Evalúe cada paso con la familia y sométalo a Dios

Dios nos ayuda a encontrar solución a los problemas

1.- Lectura Bíblica : Lucas 14:25-29.

2.- Meditación familiar:

El hecho de que Juan, el vecino, trate de determinada manera –con aspereza o desconsideración — a su esposa o quizá a sus hijos, no implica que debamos replicar ese comportamiento en nuestro hogar. En su familia y en la mía debe primar el cambio permanente orientado al crecimiento, al mejoramiento y a la cimentación de una familia sólida.

Así como Dios nos creó distintos unos de otros, así también lo es nuestra familia. No hay ninguna que sea copia de otra. La autora y conferencista, Sandra Merrill Covey lo explica así:

“Todos tenemos una vida familiar diferente y muy personal, distinta de las demás. Probablemente usted ha descubierto, como lo hice yo, que la vida ya no es sencilla. La sociedad no apoya a las familias como antes. La vida es más tecnológica, más rápida, más temerosa… Nunca es demasiado tarde [para salvar a la familia]. Nunca debe darse por vencido o dejar de intentarlo.” (Stephen R. Covey. “Los 7 hábitos de las familias altamente eficaces”. Editorial Grijalbo. 1998. México. Páginas 15, 16)

Un hombre joven con quien hablamos, explicó la razón de no incurrir en la infidelidad: “Los hemos demostraron que la promiscuidad del vecino sólo traía dolor a su familia. Se peleaba con la esposa cada semana o con más frecuencia y el dinero no le alcanzaba para proveer para las necesidades de sus hijos. Eso me llevó a reconocer que obrar igual traería consecuencias desastrosas al hogar.”

Es importante siempre evaluar y tomar correctivos. Es un principio de éxito que nuestro Señor Jesús compartió con sus discípulos y con nosotros hoy:

“Una gran multitud seguía a Jesús. Él se dio vuelta y les dijo: «Si quieres ser mi discípulo, debes aborrecer a los demás — a tu padre y madre, esposa e hijos, hermanos y hermanas— sí, hasta tu propia vida. De lo contrario, no puedes ser mi discípulo. Además, si no cargas tu propia cruz y me sigues, no puedes ser mi discípulo. »Sin embargo, no comiences sin calcular el costo. Pues, ¿quién comenzaría a construir un edificio sin primero calcular el costo para ver si hay suficiente dinero para terminarlo? De no ser así, tal vez termines solamente los cimientos antes de quedarte sin dinero, y entonces todos se reirán de ti. Dirán: “¡Ahí está el que comenzó un edificio y no pudo terminarlo!”. (Lucas 14:25-29. NTV)

¿Cómo aplica a nuestra vida familiar este pasaje bíblico? De una manera sencilla: Reflexionando lo que significa renunciar a nosotros, a los prejuicios, a los paradigmas y por supuesto, a los patrones de vida equivocados con los que nos educaron para aplicar nuevos principios, los que nos enseña el Señor para edificar una familia sólida.

¿Estás interesado en casarte? Evalúa el asunto. ¿Piensas encargar hijos? Toma tiempo para meditar en la decisión. ¿Crees oportuno comprar un auto para el uso de la familia? Toma lápiz y papel y haz cuentas antes de tomar el riesgo financiero que implica. ¿Sueñas comprar casa para todos? Buena decisión pero antes ora a Dios y consúltale si es el momento apropiado para hacerlo.

Si Dios es quien gobierna nuestra familia, nos encaminaremos a una vida victoriosa en la relación de pareja y con los hijos. Si no reina el Señor en su hogar, hoy es el día para que tome la decisión.

3.- Preguntas para reflexionar sobre nuestra vida familiar:

a.- ¿Planifica cuidadosamente la edificación de una familia sólida?

b.- ¿Ha tomado tiempo para discutir con su pareja qué tipo de ajustes se deben aplicar a la relación familiar hoy?

c.- ¿Ha hecho un alto en el camino para evaluar su vida familiar?

d.- ¿Cómo aplican a los asuntos de familia los principios que aprendemos en Proverbios 16:3, 9?

e.- ¿Está trabajando en la edificación de una familia bajos sólidos principios tomados de la Biblia?

f.- ¿Cómo podemos aplicar a nuestra vida familiar los principios que aprendemos en Lucas 14:25-35?

g.- ¿He evaluado la importancia de que Dios reine en nuestra familia?

4.- Una Meta familiar para hoy:

Pediré a Dios la sabiduría necesaria para aprender a manejar los conflictos familiares que surjan.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=2560


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | |




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:







Los artículos más leídos

felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
Una guía práctica para seguir el Curso de Guerra Espiritual Con una participación que rebasó cualquier expectativa, inició el Curso de Guerra Espiritual Nivel 1 preparado y publicado por los realizadores de Mensajero [...]
Hay un propósito de Dios para su vida Infinidad de personas en todo el mundo no encuentra hoy sentido a su existencia. Pasan los días sin pena ni gloria, lo que torna tortuosa su existencia. [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
¿Cómo afectan a los hijos las discusiones de sus padres? John Mario no aguantó la provocación y le propinó una cascada de golpes a su compañero de aula, hasta dejarlo inconsciente. En otro lugar, una pandilla de [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar