No genere división en su familia

Estamos llamados a fortalecer la relación familiar

1.- Lectura Bíblica: Proverbios 23:12

2.- Meditación familiar

Las familias están atravesando en el mundo por una profunda crisis. Lo grave es que naciones históricamente identificadas como cristianas, y nos referimos a los Estados Unidos, están a la par de países como España, Francia, Alemania y Japón donde el cristianismo no constituye mayoría entre su población.

Algo está pasando: Los cimientos han sido socavados y el desmoronamiento en la relación de pareja y en el esquema de comunicación padres-hijos, sigue enfrentando un peligroso distanciamiento. El panorama es aún mas preocupante en América Latina donde prevalece el machismo y el respeto a la mujer brilla— en la mayoría de los países— por su ausencia.

El deterioro en la relación familiar no es algo que se produce de la noche a la mañana. Obedece como tal, a un proceso, en el que generalmente no apreciamos grandes cambios hasta que llega el momento en el que la proximidad de una espiral sin fondo, un abismo muy profundo, nos envía señales inequívocas y en muchos casos, puede ser tarde.

¿Cuáles son los principales enemigos de la relación familiar? Permítanme relacionarle algunos: el trabajo, el egoísmo, las muchas ocupaciones en la Iglesia, perseguir nuestras propias metas y no las que benefician a la familia, buscar sólo la satisfacción propia, el fútbol, la lectura del diario o de libros de manera compulsiva, chatear por teléfono, pasar demasiado tiempo ante el computador y, por supuesto, ver demasiada televisión.

¿Vive usted alguna de estas situaciones? Pues tome nota, porque afectan su relación en el hogar y minan la intimidad emocional que debe alimentarse diariamente con su cónyuge y sus hijos.

Superar las crisis es posible. Con ayuda de Dios podemos lograrlo. ¿Es fácil? Por supuesto que no. El avance toma fuerza en la medida en que buscamos al Señor, aprendemos de Su Palabra y lo aplicamos a nuestra relación familiar. Él nos concede solidez en la vida de pareja y también en el interactuar con los hijos.

Es esencial que tomemos nota de lo que nos enseñan las Escrituras: “Entrégate a la instrucción; presta suma atención a las palabras de conocimiento.” (Proverbios 23:12. NTV)

Los autores Gary y Barbara Rosberg, reconocidos mundialmente por su dedicación a salvar a las familias americanas, escriben:

“Para mantener algo fresco, vivo y en buen orden, hacen falta cuidado, mantenimiento y, algunas veces, restauración. El matrimonio no escapa a esta regla. A menos que se mantenga fresco y se nutra, se desvanecerá como una vieja fotografía. El matrimonio es una relación dinámica de amor entre un hombre y una mujer, y cada instante esa relación se hará una profunda y rica o se estanca y decae. Y todos los matrimonios deteriorados señalan al meno un camino oscuro y solitario que puede terminar en divorcio.” (Gary y Barbara Rosberg. “Matrimonio a prueba de divorcio”. Editorial Unilit. EE.UU. 2004. Pg. 17, 18)

Si nos vamos desconectando de la familia, todos los componentes terminan por acostumbrarse a ese distanciamiento. La falta de alimentar la relación rendirá sus frutos, representados en la crisis en el hogar. De ahí que encontremos esposos y esposa resentidos, que no quieren seguir intentándolo, e hijos rebeldes, que quieren abrirse paso en la vida por sus propias fuerzas y métodos.

Hoy es el día para abrirle a Dios las puertas de nuestras vidas, pero además, el primer lugar en nuestra relación de familia. Es una decisión de la que jamás nos arrepentiremos. Nos asegura la victoria, solidez como familia y además, armonía en las relaciones. ¡Dios debe ocupar el primer lugar!

3.- Oración familiar:

“Amado Dios y Padre de los cielos, gracias por tus provisiones, gracias por bendecirnos, gracias por darnos salud y por asegurarnos una sana convivencia en este día. El perdón es algo que valoras enormemente. Enséñanos y ayúdanos a perdonar. Enséñanos también a confiar en ti, que eres nuestro ayudador en todas las circunstancias. Sometemos en tus manos todos nuestros pensamientos y emociones. Guárdanos en este día, Amén”

4.- Metas familiares para hoy:

a.- Revisaré en qué puesto estar fallando en mi relación familiar, con el fin de aplicar correctivos.

b.- Si debo reconocer mis errores, no pondré tropiezo a ese paso que debo dar. Admitiré que he fallado como paso para dar solidez al proceso de cambio.

c.- En adelante, a partir de hoy, estaré pendiente de no herir a mi familia ni con palabras ni con acciones.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=1931


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | | |




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:







Los artículos más leídos

El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
La separación conyugal es una vía de escape para los cobardes «Yo aborrezco el divorcio— dice el Señor, Dios de Israel— , y al que cubre de violencia sus vestiduras», dice el Señor Todopoderoso. Así que cuídense [...]
mujer
Persista en oración hasta que Dios responda Sólo quienes perseveran, llegan a la meta. Únicamente quienes se fijan una meta, y persisten en ella, pueden ver el final de su historia. ¿Ha pensado en [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar