágenes son suficientes”. Incluso, una amable señora a la que le sugerí deshacerse de imágenes y volver su mirada a Cristo, me miró raro y salió de mi oficina con el gesto de quien se encuentra frente a un incrédulo.

La Biblia enseña que las imágenes no deben tener lugar en nuestro hogar, y menos creer que obrarán milagros: “Y haré destruir tus esculturas y tus imágenes de en medio de ti, y nunca más te inclinarás a la obra de tus manos. Arrancaré tus imágenes de Asera de en medio de ti, y destruiré tus ciudades...” (Miqueas 5:13, 14)

Si desea moverse en una dimensión de milagros, que se resuelvan sus problemas familiares o quizá que vengan de nuevo tiempos de prosperidad, es necesario que vuelva su mirada a Jesucristo, crea en Él, y ore para que Él ocupe el primer lugar en su vida y en su familia.

3.- Renuncie al ocultismo y vuélvase a Dios

Cuando decidimos creer en el Dios de poder, cerramos puertas al ocultismo, declaramos sin poder todo acuerdo con las tinieblas y declaramos a Jesucristo el Señor de nuestra vida y hogar. Sólo así nos retraemos del juicio que viene sobre los practicantes de actividades de las tinieblas: “...y con ira y con furor haré venganza en las naciones que no obedecieron.” (Miqueas 5:15)

Con fundamento en estos y otros textos bíblicos le respondí a quien me escribió sobre la crisis de su matrimonio, que para Dios no era imposible resolverle la situación pero que era necesario volverse a Él, y depositar toda la confianza en Su poder.

Recibo infinidad de llamadas telefónicas pidiendo orientación. Y a todos les respondo: Sí se puede renunciar al ocultismo. Lo hacemos cuando, en oración, reconocemos el señorío de Jesucristo sobre nuestra vida y familia, y le declaramos único y suficiente Salvador.

El segundo paso es comenzar a caminar en fidelidad a Él, creyendo en Su poder y dependiendo de Él para que nos ayude a encontrar solución a las crisis, por graves que parezca.

No podría despedirme sin antes invitarle para que le abra las puertas de su corazón a Jesucristo. Si no lo ha hecho, hoy es el día para que lo haga. No se arrepentirá y emprenderá, tomado de Su mano, un maravilloso viaje hacia el crecimiento personal, espiritual y familiar que tanto anhela. ¡Ábrale las puertas de su vida a Jesús el Señor!

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=2991


Publicado en: Guerra Espiritual

Etiquetas: | |








Los artículos más leídos

Sometiendo a Dios las crisis familiares Lucía y Roberto han tenido dificultades familiares últimamente. Lo grave del asunto es que, después de diálogos que terminan en verdaderas batallas [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
Decidí declararme en bancarrota porque no tengo un solo peso “La situación financiera a nivel personal está por el suelo. Cometí  errores financieros que me llevaron a la quiebra. Perdí el negocio, hace un mes [...]
¿Qué precio demanda seguir a Jesús el Señor? Infinidad de personas en todo el mundo desean seguir al Señor Jesús. Sin duda, una aspiración bastante válida e importante. Pero, ¿están esas personas [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar