No sabe cómo tratar a su esposa

Dios nos concede sabiduría para saber brindar trato amable a la esposa.

“Últimamente los problemas de pareja son mayores. Incluso, mi esposa ha planteado la posibilidad de separarnos. Reconozco que el problema radica en el trato que le doy. Provengo de una familia en la que mi padre no valoraba a mi madre. Se que estoy repitiendo el mismo cuadro. Y, ante la posibilidad de romper mi matrimonio, necesito un consejo”.

J.L.M., desde Monterrey, México.

Respuesta:

Uno de los conceptos que debemos tener claro, en la dirección que nos orientamos de hallar una salida al laberinto en el que quizá nos encontramos como consecuencia de una actitud machista, es que la esposa es una bendición de Dios. No es una carga ni una pesada cruz. Es una bendición. Este fundamento deberá repetírselo cuantas veces sea necesario porque quizá ha comenzado a desestimar el papel de su cónyuge y está en esa peligrosa etapa en la que sólo hallamos errores en la persona maravillosa que Dios puso a nuestro lado, para que sea nuestra compañía, apoyo y motivo de satisfacción.

¿Quién creó la familia? Dios. Es un principio que encontramos en las Escrituras, en Génesis 2:18-25. Si queremos hallar soluciones a los conflictos de pareja, que inicialmente pueden ser espaciados y pronto se pueden tornar recurrentes, es necesario acudir al Supremo Hacedor, quien sabe qué hacer en cada caso específico. Y el Manual es la Biblia. Allí encontramos las respuestas a todos nuestros interrogantes.

Cuando vamos a las Escrituras encontramos que en el comienzo de todo: “Después, el Señor Dios dijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Haré una ayuda ideal para él». Entonces el Señor Dios formó de la tierra todos los animales salvajes y todas las aves del cielo. Los puso frente al hombre  para ver cómo los llamaría, y el hombre escogió un nombre para cada uno de ellos. Puso nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales salvajes; pero aún no había una ayuda ideal para él.” (Génesis 2:18-20. NTV)

Nuestro amado Padre celestial encontró que le vacío, la soledad y la falta de propósito no eran buenas para el género humano. De qué servía disponer de todo en la tierra si no había con quién compartirlo. Es en ese momento en el que el Señor dispone traer al escenario a Eva, ayuda idónea para Adán.

Si la provisión de esposa tiene un origen divino, si fue el plan de Dios, cabe preguntarnos: ¿Qué lugar concedemos a la esposa en el hogar? ¿Cuál es nuestro trato hacia ella? Esos dos interrogantes arrojan respuestas que, si lo demandan así, llevan a la aplicación de correctivos en la relación. Hoy es el día para tomar la decisión.

Cuide de su esposa

El machismo está en contravía del plan de Dios para un hogar sólido. Una actitud agresiva, física o sicológicamente, daña las emociones de nuestra pareja, afecta a los hijos y levanta una enorme barrera para que las cosas vayan bien.

Alguien aconsejé, argumentó por qué golpeaba a su esposa: “Ella me responde y yo la agredo para que aprenda a respetar a los hombres”. Él pretendía que su argumento era bíblico bajo el convencimiento de que Dios había creado primero al hombre, y por tanto era quien llevaba toda la autoridad en casa.

Fue necesario llevarle a la Biblia para que leyera qué está en el plan original de Dios: “Entonces el Señor Dios hizo que el hombre cayera en un profundo sueño. Mientras el hombre dormía, el Señor Dios le sacó una de sus costillas  y cerró la abertura. Entonces el Señor Dios hizo de la costilla a una mujer, y la presentó al hombre. «¡Al fin! — exclamó el hombre—. ¡Esta es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Ella será llamada “mujer” porque fue tomada del hombre».” (Génesis 2:21-23. NTV)

Cada vez que ofendemos a la esposa, nos ofendemos nosotros mismos porque ella es parte nuestra. No es un mero juego de palabras, es real. Dios la creó para que fuera bendición a nuestra vida, y dañarla en sus sentimientos, además de dejar huellas que pueden ser imborrables, es también destruirnos a nosotros.

El apóstol Pedro escribió: “De la misma manera, ustedes maridos, tienen que honrar a sus esposas. Cada uno viva con su esposa y trátela con entendimiento. Ella podrá ser más débil, pero participa por igual del regalo de la nueva vida que Dios les ha dado. Trátenla como es debido, para que nada estorbe las oraciones de ustedes.” (1 Pedro 3:7. NTV)

Es importante observar cuidadosamente el texto y leerlo cuantas veces sea necesario para llegar a la mayor comprensión. La esposa es un vaso frágil al que se debe tratar con sumo cuidado, en las áreas emocional y física. Ese comportamiento mesurado, amoroso y comprensivo, es una forma de honrar a Dios.

Trate a su esposa con sumo cuidado

Cuando tomamos la decisión de unirnos como pareja, comenzamos una nueva vida. Somos uno solo. Los planes y los proyectos deben orientarse en una misma dirección, la que decidan los dos. Pero además, si surgen dificultades en el camino, deben resolverlos ellos y nadie más que ellos con ayuda de Dios, sin interferencia de familiares, suegros o amistades.

Este principio toma fundamento en lo que enseña Dios en el libro del Génesis: “Esto explica por qué el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su esposa, y los dos se convierten en uno solo. Ahora bien, el hombre y su esposa estaban desnudos, pero no sentían vergüenza.” (Génesis 2:24, 25. NTV)

Cuando tenemos dificultades y compartimos esa “confidencia” con alguien aparte de Dios quien nos ayuda a resolver los problemas, estamos afrentando a la otra persona porque no está bien hablar mal de nuestro cónyuge.

Si le hablamos de él o ella a una persona amiga, estaremos presentando nuestra perspectiva del asunto, no seremos objetivos y, por tanto, lo más probable es que caigamos en difamación. Si nuestro amado Dios ocupa el centro de nuestra familia, es a Él a quien debemos acudir, en la certeza de que responderá oportunamente, ofreciendo salidas eficaces a los conflictos.

No podríamos terminar si hacer énfasis en la necesidad de volver nuestra mirada al Señor Jesús, permitirle que sea nuestro Salvador. Este paso se da cuando le abrimos las puertas de nuestro corazón. Puedo asegurarle que no se arrepentirá.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=1162


Publicado en: Consejería Familiar

Etiquetas: | | | |




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:

Agrega también a tus familiares y amigo para que reciban la palabra.







Los artículos más leídos

navidad
Cómo realizar la Novena Cristiana de Navidad Unos están a favor de adornar la casa con motivos alusivos a la navidad, reunirse en torno al pesebre, recordar el milagro de la redención y concluir un [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
¿Cómo anda nuestra vida familiar? “Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino [...]
Restaure el altar de Dios en su vida El hombre necesita hoy más que nunca reedificar el altar de Dios, que es un lugar de encuentro con nuestro Hacedor. Lamentable muchas personas e incluso, [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar