La fuerza para perdonar proviene de Dios

La fuerza para perdonar nos la da Dios

1. Lectura Bíblica: Salmos 84:11, 12; Mateo 18:21, 22

2. Meditación familiar:

Los seres humanos tienen actitudes que no podemos entender fácilmente. Todas, sin duda, producto del pecado. Satanás utiliza a quienes están inmersos en una situación de pecaminosidad para llevarles a los extremos. Domina sus pensamientos y sus acciones, lo que sin duda ocurrió con su ex esposo.

Dios lo ama a usted y a su familia, pero como en el caso del sabio y paciente Job, circunstancias totalmente ajenas a su voluntad, buscaron robarle la paz.

Dios comprende su deseo de servirle y serle fiel. La Biblia anota que “...sol y escudo es Jehová Dios; Gracia y gloria dará Jehová, no quitará el bien a los que andan en integridad. Jehová de los ejércitos, dichoso el hombre que en ti confía” (Salmos 84:11, 12)

Él quiere lo mejor para nosotros, pero insisto, hay quienes movidos por la maldad, ponen tropiezo a los planes divinos.

Hay un incidente que arroja luces a este respecto y que leemos en el evangelio de Marcos:

“Y comenzó a enseñarles que le era necesario al Hijo del Hombre padecer mucho, y ser desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y ser muerto, y resucitar después de tres días. Esto les decía claramente. Entonces Pedro le tomó aparte y comenzó a reconvenirle. Pero él, volviéndose y mirando a los discípulos, reprendió a Pedro, diciendo: ¡Quítate de delante de mi, Satanás! Porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.” (Marcos 8:31-33. Cf. Lucas 22:3, 4)

Satanás está a la zaga. Busca el más mínimo descuido para atacar a creyentes fieles, como sin duda lo es usted.

Es apenas comprensible que perdonar cuando hemos sido duramente ofendidos por nuestro cónyuge o alguien muy cercano— no es fácil. Solamente Dios puede colocar en nosotros esa capacidad de perdonar, aún a aquellos que deliberadamente nos están causando dolor y daño físico.

En la Biblia leemos una escena dramática que trae enseñanzas prácticas para nosotros hoy.

Tras haber sido hallado culpable de predicar el evangelio de Jesucristo, Esteban –uno de los diáconos del primer siglo— fue condenado a morir apedreado. “Y echándole fuera de la ciudad, le apedrearon; y los testigos pusieron sus ropas a los pies de un joven llamado Saulo. Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu. Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió” (Hechos 7:58-60).

¿Quién pudo concederle esa capacidad de perdonar a quienes estaban lacerando su cuerpo con piedras? Dios. Él es quien nos ofrece esa hermosa posibilidad, y no solo posibilidad sino poder para hacerlo.

El texto nos enseña que la voluntad divina es que en nosotros haya perdón, como a su vez lo enseñó el Señor Jesucristo: “Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mi? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aún hasta setenta veces siete” (Mateo 18:21, 22)

¿Sólo pudieron algunos perdonar? En absoluto. Todos tenemos— con ayuda de Dios— ese poder. El apóstol Pablo escribió:Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” (Filipenses 4:13)

Sométase a Dios. Entréguele esa situación que trae dolor a su corazón. Debe quedar sepultada en el pasado. El presente y el mañana están delante de usted. La única forma de disfrutar lo que resta por vivir, sin rencores, es involucrando a Dios en el problema. El perdón es necesario, y Él con su divino poder le abrirá las puertas para perdonar.

Si no ha recibido a Jesucristo en su corazón, hoy es el día para que lo haga. Puedo asegurarle que no se arrepentirá. Prendidos de la mano de Jesucristo llegamos siempre a nuevos niveles de crecimiento personal y espiritual. Ábrale hoy las puertas de su corazón a Jesucristo. No se arrepentirá.

3. Oración familiar:

“Amado Dios, reconocemos que perdonar no es fácil, y menos en nuestras fuerzas. Pedimos tu poder, tu fortaleza y tu sabiduría para que nos permitas perdonar a los miembros de la familia con los que pudiéramos haber tenido diferencias. Sabemos que esa capacidad de perdón no proviene de nuestro interior porque quizá nos agobia el rencor o el resentimiento, pero que sí podemos lograrlo si nos sometemos en tus manos. Te damos gracias por tu amor. Amén”

4. Una Meta familiar para hoy:

Pediré perdón a los miembros de mi familia a quienes hubiere ofendido, y con ayuda de Dios, les perdonaré sin importar cuál haya sido la ofensa

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=992


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | | |








Los artículos más leídos

Sometiendo a Dios las crisis familiares Lucía y Roberto han tenido dificultades familiares últimamente. Lo grave del asunto es que, después de diálogos que terminan en verdaderas batallas [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
Decidí declararme en bancarrota porque no tengo un solo peso “La situación financiera a nivel personal está por el suelo. Cometí  errores financieros que me llevaron a la quiebra. Perdí el negocio, hace un mes [...]
¿Qué precio demanda seguir a Jesús el Señor? Infinidad de personas en todo el mundo desean seguir al Señor Jesús. Sin duda, una aspiración bastante válida e importante. Pero, ¿están esas personas [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar