Que no lo derroten los problemas y las circunstancias adversas

Con ayuda de Dios podemos vencer los obstáculos

Jorge Enrique miró a la cámara de televisión. Luego a mi. Después a quienes nos rodeaban. Estábamos en la unidad oncológica del Hospital Universitario del Valle del Cauca, en Colombia. Grabábamos un especial de televisión.

El sonrió, guardó silencio unos segundos, meditó cuidadosamente en sus palabras, y dijo:

No me preocupa que me vean como estoy, algo deteriorado físicamente. El cáncer habrá podido invadir mi cuerpo, pero no mi alma. Podrá acabar con mis fuerzas, pero no con mi entusiasmo. Y voy a estar feliz hasta el último día que pueda despertar.— El silencio que  acompañó sus frases lo dijo todo. Aquél estudiante de segundo semestre de ingeniería civil era un vencedor, a pesar de las circunstancias.

Sorprendió a todos. Su optimismo tenaz rompió el hielo. Algunos se conmovieron. Otros reflexionaron en el hecho de que ellos estaban a punto de renunciar a vivir pese a que tenían todas sus facultades y estaban sanos.

En cambio, este joven de veinte años  luchaba por la existencia. Y no se iba a dejar derrotar.

Siga luchando hasta el final

Salí del lugar con la firme convicción de que es necesario seguir luchando por encima de las circunstancias.

Lecciones de vida tal como la que compartió con nosotros Jorge Enrique, hablan más que mil palabras. Son hechos. Es el pensamiento inalterable de un vencedor, por encima de las dificultades.

Cuando no tenemos en quién confiar, las crisis nos roban la tranquilidad. La determinación de permitir que nos agobien las dificultades es nuestra y nada más que nuestra. Los demás podrán traernos tribulación.

Incluso, las circunstancias adversas pueden ensombrecer el panorama que tenemos enfrente. Pero la decisión de dar lugar al desánimo la toma cada uno.

La fe que nos ayuda a vencer

Es probable que a su alrededor haya infinidad de personas que se dejaron vencer por las circunstancias. Probablemente usted siente que le faltan las fuerzas para seguir adelante. Sin embargo hay un recurso infalible frente a los desiertos que atravesamos. Estriba en tener fe en Dios, Aquél que todo lo puede. Si en la crisis volvemos nuestro rostro a El, encontraremos paz y sosiego, tal como lo escribe el salmista: “Confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre!” (Salmos 23:3).

Es natural y previsible que los conflictos vengan a nuestra existencia, pero vamos a vencer.

¿Cómo podemos lograrlo? De un lado con la disposición de seguir adelante sin mirar la dimensión de los problemas, y de otro, depositando todas nuestras cartas ante el Señor Jesucristo, bajo el convencimiento que Él traerá tranquilidad a nuestro corazón. ¡No lo piense dos veces! ¡Inténtelo ahora mismo!

Y si no ha recibido a Jesús como Señor y Salvador, hoy es el día para que lo haga. Puedo asegurarle que no se arrepentirá. Con Dios en nuestro corazón es más fácil emprender el proceso de crecimiento personal y espiritual que tanto hemos anhelado.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=2321


Publicado en: Estudios Bíblicos

Etiquetas: | | | |




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:







Los artículos más leídos

El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
La separación conyugal es una vía de escape para los cobardes «Yo aborrezco el divorcio— dice el Señor, Dios de Israel— , y al que cubre de violencia sus vestiduras», dice el Señor Todopoderoso. Así que cuídense [...]
mujer
Persista en oración hasta que Dios responda Sólo quienes perseveran, llegan a la meta. Únicamente quienes se fijan una meta, y persisten en ella, pueden ver el final de su historia. ¿Ha pensado en [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar