Reoriente desde hoy su relación conyugal

Dios nos permite afianzar la relación conyugal

1.- Lectura Bíblica: Salmos 127:1-3

2.- Meditación familiar:

Amo a mi esposa, y no quiero perderla. Si tan solo me diera una nueva oportunidad, la aprovecharía al máximo. No perdería ni un solo minuto sin estar a su lado. — dijo con esa extraña mezcla de tristeza y amargura que nace en lo más profundo del corazón de quienes han perdido toda luz de esperanza.

La amo… La amo...— repitió con vehemencia — ; pero ella no quiere saber nada de mí…

Dos semanas atrás su esposa se había ido de casa. Un lunes, aprovechando que él se encontraba en la estación de gasolina donde trabajaba, “Me cansé de nuestra relación. Fueron casi treinta años de monotonía a tu lado y no soporto más, No tenemos hijos pequeños; ya se crecieron, son hechos y derechos, y definieron su vida. Ahora quiero vivir", decía la carta que dejó sobre la mesita de noche, en la alcoba que fuera de los dos, ancha y fría. Él no sabía a ciencia cierta cuál era su paradero.

Desde que estaba solo, no podía dormir, y si lograba conciliar el sueño, despertaba con desasosiego para comprobar que Raquel no estaba a su lado, como hasta ahora lo había estado, por mucho tiempo.

Uno de los peores enemigos del matrimonio es la monotonía. Toma fuerza con el paso del tiempo. Primero como un brote que asoma perezoso— y que generalmente no percibimos a tiempo— para convertirse en un árbol frondoso que destruye todo a su paso.

¿Ha experimentado este fenómeno que golpea tantos hogares y ha destruido tantas parejas? Si es así, es hora de ponerse alerta. No permita que siga extendiendo sus tentáculos porque luego puede ser muy tarde. Hoy es una buena ocasión para comenzar a hacer algo. ¡No todo está perdido!

Hace varios años aconsejé a Claudia y James. Estaban a las puertas del divorcio y consideraban inútil todo esfuerzo. A mi recomendación de que le dieran el primer lugar en el matrimonio al Señor Jesucristo, abrieron sus ojos como si acabaran de escuchar un despropósito. “No servirá de nada", dijeron los dos. Él se encogió de hombros tan solo para llevarle la contraria a ella; sin embargo comprobaron que Dios es real.

Recuerdo una ceremonia de matrimonio que me pidieron oficiar para dos líderes muy amados de la congregación. La ocasión fue propicia para referirles sobre un pasaje, sobre el cual dicté también una conferencia en una reciente cena de matrimonios.

Se encuentra en el Salmos 127, versículo 1: “Si el SEÑOR no edifica la casa, en vano se esfuerzan los albañiles. Si el SEÑOR no cuida la ciudad, en vano hacen guarda los vigilantes” (Nueva versión Internacional)

Las estrategias humanas ejercen influencia pero no transformación y mantienen vivo el amor al interior de la pareja. No desestimo la consejería ni las terapias, por el contrario, valoro su aporte. No obstante quien puede ayudar a salvar su matrimonio, si usted le otorga el primer lugar en su existencia al Señor Jesucristo.

La preocupación de Rodolfo por salvar su relación con Rocío terminaba en frustración cada vez, hasta que ella un día le dijo con franqueza: “No quiero volver a hablar contigo. No perdamos más tiempo", le dijo con rabia en su voz.

Solo entonces comprobó aquello sobre lo cual escribió el rey David: "En vano madrugan ustedes, y se acuestan muy tarde, para comer pan de fatigas, porque Dios concede sueño a sus amados” (Salmos 127:2, Nueva Versión Internacional)

Dios concibió la relación conyugal para que la disfrutemos, y de la solidez que se desprende de nuestra felicidad mutua, se irradie de bienestar y seguridad a nuestros hijos.

No es tarde para corregir errores. Hoy es el día para hacerlo. Podemos asegurarle que, si toma la decisión de abrirle el corazón a Cristo, todo alrededor cambiará. Por supuesto, el primer entorno en el que apreciará cambios, será en su hogar. Reciba a Jesús en su corazón.

3.- Oración familiar:

“Dios de los cielos, Padre nuestro, gracias por nuestra familia y por la unidad que cada nuevo día nos lleva a experimentar. Te damos gracias porque gobiernas nuestros pensamientos y nos permites revisar aquello que no anda bien. Sometemos nuestra vida en tus manos y todo lo que debemos realizar hoy. Amén.”

4.- Una Meta familiar para hoy:

Pediré a Dios que tome en sus manos nuestra relación conyugal y que me ayuda a generar un clima de armonía y comprensión con mis hijos.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=8531


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | |




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:







Los artículos más leídos

Tenemos una enorme responsabilidad al predicar la Palabra de Dios
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
Cuando Jesús murió en la cruz nos hizo vencedores y nos aseguró la vida eterna
Jesucristo venció en la cruz y nos dio la victoria Cuando nuestro amado Salvador Jesucristo murió en la cruz, muchos pensaron que quizá todo había terminado. ¡Tremendo error! En la cruz Él obtuvo la [...]
Los cristianos debemos afianzar las relaciones interpersonales
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
Hoy es el día para emprender una nueva vida con ayuda de Dios
Hoy es el día para comenzar una nueva vida Abrió los ojos. Recorrió el lugar con la mirada. La luz lo cegaba. Los cerró, pero de inmediato, fruto de la curiosidad, los abrió de nuevo. No logro [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar