Principios para transformar su vida a nivel personal y familiar

Dios nos permite ser transformados e imprimir cambios a nivel familiar.

1.- Base Bíblica: 2 Timoteo 2: 19-21.

2.- Objetivos:

2.1.- Que al terminar la reunión del Grupo Familiar, los participantes comprendan la importancia de marcar la diferencia allí en donde se desenvuelven.

2.2.- Que al terminar la reunión del Grupo Familiar, los participantes comprendan la importancia de adoptar sólidos principios y valores para imprimir cambios en la familia y en la sociedad.

2.3.- Que al terminar la reunión del Grupo Familiar, los participantes dispongan su corazón para ser transformados por Dios con el propósito de convertirse en instrumentos útiles en Sus manos.

3.- Desarrollo del tema:

Nuestra sociedad necesita hombres y mujeres que impriman cambios. Inicialmente en su entorno familiar, luego en la sociedad. Personas dispuestas a no ser parte de la multitud. Padres, medres e hijos que tengan un distintivo: principios y valores que traen cambios profundos. Todos podemos ser parte de ese movimiento gigantesco de transformación.

El paso inicial es permitir que Jesucristo gobierne nuestras vidas. Para descubrir la ruta a seguir, el texto de 2 Timoteo 2: 19-21 es esencial. Describe el itinerario de vida que debemos transitar.

3.1.- Una familia cristiana marca la diferencia

Quien profesa ser cristiano no puede ir en la misma dirección de la mundanalidad. Marca la diferencia. Ese es su distintivo. Los principios y valores que lo gobiernan, en consonancia con la voluntad de Dios, permiten que sus pensamientos y acciones sean diferentes.

Cuando le abrimos el corazón al obrar del Señor en nuestra existencia, ejercemos una influencia poderosa en el entorno, comenzando por el hogar.

Una primera pauta para avanzar hacia esa transformación poderosa, la ofrece el apóstol Pablo en su segunda carta a Timoteo:

“Sin embargo, la verdad de Dios se mantiene firme como una piedra de cimiento con la siguiente inscripción: «El Señor conoce a los que son suyos», y «Todos los que pertenecen al Señor deben apartarse de la maldad».” (2 Timoteo 2: |9 | NTV)

Observemos cuidadosamente que Dios tiene la expectativa de que en nuestras vidas hayan dos elementos claves: el primero, que marquemos la diferencia poniendo en evidencia que somos parte de Su pueblo elegido, redimido por la obra de Jesús en la cruz, y en segundo lugar, que nos apartemos de la maldad que nos contamina y lleva al pecado.

Es una tarea que no podemos dilatar. Debemos emprenderla hoy; no en nuestras fuerzas sino en las de Dios. Él nos concede la fortaleza para vencer y salir airosos.

2.2.- Dispuestos para ser instrumentos útiles en manos de Dios

Sin duda queremos salir de la multitud, ser especiales no solo en la sociedad sino delante de Dios. Si es así, marcar la diferencia se fundamenta en la disposición de corazón. Permitir que el Señor transforme todo nuestro ser. Cuando lo hacemos, esos pequeños cambios comienzan a influenciar a nuestro cónyuge e hijos.

En la antigüedad los reyes y personas de alto nivel, utilizaban dos tipos de utensilios para atender a las personas. Los de carácter especial, fabricados con materiales preciosos, destinados a los invitados especiales; y aquellos que eran comunes, a los visitantes de la cotidianidad.

Usted y yo podemos ser parte de la multitud. Uno más entre miles. O, por el contrario, ser útiles para Dios; instrumentos valiosos que transforman familias y una sociedad entera.

El apóstol Pablo lo describe de la siguiente manera:

“En una casa de ricos, algunos utensilios son de oro y plata, y otros son de madera y barro. Los utensilios costosos se usan en ocasiones especiales, mientras que los baratos son para el uso diario. ” (2 Timoteo 2:20 | NTV)

Decídase hoy a ser un instrumento útil en manos de Dios. Ríndale su corazón a Él. Si lo permite, Él sabe qué hacer porque nos conoce en detalle e imprimirá los cambios que considere necesarios en nuestra forma de pensar y de actuar.

3.3.- Vidas transformadas para cambiar la familia y la sociedad

El apóstol Pablo en su segunda carta a Timoteo, define los fundamentos para convertirnos en instrumentos útiles en manos de Dios:

“Si te mantienes puro, serás un utensilio especial para uso honorable. Tu vida será limpia, y estarás listo para que el Maestro te use en toda buena obra.” (2 Timoteo 2: 21 | NTV)

La decisión, en todo momento, es personal. El Señor no nos obliga. Cada quien lo asume. Santidad. Ese es el distintivo. Cuando asumimos esa determinación, comenzamos a ser poderosos instrumentos en manos del Padre. Él sabe que podrá utilizarnos.

Hay mucho por hacer. Nuestra familia requiere transformaciones profundas. Necesita que sembremos semillas de cambio, que afiancemos principios y valores. Dios no nos obliga. Es un paso que cada quien debe dar.

¿Está usted dispuesto a asumir esa ruta de vida? Si es así, dé el paso inicial que es recibir a Jesucristo como el Señor de su vida. Él murió en la cruz para salvarnos de la perdición eterna, pero además, para ayudarnos en el proceso de cambio personal, espiritual y familiar. Ábrale hoy las puertas de su corazón.

4.- Preguntas para la discusión en el Grupo Familiar:

a.- ¿Cómo podemos dejar de ser parte de la multitud y marcar la diferencia?

b.- ¿Conoce personas que por sus pensamientos y acciones han marcado la diferencia? ¿Podría describir esa experiencia con estas personas?

c.- ¿Qué papel juegan los principios y valores en el propósito de imprimir cambios en nuestra vida, en el entorno familiar y en la sociedad?

d.- ¿Qué se requiere para convertirnos en instrumentos útiles en manos de Dios para traer cambios en nuestra vida familiar y en la sociedad?

5.- Oración para concluir el Grupo Familiar:

Mi amado Dios, gracias por acompañar cada día en nuestra vida familiar. Meditar en Tu bendita palabra nos ayuda a comprender en qué hemos fallado y qué es aquello que debemos cambiar. Sabemos que en nuestras fuerzas no podemos lograrlo, pero sí con Tu ayuda. Te pedimos que nos acompañes esta semana para avanzare en el proceso de transformación personal y familiar que anhelamos. Amén.”

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=9685


Publicado en: Grupos Familiares

Etiquetas: | |








Los artículos más leídos

Sometiendo a Dios las crisis familiares Lucía y Roberto han tenido dificultades familiares últimamente. Lo grave del asunto es que, después de diálogos que terminan en verdaderas batallas [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
Decidí declararme en bancarrota porque no tengo un solo peso “La situación financiera a nivel personal está por el suelo. Cometí  errores financieros que me llevaron a la quiebra. Perdí el negocio, hace un mes [...]
¿Qué precio demanda seguir a Jesús el Señor? Infinidad de personas en todo el mundo desean seguir al Señor Jesús. Sin duda, una aspiración bastante válida e importante. Pero, ¿están esas personas [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar