¡Nos capacitamos para enfrentar eficazmente el mundo de las tinieblas!

Nos formamos para enfrentar el mundo de las tinieblas

Introducción:

El proceso de capacitación en Guerra Espiritual se ha convertido en una valiosa herramienta para pastores, obreros y líderes de habla hispana que hoy por hoy están fortaleciendo grupos y ministerios de intercesión y liberación.

El esfuerzo desarrollado por nuestro equipo de trabajo procura genera conciencia sobre lo real e ineludible que resulta la batalla espiritual en la que estamos inmersos y que libramos todo el tiempo.

No olvide que capacitarnos es esencial. Es un paso que nos ayuda a ser eficaces y efectivos en la pelea contra las tinieblas. En este proceso, hoy desarrollamos las Lecciones 7 y 8, que nos afianzan y ayudan a conocer cómo enfrentamos demonios, fortalezas, principados y potestades.

I. Es esencial asumir un papel protagónico como intercesores y guerreros espirituales, pero librar la batalla de manera organizada

1. La batalla contra el mundo de las tinieblas debe ser sistemática y sostenida en el tiempo hasta alcanzar la victoria.

1.1. Aun cuando haya quien lo desestimen, es esencial que estemos preparados. La guerra contra el mundo de las tinieblas no se libra bajo criterios de improvisación o emocionalismo.

1.2. La ineficacia en la guerra espiritual se origina en el ministro de liberación. Esencialmente por su falta de compromiso y fidelidad a Jesucristo.

2. Reviste importancia en las iglesias hayan conformado no solamente equipos de intercesión sino también de liberación

2.1. El número de quienes integren dicho ministerio puede variar dependiendo de la membrecía de la congregación.

2.2. En la mayoría de los casos los ministerios de liberación tienen como fundamento, al menos cinco líderes comprometidos

a. En el momento de ministrar liberación, mínimo deben participar dos personas

b. Las instrucciones debe impartirlas una sola persona para no generar confusión

c. Una mujer no deben ministrarla hombres únicamente y viceversa.

d. Es necesario que en el equipo haya hombres y mujeres.

II. Si bien es cierto el Espíritu Santo nos guía en el proceso de liberación, es aconsejable seguir un orden

1. En el proceso de ministración se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

1.1. Sujeción al líder o líderes que estén al frente ministrando liberación.

1.2. Ser sensibles y obedientes a la voz del Espíritu Santo

1.3. Unidad en el equipo. No criticar a quien dirija la ministración, para evitar que el Adversario tome ventaja

1.4. Satanás y sus huestes son nuestros enemigos (Cf. Juan 10:10). No podemos creer sus mentiras

1.5. Nos movemos en la autoridad de Jesucristo (Cf. 1 Juan 3.8)

1.6. Satanás está vencido, no debemos albergar dudas o temor (Cf. Juan 16:11)

1.7. Es necesario que ejerzamos nuestra autoridad (Cf. Lucas 10:19)

2. No debemos olvidar que Satanás es muy hábil para engañar.

2.1. Utiliza toda suerte de artimañas para confundir

2.2. Puede darse el caso que trate hacerle creer que la persona no se encuentra bajo posesión demoníaca sino con problemas mentales

III. Siete fundamentos para ministrar liberación eficazmente

1. Quien forma parte del ministerio de liberación debe desarrollar fidelidad hacia Dios y dedicar tiempo a la intercesión y ministración.

1.1. Testimonio de vida (Marcos 7:24)

1.2. Disposición y fortaleza (Marcos 6:13)

1.3. Perseverancia (Lucas 18:1)

1.4. Vestir la armadura de Dios (Efesios 6:13)

1.5. Ser un buen soldado de Jesucristo y no enredarse en las cosas del mundo (2 Timoteo 2:4)

1.6. No dejar de perseverar en la búsqueda de Dios

1.7. Entender que la lucha que libramos contra las tinieblas es permanente

2.- La victoria sobre el mundo de las tinieblas no es sólo de una persona sino de quienes, estando en el equipo, ejercen autoridad en Cristo Jesús

2.1. Quienes componen el equipo o ministerio de liberación deben ser hombres y mujeres de mucha oración (Cf. 2 Corintios 10:3-5)

2.2. Las batallas contra el mundo espiritual, las libramos desde la dimensión espiritual

2.3. Cuando peleamos en la fuerza y el poder de Jesucristo, tenemos asegurada la victoria

3. Como cristianos debemos ser consientes que tenemos el poder de atar y desatar (Cf. Mateo 18:15-20)

3.1. Una razón para que el ministro de liberación no logre eficacia, es su falta de perdón

3.2. Es esencial que, para ejercer el ministerio de liberación, le hayamos permitido a Dios que obre sanidad en nuestro mundo interior

3.3. Atar y desatar tiene, en esencia, una connotación espiritual

3.4. El Señor Jesucristo nos delegó la autoridad para poner en derrota el mundo de las tinieblas (Cf. Lucas 10:3)

4. Cuando ministramos en el poder de Jesucristo contra el mundo de las tinieblas, Satanás y sus huestes nos resisten (Cf. Lucas 10:17-20)

4.1. Las batallas pueden arreciar, pero debemos perseverar

4.2. No podemos olvidar que en Cristo somos más que vencedores

IV. En la mente se libran y se ganan las grandes batallas contra el mundo de las tinieblas

1. Las batallas contra el mundo de las tinieblas se originan, en gran medida, en los pensamientos.

1.1. Desde el mundo espiritual de las tinieblas ejercen influencia en el área física.

1.2. Cuando el enemigo controla los pensamientos, controla el cuerpo

1.3. El mundo de las tinieblas ejerce influencia en las circunstancias externas procurando llevarnos a la desesperación, la duda, el desaliento y la derrota (Cf. Job 1:6-20)

1.4. No hay límites de tiempo ni distancia para que el Padre celestial responda

a. Dios escucha nuestras oraciones

b. En intercesión, clamor y ruego delante de Dios ganamos las batallas contra el mundo de las tinieblas.

2. Al atar o desatar, estamos confesando con los labios, aquello que creemos en el corazón (Cf. Proverbios 18:21)

2.1. Cuando dependemos de Dios, se libera poder contra el mundo de las tinieblas (Jeremías 1:10)

2.2. Recuerde no podemos ser pasivos e indiferentes en la batalla espiritual (Cf. Isaías 59:16)

2.3. Si no atamos el poder del Adversario y sus huestes, él seguirá dominando (Cf. Matero 12:29)

2.4. Es esencial que asumamos desde hoy esa posición de batalla, confrontando las huestes del mundo de las tinieblas.

Conclusión:

Los cristianos impactamos el mundo espiritual desde el mundo físico. A este aspecto de trascendencia se refiere el poder que utilizamos los cristianos de atar y desatar, teniendo como fundamento las armas más poderosas: el ayuno y la oración, que nos permiten derribar fortalezas. Atar y desatar tiene como fundamento dos raíces griegas deo y luo. Vamos al primer término: atar. Se deriva del vocablo deo que literalmente vertemos al español como ligar, envolver, poner una atadura. El segundo es desatar, que viene del griego luo. Denota desligar, desatar, libertar, deshacer, soltar.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=6310


Publicado en: Sermones

Etiquetas: | |








Los artículos más leídos

Sometiendo a Dios las crisis familiares Lucía y Roberto han tenido dificultades familiares últimamente. Lo grave del asunto es que, después de diálogos que terminan en verdaderas batallas [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
Decidí declararme en bancarrota porque no tengo un solo peso “La situación financiera a nivel personal está por el suelo. Cometí  errores financieros que me llevaron a la quiebra. Perdí el negocio, hace un mes [...]
¿Qué precio demanda seguir a Jesús el Señor? Infinidad de personas en todo el mundo desean seguir al Señor Jesús. Sin duda, una aspiración bastante válida e importante. Pero, ¿están esas personas [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar