La separación conyugal es una vía de escape para los cobardes

La tarea de alimentar el amor conyugal no termina, es permanente

1.- Lectura Bíblica: Malaquías 2:16

2.- Versículo para memorizar:

"«Yo aborrezco el divorcio— dice el Señor, Dios de Israel— , y al que cubre de violencia sus vestiduras», dice el Señor Todopoderoso. Así que cuídense en su espíritu, y no sean traicioneros.” (Malaquías 2:16. NVI)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

Echar todo por la borda y separarnos, es la estrategia a la que acuden los cobardes, aquellos que no quieren luchar por su familia.

"Si algo reconozco es que separarme fue la peor decisión de mi vida.", reconoció una ama de casa que, fruto de la intolerancia, decidió un día sacar la ropa de su esposo a la calle.

Tiempo después descubriría que sus hijos necesitaban de un padre, y que ella misma lo amaba. Sin embargo, ya era tarde.

La escena que encarna esta mujer no es la única. Infinidad de esposos reconocen a destiempo que abandonaron a su cónyuge por una aventura trivial, y bien tarde descubrieron que no valían la pena, ni la infidelidad ni causarle daño a la persona que realmente amaban.

Dios tiene una perspectiva muy particular sobre la relación matrimonial y la eventualidad de un divorcio. Su visión muy clara la encontramos en las Escrituras en donde leemos: "«Yo aborrezco el divorcio— dice el Señor, Dios de Israel— , y al que cubre de violencia sus vestiduras», dice el Señor Todopoderoso. Así que cuídense en su espíritu, y no sean traicioneros.” (Malaquías 2:16. NVI)

Delante de nuestro amado Creador, la separación es “aborrecible” por más argumentos que afloren para justificarla. Buscar divorciarnos, es tanto como traicionar a nuestro cónyuge.

La psicóloga, Deborah Davis, bloguera del portal web de la revista Psychology Today, recomienda:

“No importa quién empezó a sentirse alejado, lo esencial es que ambos reflexionen sobre los puntos negativos para eliminarlos. Las parejas inestables, además de los síntomas físicos, dejan huellas indelebles a nivel psicológico; sin embargo siempre habrá posibilidades de mejorar y aprovechar los beneficios de una relación, que son únicos” (Autora Deborah Davis en su blog. 3/11/15)

¿Cuándo se producen los problemas? Cuando no queremos reconocer los errores y buscamos pretextos para evadir la responsabilidad. El divorcio es la vía más expedita.

Si partimos de la base de que el amor se puede alimentar diariamente, los problemas conyugales se pueden resolver en la medida en que nos disponemos a fortalecer ese amor.

Una buena recomendación durante el proceso, consiste en anotar cada día algo bueno de su cónyuge.

Aun cuando haya fallado mucho, busque resaltar algo positivo. Anótelo y repase la virtud o distintivo que usted valora. Haga así cada día.

No pasarán 40 días antes que haya reconocido la importancia de recobrar la relación conyugal.

Estar casado no es portar una pesada cruz. Recuerde que muchos estudios científicos demuestran que la unión conyugal genera múltiples beneficios no solo a nivel emocional sino también en la salud física. Es cierto, vendrán altibajos pero ninguno que no se pueda resolver con ayuda de nuestro amado Dios, el creador y sustentador de la familia.

A propósito de Dios, ¿ya le abrió las puertas de su corazón? Puedo asegurarle que cuando lo haga, comenzará ese maravilloso proceso de edificación personal y espiritual que siempre ha anhelado. No se arrepentirá de haber tomado esa decisión. ¡Ábrale las puertas de su corazón a Jesucristo!

4.- Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a.- ¿Alguna vez ha pensado en el divorcio?

b.- ¿Qué le llevó a pensar en la separación como solución a los problemas?

c.- ¿Qué aprendemos de 1 Corintios 13:8 en cuanto al amor y de qué manera aplica a mi relación conyugal?

d.- De acuerdo con 1 Corintios 13:2, ¿a qué le dio especial prelación el apóstol Pablo?

e.- ¿Ha leído qué dice Dios en cuanto al divorcio (Malaquías 2:16)?

f.- ¿De qué manera ese texto bíblico habla a su vida?

g.- ¿A qué acciones me comprometo desde hoy para fortalecer la relación con mi cónyuge y con mis hijos?

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=7721


Publicado en: Devocionales Diarios

Etiquetas: | | | |








Los artículos más leídos

Sometiendo a Dios las crisis familiares Lucía y Roberto han tenido dificultades familiares últimamente. Lo grave del asunto es que, después de diálogos que terminan en verdaderas batallas [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
Decidí declararme en bancarrota porque no tengo un solo peso “La situación financiera a nivel personal está por el suelo. Cometí  errores financieros que me llevaron a la quiebra. Perdí el negocio, hace un mes [...]
¿Qué precio demanda seguir a Jesús el Señor? Infinidad de personas en todo el mundo desean seguir al Señor Jesús. Sin duda, una aspiración bastante válida e importante. Pero, ¿están esas personas [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar