Incluya la oración en su vida familiar

Es importante involucrar a la familia en la oración

1. Lectura Bíblica: Salmos 22:24;

2. Meditación familiar:

La idea de recorrer la autopista en una vieja motocicleta, no solo asaltó a los dos abuelos sino que, tentados por la brillantez del aparato que a primera vista lucía en buenas condiciones, decidieron emprender el recorrido a toda velocidad hacia un paraje apartado, en Norteamérica.

La brisa golpeaba sus rostros generando una sensación de placidez. Conforme aumentaban el kilometraje, el color verde de los arbustos se mezclaba con el ocre de las montañas y el asfalto que se perdía en el horizonte, como si marcharan hacia el infinito.

Aquellos eran instantes de indescriptible emoción. Sin embargo, una piedra en el camino provocó que salieran de su carril y cayeran ruidosamente sobre el suelo pedregoso de las márgenes. El golpe los dejó sin sentido. Minutos después, cuando recobró la conciencia, la mujer comenzó a musitar una oración pidiendo la ayuda de Dios.

El lugar, además de distante, era poco frecuentado por vehículos. Aún así, un patrullero de la policía sintió en su corazón dirigir el vehículo hacia aquella carretera. No entendía bien la razón pero lo hizo. Encontró a lo lejos a la pareja de ancianos tendidos en la orilla. Tenían heridas de alguna consideración. Los auxilió y pidió una ambulancia. Tardaría dos horas en llegar, lo que para el abuelo –todavía inconsciente— sería fatal. El agente musitó una oración al Señor: “Jesucristo, respóndeme, sólo tu puedes ayudarlos”.

“Fue coincidencia” aseguró el conductor de una ambulancia que, minutos antes había recibido una llamada que resultó ser falsa alarma y cuando pasaba a pocos kilómetros del accidente, captó el mensaje que transmitía el guarda, pidiendo un vehículo para transportar a los heridos. En poco tiempo estuvo en el lugar.

El oficial Samuel Mitchell, quien estuvo al frente del caso, atribuyó a un hecho milagroso el que se desviara de su ruta para atender la emergencia y lo que para los paramédicos fuera una “coincidencia”.

No hay duda que Dios intervino en todo el asunto— explicó.

Sin duda usted se pregunta: ¿Cómo aseguramos respuesta a nuestras oraciones? El interrogante tiene respuesta en puntos que compartimos con usted:

Cuando nuestra confianza está depositada en el Señor, no escucha y responde con poder. Es un principio infalible. Dios nos ama y quiere lo mejor para nosotros. En ese orden de ideas, si clamamos en procura de Su ayuda— conforme a Su voluntad— nos responde con poder.

La Biblia dice que nuestro amado Señor merece toda la alabanza “Porque no menospreció ni abominó la aflicción del afligido, ni de él escondió su rostro; sino que cuando clamó a él, él le oyó” (Salmos 22:24).

Podemos tener la firme convicción de que nuestras oraciones serán atendidas. Este no es un principio que aplica a lo personal, también afecta positivamente nuestra esfera familiar. Si hay crisis, podemos ir a Jesús, nuestro Salvador, en procura de ayuda. No hay crisis en el hogar, con la pareja o con los hijos, que Dios no resuelva. Nuestro amado Redentor está a acompañándonos en todo instante, incluso cuando nos sentimos solos, y nos ayuda a superar las crisis…

Recuerde que la gran diferencia entre quienes recibe de Dios, y los que no, lo determina la oración. Pasar tiempo delante del Señor. Saber que Él se manifiesta entre quienes claman.

¿Ya recibió a Cristo en su corazón? Hágalo hoy. ¡Tiene usted la oportunidad de seguir adelante emprendiendo nuevos días! Si no ha recibido a Cristo Jesús, hoy es el día para que lo haga.

3. Oración familiar:

“Amado Señor Jesús, gracias porque gracias a tu intercesión, Dios el Padre responde a nuestras oraciones. Reconocemos que nos falta más oración. Si clamamos, sin duda Él responde, pero si no lo hacemos, nada determina que las cosas puedan ocurrir. Enséñanos a orar como familia. Sometemos este día en tus manos. Amén”

4.- Una meta familiar para hoy:

Le concederé a la oración el lugar que le corresponde porque la oración es muy valiosa en la relación familiar.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=1413


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | | | |




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:







Los artículos más leídos

navidad
Cómo realizar la Novena Cristiana de Navidad Unos están a favor de adornar la casa con motivos alusivos a la navidad, reunirse en torno al pesebre, recordar el milagro de la redención y concluir un [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
Hay un propósito de Dios para su vida Infinidad de personas en todo el mundo no encuentra hoy sentido a su existencia. Pasan los días sin pena ni gloria, lo que torna tortuosa su existencia. [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar