¿Qué haría si Jesús te llamara hoy a emprender el viaje sin retorno?

Debemos estar preparados para el regreso del Señor del Señor Jesús.

1.- Lectura Bíblica: Eclesiastés 1:2-11

2.- Versículo para memorizar:

“Vanidad de vanidades — dijo el Predicador— ; vanidad de vanidades, todo es vanidad.»   ¿Qué provecho obtiene el hombre de todo el trabajo con que se afana debajo del sol? Generación va y generación viene, pero la tierra siempre permanece.  ” (Eclesiastés 1:2)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

El terremoto y los movimientos sucesivos que dejaron reducidos a escombros, edificios y casas, acabaron igualmente con las librerías de la colonia Roma, en pleno centro de México. Un lugar para intelectuales, donde se conseguían textos a buen precio y se podían atesorar recuerdos agradables y en colores, aquellos que no plasman las cámaras modernas de los teléfonos celulares. De las estanterías de volúmenes de libros, hoy queda un cúmulo de escombros.

Lo que más me impactaron  fueron los letreros que leí. Los difundieron las redes sociales. Aparecen en la entrada de los negocios:

Todos los libros que encuentre en el suelo, están con un 50% de descuento”, o también: “Si le gusta un libro y no tiene todo el dinero para comprarlo, denos lo que pueda”.

Conmovedor, pero real. Nos aterriza. Nos lleva a pensar que nada es para siempre. Que los bienes materiales son efímeros. Que en cuestión de segundos todo puede derrumbarse, como un castillo de naipes.

El rey Salomón lo expresó con sencillas palabras hace ya muchos siglos:

“«Vanidad de vanidades — dijo el Predicador— ; vanidad de vanidades, todo es vanidad.»   ¿Qué provecho obtiene el hombre de todo el trabajo con que se afana debajo del sol? Generación va y generación viene, pero la tierra siempre permanece.  Sale el sol y se pone el sol, y se apresura a volver al lugar de donde se levanta. El viento sopla hacia el sur, luego gira hacia el norte; y girando sin cesar, de nuevo vuelve el viento a sus giros.  Todos los ríos van al mar, pero el mar no se llena. Al lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo.  Todas las cosas son fatigosas,  más de lo que el hombre puede expresar. Nunca se sacia el ojo de ver ni el oído de oír.   ¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará, pues nada hay nuevo debajo del sol.  ¿Acaso hay algo de que se pueda decir: «He aquí esto es nuevo»? Ya aconteció en los siglos que nos han precedido.  No queda memoria de lo que precedió, ni tampoco de lo que ha de suceder quedará memoria en los que vengan después.” (Eclesiastés 1:2-11)

Jamás olvide que nada es para siempre. Todo tiene un final.

¿ESTÁ USTED PREPARADO?. Debemos estar preparados para que llegue el final. Preparados para dar cuenta a Dios por nuestros hechos (Eclesiastés 12:14; Romanos 14:12). Preparados para que Jesús venga por nosotros, en cualquier momento (1 Corintios 15:52). Preparados para responder ante el tribunal de Cristo (2 Corintios 5:10)

PREPARADOS PARA EMPRENDER EL VIAJE. Hace algunos años en un sueño, me encontraba feliz de camino a casa. Sin embargo, en el mejor momento del viaje, alguien se sentó a mi lado. Sin que me lo dijera, supe que era el Señor Jesús. Alguien normal, vestido de paisano.

Vengo a notificarte que vamos a viajar donde el Padre celestial —, me dijo con suavidad.

Pero Señor Jesús, no estoy preparado. Deseo ser mejor esposo, mejor padre, mejor hijo. —, repliqué.

Ya no hay tiempo; es hora de irnos. Mira, allí está la maleta —, dijo señalando a un lado. Y, en efecto, estaba lista.

Sentí un profundo dolor, pero entendí el mensaje. Desperté súbitamente en la fría noche, le di un abrazo a mi esposa, y me fijé desde ese día, la meta de emprender un cambio radical y permanente con mi familia.

Le invito a reflexionar en que todo es pasajero, y que debe estar dispuesto a emprender el viaje sin retorno en cualquier momento. No se apegue a nada, solamente a Jesucristo. Y si no lo ha recibido en su corazón, hoy es el día para que tome esa que será la mejor decisión de su vida.

4.- Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a.- ¿Ha pensado alguna vez que todo cuanto tiene hoy es efímero?

b.- ¿Cuántas veces ha cifrado sus esperanzas en lo material, solo para sufrir desilusión después?

c.- ¿Por qué debemos estar preparados para el regreso del Señor Jesús?

d.- ¿Está usted preparado para emprender el viaje sin retorno?

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=9755


Publicado en: Devocionales Diarios

Etiquetas: | |








Los artículos más leídos

No se endeude, y si lo hizo, pague sus acreencias El manejo económico es una de las mayores responsabilidades que nos asisten como hijos de Dios. De hecho en varias ocasiones el Señor Jesús insistió en la [...]
¿Cómo dar buen testimonio de Cristo en todo lugar? “Vivir a Cristo. Interesante. Es una palabra que escucho una y otra vez en la iglesia en la que me congrego. Mi pregunta es, ¿qué hacer cuando queremos [...]
conflictos, problemas, pensativa
Dios nos transforma a través de los conflictos “… lo que está en el corazón determina lo que uno dice. Una personas buena produce cosas buenas del tesoro de su buen corazón, y una persona mala [...]
La sexualidad en la relación conyugal “Con demasiada frecuencia se hablan de muchos temas en las iglesias, pero aparte de la espiritualidad no se aborda la sexualidad como algo importante; se le [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]


Léanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar