Haga sentir importante a cada miembro de su familia

A nivel familiar debemos desarrollar unas buenas relaciones

1. Lectura Bíblica: 1 Timoteo 5:7, 8

2. Meditación familiar:

Claro que llegó cansado del trabajo. Juan Carlos no recuerda otra época de mayor ajetreo en la oficina. Además estaba próximo el fin de mes y el cierre de cuentas— generalmente— demandaba un esfuerzo extra. Respiró con tranquilidad al llegar a casa. “Por fin… Hogar dulce hogar”. La frase que siempre repetía instantes antes de abandonar el maletín en un asiento y despojarse del traje y la corbata.

Y justo cuando mira hacia un costado, cerca del televisor, la mirada entre angustiada y expectante de Samuel, su hijo de siete años.

“¿Podías ayudarme con la tarea?”, le preguntó. ¿Estaba cansado? Por supuesto. Deseaba tomarse un jugo y sentarse a ver el noticiario de televisión. ¿Qué hacer¿ Lo más importante que todo padre haría en un caso así… ayudar a su hijo.

Basta decir que se quedaron trabajando hasta las nueve y media de la noche. Y Juan Carlos no se levantó de la mesa hasta no tener la firme certeza de que su pequeño hijo entendía claramente qué era una división… Una clase de matemáticas básica que lo hizo sentir bien… Y su hijo se sintió importante, valioso, valorado por su padre.

¿Representa su familia una bendición para su vida? Si es así, ¿hace que lo sientan? Recuerde que a través de palabras y gestos expresamos qué hay dentro de nuestro corazón. Es una forma de decirle al cónyuge o a los hijos: “Eres importante en mi vida”.

Si deseamos en nuestra condición de esposos, liderar una familia sólida, con principios y valores, debemos mostrar sincero interés en cada uno. Amarlos pero expresarlo. No basta con sentir, es necesario decirlo.

Dicho sea de paso, hacer sentir a las personas— comenzando en nuestro hogar— que son valoradas, es una característica que mejora las relaciones interpersonales.

Leí esta mañana algo que me impactó y lo comparto con ustedes:

“Las personas con carisma tienen la capacidad de mostrar genuino interés por las necesidades y los intereses más profundos de otras personas. Eso no quiere decir que las personas con carisma sean exageradamente sentimentales y condescendientes, sino que cuando usted está con ellas, siente que les interesa lo relacionado con usted, y eso le provoca una sensación de que verdaderamente es importante.” (John Maxwell. “Liderazgo eficaz – Cómo influir en los demás”. Editorial Vida. 2009. EE.UU. Pg. 26)

¿Aplica una personalidad atrayente en casa? Por supuesto que sí. No podemos ser excelentes amigos, compañeros de trabajo e incluso, hermanos en la fe a nivel de iglesia, si antes no somos los mejores padres y esposos. No sería coherente. Lo que decimos debe verse reflejado en nuestros hechos.

La familia es y debe ser nuestra prioridad. La transformación y el buen trato hacia ellos, nuestro mayor compromiso.

El libro de los hogares felices que es la Biblia, enseña en palabras del apóstol Pablo: “Ordena también estas cosas, para que sean irreprochables. Pero si alguno no provee para los suyos, y especialmente para los de su casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo.” (1 Timoteo 5:7, 8. La Biblia de las Américas)

Es importante que en todas las etapas de nuestra vida hagamos un alto en el camino para evaluar en qué estamos fallando, principalmente con nuestra familia. Una vez lo identificamos, disponernos a aplicar correctivos con ayuda de Dios. No es en nuestras fuerzas sino en el poder del Señor, que nos compaña en el proceso. Decídase hoy: es por usted y por su familiar. Hágalos sentir importantes.

Y mi última recomendación es que le abra las puertas de su corazón a Jesucristo. Él es quien nos lleva a un maravilloso proceso de crecimiento personal y espiritual. Puedo asegurarle que experimentará transformación personal y espiritual.

3. Oración familiar:

“Padre amado te damos gracias como familia, porque es gracias a ti que diariamente crecemos en todas las áreas de nuestra vida. Te pedimos que nos ayudes a comprender la necesidad de dar un buen trato a cada uno de los integrantes de este hogar. Sometemos nuestra vida pero también nuestras relaciones intrafamiliares en tus manos, en la certeza de que nos llevas de la mano en el proceso de cambio. En tus manos quedamos. Amén”

4. Una Meta familiar para hoy:

Me comprometeré a cambiar con mi familia, dando pasos firmes mediante un trato amoroso, comprensivo y amable.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=725


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: |




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:







Los artículos más leídos

felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
Jesucristo venció en la cruz y nos dio la victoria Cuando nuestro amado Salvador Jesucristo murió en la cruz, muchos pensaron que quizá todo había terminado. ¡Tremendo error! En la cruz Él obtuvo la [...]
Descubra el peligro de las películas de terror “He venido escuchando últimamente que ver películas de terror es peligroso. Y me inquieta porque tengo dos hijos adolescentes a los que les gustan [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar