No se deje atrapar por la tentación de las deudas

Pidamos a Dios sabiduría para el manejo de las finanzas familiares

1.- Lectura Bíblica: Proverbios 22:3

2.- Versículo para memorizar:

“El avisado ve el mal y se esconde; mas los simples pasan y reciben el daño.” (Proverbios 22:3)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

¿Sabía usted que uno de los factores que mayor incidencia tiene en los conflictos familiares e incluso en la separación de las parejas, lo constituye el manejo de las finanzas? En esta línea hay dos elementos que revisten particular importancia: El primero no ponerse de acuerdo con cuanto a los ingresos familiares, y el segundo, las discusiones que se desencadenan como consecuencia de la escasez de dinero o de las deudas.

Ahora, ¿por qué se endeudan las familias? Asumen deudas porque en su horizonte inmediato están las necesidades no satisfechas y la convicción de que, comprando a crédito, los problemas se resolverán.

Lo que en realidad ocurre es que postergan la búsqueda de soluciones, y, de paso, agigantan la dificultad porque las deudas vienen de la mano con altos intereses que llevan a pagar el mismo artículo hasta dos veces su valor en unos cuantos meses.

Nosotros incurrimos en una deuda de un familiar y, lamentablemente, quedamos con la acreencia y, de paso, perdimos todo contacto con esa persona. Literalmente dejó de hablarnos después de insultarnos por hacerle el reclamo, aun cuando fue en buenos términos”, explica Vanessa, una joven abogada que por dieciocho meses vio menguado el presupuesto de casa para atender la contingencia.

Las Escrituras son claras al referirse a la insensatez de incurrir en deudas y aconsejan ser prudentes y apatarse de la tentación que representa el “compre hoy y pague mañana”. 

El rey Salomón escribió: “El avisado ve el mal y se esconde; más los simples pasan y reciben el daño.” (Proverbios 22:3)

Lo que estamos llamados a hacer cuando nos encontramos ante la incertidumbre de incurrir en un compromiso financiero, es pedirle la sabiduría a Dios —en primer lugar — con el fin de dar pasos acertados, y en segundo instancia, echar papel y lápiz haciendo cuentas para no comprometer nuestra capacidad de pago.

El asunto resulta particularmente complicado cuando decidimos vivir del qué dirán. Adquirir bienes o servicios sólo por aparentar.

No obstante, el peligro permanece porque los medios de comunicación nos inundan con mensajes que nos instan a gastar sin medir el alcance de las consecuencias. Las circunstancias económicas y aún de empleo han cambiado y –ante estos retos— las familias deben encontrar nuevos caminos para confrontar las tentaciones de la modernidad.

El autor y conferencista internacional, Stephen R. Covey, aconseja:

El desafío para las familias ha cambiado, y sobre esa base debemos desarrollar una respuesta que esté acorde al desafío. El deseo de crear una familia sólida no es suficiente. Incluso las buenas ideas no son suficientes. Necesitamos una nueva mentalidad y desarrollar nuevas habilidades. El desafío ha dado un gran salto y si queremos responder efectivamente, también nosotros debemos avanzar.” (Stephen R. Covey. “Los 7 hábitos de las familias altamente efectivas”. Editorial Grijalbo. 1998. Argentina. Pg.26)

Sobre esa base es importante que evaluemos y apliquemos nuevos criterios a la forma como definimos el presupuesto familiar y la forma como invertimos todo cuanto nos ingresa. Dios debe ocupar el primer lugar en nuestra economía, y en segundo lugar, caminar con Él para que nos oriente de qué manera debemos invertir hoy y ahorrar para mañana.

Y hablando de Dios, una pregunta: ¿Ya le abrió las puertas de su corazón a Jesucristo? Hoy es el día para que lo haga. Podemos asegurarle que— prendidos de la mano del Señor Jesús— emprendemos el camino de crecimiento personal, espiritual y familiar que tanto hemos anhelado.

4.- Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a.- ¿Se ha preguntado cuántos problemas han traído a su vida y a la de su familia las deudas?

b.- ¿Considera que las deudas han sido necesarias realmente?

c.- ¿Cómo ha manejado las deudas? ¿Se han agravado las circunstancias?

d.- ¿Qué dice a su vida personal y familiar el texto bíblico de Proverbios 22:3?

Una meta que me fijaré a partir de hoy: Darle un buen manejo a mi presupuesto familiar

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=2842


Publicado en: Devocionales Diarios

Etiquetas: | |




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:







Los artículos más leídos

El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
Ser discípulos de Jesús es seguir sus huellas (Introducción – Nivel 3) Si ha tenido la maravillosa oportunidad de caminar sobre la playa, recordará que las huellas húmedas permanecen por un tiempo antes que el vaivén de las [...]
Hay un propósito de Dios para su vida Infinidad de personas en todo el mundo no encuentra hoy sentido a su existencia. Pasan los días sin pena ni gloria, lo que torna tortuosa su existencia. [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar