Los hijos, los más perjudicados con el divorcio

Es fundamental evitar el divorcio. Los más perjudicados son los hijos.

1.- Lecturas Bíblicas: Proverbios 22:6; Colosenses 3:18, 19; Mateo 5:31 ss.

2.1.- Que al terminar la reunión del Grupo Familiar o Célula, los participantes reconozcan la necesidad de evaluar cómo anda la relación conyugal.

2.2.- Que al terminar la reunión del Grupo Familiar o Célula, los participantes asuman el compromiso de evaluar las consecuencias que una separación tendría para los hijos.

2.3.- Que al terminar la reunión del Grupo Familiar o Célula, los participantes asuman el compromiso de forjar a sus hijos bajo sólidos principios y valores.

3.- Desarrollo del tema :

Una de cada cuatro personas creció en un hogar de padres separados. La afirmación es de la escritora, Elizabeth Marquardt, autora del libro:

Entre dos mundos: las vidas íntimas de los hijos del divorcio”.

Estas personas terminan replicando, en la mayoría de los casos, el mismo patrón de vida. Sus hogares podrían terminar en fracaso. Desde su más tierna infancia encontraron validada la separación como alternativas para los conflictos conyugales.

Aun cuando se buscan alternativas, las consecuencias de una separación siguen siendo las mismas, de un lado para los componentes de la pareja como para los hijos, sin importar la edad.

Les invitamos a considerar el asunto a la luz de las Escrituras:

2.1.- Los hijos llevan la pesada carga de las consecuencias

Cuando se producen conflictos en la relación conyugal, los hijos terminan afectados emocionalmente.

Entre las consecuencias podemos mencionar alrededor de siete:
  • Rebeldía
  • Dificultad para someterse a los superiores
  • Una alta carga de estrés
  • Inseguridad frente al presente y al futuro
  • Falta de amor, comprensión y tolerancia en sus vidas
  • Trastornos de sueño y de alimentación
  • Dificultades para manejar los conflictos
Es importante considerar como cónyuges la forma como los enfrentamientos de los padres terminan afectando a los hijos.Tenga algo presente siempre:
  • Los hijos tienen en mente que sus padres permanecerán unidos siempre.
  • Los niños quieren sentir que sus padres son felices.
  • En caso de tomar la decisión extrema de separarse, se debe analizar primero la relación con los hijos y los cambios que éstos pueden sufrir en su forma de pensar y de actuar.
  • El niño continuará necesitando de cariño, de cuidados, de atención, de apoyo, comprensión, etc...
La separación no es ni nunca la solución; por el contrario, se debe procurar la unidad.

3.2.- El divorcio debe ser la última alternativa

Si bien es cierto la sociedad secular sin Dios ha cedido terreno al divorcio, el cristiano no puede dejarse arrastrar por esa práctica. Nuestra lucha va hasta el último instante, prendidos de la mano del Señor Jesucristo para salvar el matrimonio.

¿Qué debemos hacer para evitar una crisis y separación matrimonial? Hay 3 consideraciones que le invitamos a evaluar y asumir:

Hay tres principios muy sencillos que ayudan mucho:

1.- Reconozca sus errores.

2.- Reconozca que su cónyuge, al igual que usted, también es débil.

3.- Dialogue con su cónyuge sobre los puntos débiles que están minando la relación matrimonial.

Cuando nos despojamos del orgullo, es posible concertar en procura de zanjar las diferencias. La humildad está asociada con respeto matrimonial.

3.3.- Es necesario buscar salidas al laberinto de la crisis conyugal

El orgullo es uno de los principales detonantes de toda relación. Lleva inevitablemente al divorcio si los cónyuges no ceden.

Avanzar en la búsqueda de una solución, con ayuda divina, implica que los cónyuges reconozcan de manera particular que el Señor no ha acabado todavía Su obra en ellos ni tampoco en los de su pareja.

¿Qué debemos hacer?

1.- Reconocer nuestros errores como cónyuges y pedir perdón (Santiago 5:16)

2.- Cumplir el rol que le corresponde a la esposa (Colosenses 3:18)

3.- Cumplir el rol que le corresponde al esposo (Colosenses 3:19)

4.- Reconozca que el divorcio no está hoy ni nunca en el plan de Dios (Mateo 5:31 ss.)

No debemos perder de vista una realidad: el orgullo conduce a la radicalización y toda radicalización generalmente es mala. La humildad es necesaria para perdonar pero, además, para permitir que Dios obre la sanidad interior en nuestro ser.

3.4.- Es necesario forjar valores frente a la confusión

En caso de producirse una separación, que insistimos, es una decisión extrema, los hijos enfrentan el conflicto de aplicar los valores que aprendieron de sus padres como parte de un proceso natural y gradual. Deberán enfrentarse a los patrones de vida y valores del nuevo cónyuge que escojan su padre o madre.

Los niños y adolescentes deberán ser formados en sólidos principios y valores, como el principio bíblico de Proverbios 22:6: “Enseña al niño a ser honesto y cuando sea adulto no dejará de serlo.” Otra traducción apropiada sería: “Enseña al niño el camino que debe seguir y cuando sea adulto no dejará de serlo”.

Los fundamentos son esenciales para los chicos y chicas que se crían bajo un hogar disfuncional.

3.5.- El temor a Dios y la fe, dos elementos clave en la formación de los hijos

En el caso extremo de que se produzca una separación, deben tenerse en cuenta los siguientes elementos:
  • Se debe explicar a los hijos qué ha ocurrido ahora que los padres no están juntos.
  • Se debe procurar que se afiancen para seguir adelante
  • Se les debe brindar la seguridad de que siempre contarán con papá y mamá cuando lo necesiten.
  • Despejar las inquietudes de los hijos cuando enfrenten confusión.
  • Educar a los hijos en la fe y el temor de Dios.
Estos son paliativos, por supuesto. Un divorcio— además de que no está en la voluntad de Dios— perjudica principalmente a los hijos.

El divorcio no es la solución. El camino es la búsqueda de Dios en procura de evitar un colapso.

4.- Preguntas para la discusión en grupo:

a.- ¿Conoce el índice de divorcios de su país?

b.- ¿Proviene usted de un hogar que hizo crisis y terminó en separación?

c.- ¿Ha considerado cuáles son las consecuencias para sus hijos si se divorcia?

d.- Frente a los conflictos conyugales, ¿ha pensado alguna vez en el divorcio?

e.- ¿Qué papel juegan los principios y valores en los hijos de padres separados?

f.- ¿Por qué consideramos los cristianos que el divorcio es un recurso extremo para la pareja?

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=8687


Publicado en: Grupos Familiares

Etiquetas: | | | | |




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:

Agrega también a tus familiares y amigo para que reciban la palabra.







Los artículos más leídos

El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
familia, Biblia
Doce obligaciones de padres e hijos según la Biblia 2.2.- Que al término de la reunión del Grupo Familiar los participantes asuman que los padres, de acuerdo con la Biblia, tenemos [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar