Su cónyuge es único en el mundo, no lo compare con otros

Nuestra vida conyugal mejora si Cristo gobierna nuestras vidas

1.- Lectura Bíblica: Romanos 13:8, 10

2.- Versículo para memorizar:

"El amor no hace mal al prójimo; por tanto, el amor es el cumplimiento de la ley.” (Romanos 13:10. La Biblia de Las Américas)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios :

Si hay algo que deteriora la vida en pareja, es comparar a nuestro cónyuge con otras personas. Decirle algo como: “Deberías actuar como el esposo de mi vecina”, o quizá: “Me gustaría que fueras amorosa como la señora de enfrente lo es con su marido”, es dañino. Comparar hiere y de paso, destruye sentimientos.

En otras palabras, comparar contribuye a deteriorar el encanto que unió a la pareja desde el comienzo. Hacen sentir al esposo o a la esposa como inútiles. Y si han decidido cambiar en su comportamiento, lo más probable es que experimentarán desilusión y se darán fácilmente por vencidos.

Nuestra pareja es única e irrepetible. Es un regalo de Dios para nuestra vida. Sobre esa base, debemos valorarla tal como es. Es una forma de expresarle nuestro amor.

El apóstol Pablo dio sustento a este principio cuando escribió: "El amor no hace mal al prójimo; por tanto, el amor es el cumplimiento de la ley.” (Romanos 13:10. La Biblia de Las Américas). Igualmente, en la carta a los creyentes de Roma y también a nosotros, enseñó: "No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama a su prójimo, ha cumplido la ley.” (Romanos 13:8. LBdLA)

Y si estamos hablando de expresar el amor, y no comparar a nuestro cónyuge, debemos entrar a considerar otro aspecto de suma importancia: No criticar a la familia de su esposo o esposa.

La especialista colombiana, Carolina Londoño Gutiérrez, enseña:

“Criticar a la familia del cónyuge es una herramienta de la que se echa mano con frecuencia cuando se tiene una discusión, porque se sabe que con ella se lastima fuerte al otro. Frases como “tu hermano sí que es alcohólico, yo solo bebo de vez en cuando”, se deben evitar al máximo. Así sea que la pareja sepa que no tiene la mejor familia, no es sano meterse con algo que es sagrado para ella. Criticar a la suegra, al suegro, a las cuñadas, porque los ven como enemigos, es meterse con un aspecto que hace parte de la intimidad, del sentir del otro y eso también resquebraja el vínculo marital.” (Carolina Londoño Gutiérrez, citada en el diario El País. 20/09/2015, Edición impresa. Colombia. Pg. C4)

Si es esencial que no critiquemos inmisericordemente a nuestro cónyuge, ni lo comparemos con los demás; una demostración de respeto necesaria es no criticar a su familia.

Cada vez que mi esposo se enojaba, decía que yo era igual a mi madre; que compartíamos con ella un genio insoportable.”, confesó una joven esposa que estaba a punto de separarse.

Reunirse, dialogar y reconocer en qué se estaba fallando, fue el camino. El esposo debió admitir, por la fuerza de las circunstancias, que había asumido una actitud poco considerada. Cuando dejaron de llover críticas, el ambiente familiar cambió.

Recuerde siempre que nuestro amado Dios, es el Dios de la familia. Cuando surgen dificultades, Él quiere ayudarnos a encontrar soluciones. No obstante, para que haya entendimiento, diálogo y se corrijan fallas, es importante que Jesús more en nuestro corazón. Cuando Cristo mora en nosotros, la vida familiar se torna gratificante.

4.- Preguntas para el crecimiento personal y espiritual :

a.- ¿Qué nos enseña el rey Salomón en Proverbios 10:12 en torno al odio y al amor?

b.- ¿De qué manera esta enseñanza aplica a la relación conyugal?

c.- ¿Qué podemos aprender sobre la paciencia aplicada a la relación conyugal (Proverbios 25:15)?

d.- ¿Qué relación hay entre la comunicación y los celos de los cónyuges?

e.- ¿Qué podemos aprender de Mateo 7:12 en cuanto a dar amor y recibirlo de nuestro cónyuge?

f.- ¿Por qué razón resulta tan perjudicial comparar a nuestro cónyuge con otras personas?

g.- ¿Qué nos enseña el apóstol Pablo respecto al amor y cómo aplica a la relación conyugal (Romanos 13:10)?

h.- ¿Qué ocurre con la persona que ama (Romanos 13:8)?

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=7333


Publicado en: Devocionales Diarios

Etiquetas: | | |




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:

Agrega también a tus familiares y amigo para que reciban la palabra.







Los artículos más leídos

alpinista
Siete principios poderosos sobre el servicio a Dios “Si algo me apasiona en esta vida, es server a Dios”, dijo la persona que dirigía el servicio cristiano dominical al cual me invitaron para impartir una [...]
Desanimado porque la familia no cree en su cambio de vida Por muchos años tuve problemas con mi esposa. De un lado por la bebida y de otro, por mi irresponsabilidad. Pero me decidí a cambiar. Desde hace tres meses y [...]
pareja
Ponga freno a la amargura y experimente vida plena El corazón gozoso alegra el rostro, pero en la tristeza del corazón se quebranta el espíritu.” (Proverbios 15:13; Cp. 17:22. La Biblia de Las [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar