Libérese de la amargura y vístase de alegría cada día

Permita que Dios lo libere de la amargura y viva a plenitud

1.- Lecturas Bíblicas: Proverbios 15:15; 18:14.

2.- Versículos para memorizar:

"Todos los días del afligido son malos, pero el de corazón alegre tiene un banquete continuo.” (Proverbios 15:15. La Biblia de Las Américas)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

A buenos y malos les amanece cada mañana. No obstante, si hay algo en común para unos y otros, es que enfrentamos buenos y malos momentos. No somos ajenos a los problemas. No podemos eximirnos de ellos, de que toquen a nuestra puerta.

Precisa el especialista y autor español, Rafael Santandreu:

“Es necesario vencer las creencias irracionales. Son tres: “Tengo que hacerlo todo bien”, “la gente me tiene que tratar bien” y “las cosas deben salir como he previsto”. “Es más racional pensar que fallar es genial. Soy un desastre, pero me encanta. La gente no me tiene que tratar bien, solo algunos y tampoco todo el tiempo. ¡El mundo tiene demasiada eficacia! La felicidad la dan dos cosas simples: “No quejarse” y “apreciar las cosas pequeñas de la vida”. Todo lo demás no sirve. Juan Luis Guerra, cantante de bachata, decía hace poco que toda su vida fue un infeliz pese a ser exitoso, rico, etc., hasta que aprendió esas dos cosas”. (Citado en diario El País. 08/09/2015. Colombia. Pg. C2)

La felicidad no está en otras personas, no dependemos de ellas y tampoco de lo bueno o malo que nos ocurre, pero precisamente “bueno” o “malo” es un rótulo que nosotros le ponemos a cuanto nos ocurre diariamente.

Si actuamos faltos de sentido común y permitimos que la amargura se arraigue en nosotros, corremos el peligro de anularnos para lo bueno de la vida y de paso, contaminar a quienes nos rodean.

El rey Salomón escribió: "Todos los días del afligido son malos, pero el de corazón alegre tiene un banquete continuo.” (Proverbios 15:15. La Biblia de Las Américas) , y en otro pasaje poderosísimo, anota: "El espíritu del hombre puede soportar su enfermedad, pero el espíritu quebrantado, ¿quién lo puede sobrellevar?” (Proverbios 18:14. La Biblia de Las Américas)

Piense por un instante en sus últimas semanas. ¿Ha disfrutado plenamente? O por el contrario, ¿se dejó dominar por las circunstancias y hasta quiso morirse?.

Una buena iniciativa es revisar la forma como usted percibe el mundo. ¿Con qué cristal mira todo alrededor? Tenga presente que no nos afecta lo que nos sucede sino la manera como decidimos asumirlo.

El primer paso de camino a encontrar soluciones al problema de la amargura y el sin-sentido que suelte atacarnos y de paso robarnos el gozo cada día, es ponernos a cuentas con Dios.

El autor de la carta a los Hebreos escribió: "Buscad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. Mirad bien de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz de amargura, brotando, cause dificultades y por ella muchos sean contaminados...” (Hebreos 12:14, 15. La Biblia de Las Américas)

Cuando volvemos la mirada a Dios, le damos entrada a nuestra existencia. Permitimos que Él sane las heridas en nuestro mundo interior. Le concedemos toda autoridad para que nos transforme.

El segundo paso es renovar nuestra forma de pensar, como recomendó el apóstol Pablo: "Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto.” (Romanos 12:2. La Biblia de Las Américas)

Cuando Dios toma el primer lugar en nuestra vida, comienza a renovar nuestra forma de pensar. Los pensamientos son poderosos catalizadores en nuestra forma de ver la vida, y si experimentamos cambios en la forma de ver todo cuanto nos acontece, la paz comenzará a adueñarse de nuestro corazón. Eso es algo que sólo nuestro amado Señor puede producir en nosotros.

Si no ha recibido a Jesús como su Señor y Salvador, es hora de abrirle las puertas de nuestro corazón al Hijo de Dios. Él traerá transformación a nuestro ser y permitirá que experimentemos cambio y crecimiento personal, espiritual y familiar, como siempre hemos anhelado.

4.- Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a. - ¿Sigue afectado por el desaliento y desasosiego en su vida?

b. - ¿Ha pensado en el poder liberador de Jesucristo para emprender una nueva vida?

c. - ¿Está dispuesto a perdonar? ¿Abriría su corazón para que Dios obre sanidad en su mundo interior?

d. - ¿Qué dice a su vida el texto de Romanos 12:2 y cómo aplicarlo a su forma de pensar y actuar?

e. - ¿Ya le abrió las puertas de su corazón a Jesucristo? Recíbalo hoy como su Señor y Salvador…

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: https://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=7245


Publicado en: Devocionales Diarios

Etiquetas: | | |








Los artículos más leídos

No se endeude, y si lo hizo, pague sus acreencias El manejo económico es una de las mayores responsabilidades que nos asisten como hijos de Dios. De hecho en varias ocasiones el Señor Jesús insistió en la [...]
¿Cómo dar buen testimonio de Cristo en todo lugar? “Vivir a Cristo. Interesante. Es una palabra que escucho una y otra vez en la iglesia en la que me congrego. Mi pregunta es, ¿qué hacer cuando queremos [...]
conflictos, problemas, pensativa
Dios nos transforma a través de los conflictos “… lo que está en el corazón determina lo que uno dice. Una personas buena produce cosas buenas del tesoro de su buen corazón, y una persona mala [...]
La sexualidad en la relación conyugal “Con demasiada frecuencia se hablan de muchos temas en las iglesias, pero aparte de la espiritualidad no se aborda la sexualidad como algo importante; se le [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]


Léanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar