¿Está sumido en crisis y no sabe cómo salir adelante?

Jamás olvide que con ayuda de Dios encontramos salidas a las crisis

1. Lectura Bíblica: Lucas 12:13-21

2. Meditación familiar:

Nació para triunfar, pero murió en la derrota. Una tarde soleada de sábado, cuando muchos de sus amigos y conocidos en el mundo artístico, se aprestaban a salir a disfrutar un día más de fiesta en un mundo rodeado de glamour, riqueza y trivialidad. Un final abrupto, absurdo, sin pensarlo.

El mayor demonio soy yo. Puedo ser mi mejor amiga o mi peor enemiga”, dijo Whitney Houston al referirse a su adicción a la cocaína, marihuana y las píldoras (entrevista en el Canal ABC.17/09/2002)

Comenzó a cantar a los once años en la Iglesia Bautista Nueva Esperanza en Newark, Nueva Jersey. Jamás en esa etapa de su vida faltaron, ni la Biblia en la mesita de noche, ni tampoco las enseñanzas de sus padres.

Durante la adolescencia fue parte de los coros de Chaka Khan, Jermaine Jackson y otros famosos al tiempo que trabajaba como modelo. Alguien escuchó su voz— en criterio de muchos prodigiosa— y consideró que estaba frente a una estrella en potencia.

Lanzó su primer álbum en 1985, que se convirtió en un éxito. En 1992 interpretó “El guardaespaldas” a la que siguieron dos películas más en 1995.

Cuando estaba en la cumbre de la fama, también alcanzó el pico más alto de sus adicciones:

“Las drogas eran parte de mi día a día. Hacía mi trabajo pero después, por un año o dos, consumía cocaína o marihuana todos los días. No era feliz, me estaba perdiendo” (Entrevista en el famoso programa de la televisión norteamericana conducido por Oprah Winfrey, en el 2009).

Wihtney Houston fue encontrada por su estilista personal el 11 de febrero de 2012 en una bañera del Hotel Hilton, de Beverly Hills, en el Condado de Los Ángeles.

“La artista era consumidora de Xanax, medicamento que consumía para controlar la ansiedad antes de acudir a fiestas, y el viernes había trasnochado e ingerido mucho licor. Los efectos del medicamento y la mezcla del alcohol pudieron dejarla inconsciente mientras tomaba el baño”, registró un despacho internacional de noticias (Agencia Efe. 12/02/2012)

Se fue para siempre. Partió a la eternidad sin pena ni gloria. Desechó la vida espiritual en la mejor etapa de su vida y partió a la eternidad distante sin Dios en su existencia… De nada sirvieron la fama, la riqueza y la belleza: No era feliz.

Whitney Houston no es la única que parte a la eternidad en el que pudiera ser su mejor momento. Otros famosos, sin felicidad en su existencia, emprendieron el viaje sin retorno y sin Cristo.

Billie Holiday, murió a los 44 años, después de arrastrar por mucho tiempo la adicción a los estupefacientes y la heroina. Era hermosa y con una voz prodigiosa. Falleció el 17 de julio de 1959. La famosa intérprete de Jazz falleció arruinada, abandonada por sus amistades y sin un solo contrato a la vista.

Otra famosa, Janis Joplin, murió por una sobredosis, en condiciones muy similares a las de Marilyn Monroe, bajo una permanente sensación de soledad. Uno de los casos más sonados y recientes, fue la muerte de la también famosa, Amy Winehouse, por consumo excesivo de alcohol tras un considerable período de abstinencia.

La fama, el dinero, la belleza y— en cierta medida— la juventud, no trajeron felicidad a estas vidas. Partieron a la eternidad sin Cristo con un profundo vacío en su corazón.

Los seres humanos tenemos la inclinación a vivir el momento, y olvidarnos de Dios y de las responsabilidades que acarrean nuestras acciones.

El hombre con solidez económica, se despreocupa vida espiritual porque cree que “lo tiene todo”; la mujer con una buena posición social desestima a los demás porque ella tiene “reconocimiento y fama”, mientras que el joven experimenta una vida desenfrenada bajo el convencimiento de que “juventud sólo hay una”.

Olvidamos que nada es para siempre; todo es transitorio, efímero. La riqueza, la fama y la juventud se van rápidamente, como agua entre las manos.

El Señor Jesús compartió una parábola que nos lleva a reflexionar sobre la importancia de valorar lo verdaderamente importante: nuestra vida, no solo ahora sino en la eternidad. Un hombre se le acertó a pedirle que dirimiera la diferencia que tenía con su hermano, quien no quería darle parte de la herencia:

“Y luego dijo: «¡Tengan cuidado con toda clase de avaricia! La vida no se mide por cuánto tienen». Luego les contó una historia: «Un hombre rico tenía un campo fértil que producía buenas cosechas. Se dijo a sí mismo: “¿Qué debo hacer? No tengo lugar para almacenar todas mis cosechas”. Entonces pensó: “Ya sé. Tiraré abajo mis graneros y construiré unos más grandes. Así tendré lugar suficiente para almacenar todo mi trigo y mis otros bienes. Luego me pondré cómodo y me diré a mí mismo: ‘Amigo mío, tienes almacenado para muchos años. ¡Relájate! ¡Come y bebe y diviértete!’”. Pero Dios le dijo: “¡Necio! Vas a morir esta misma noche. ¿Y quién se quedará con todo aquello por lo que has trabajado?”. Así es, el que almacena riquezas terrenales pero no es rico en su relación con Dios es un necio.” (Lucas 12:13-21, Nueva Traducción Viviente)

El mañana es incierto. Nada determina que usted llegará al otro día. No, por favor, no lo tome a mal. No es “terrorismo evangélico” sino una realidad. ¿Qué hacer? Ponernos a cuentas con Dios.

Siempre debemos estar preparados para dar cuentas a Dios de lo que hacemos. Esto nos lleva a evaluar cómo anda nuestra relación con Él, nuestra relación con el cónyuge y con los hijos, y en general, cómo es nuestro desenvolvimiento con otras personas.

Es posible cambiar y hacer los ajustes que requerimos para una vida mejor. Todo parte de una decisión: recibir a Jesucristo en el corazón y permitir que sea Él quien guie nuestros pasos. Es una decisión de la que— puedo asegurarle— no se arrepentirá jamás.

3.- Oración familiar:

"Mi amado Dios y Padre celestial, gracias por permitirme caminar hoy en una nueva dirección procurando resolver los problemas que enfrentamos. Estoy convencido que con Tu divina ayuda y poder, salimos adelante cualquiera sea la situación que enfrentemos. Sometemos en tus manos la jornada de hoy. Amén"

Una Meta familiar para hoy:

Someteré en manos de Dios todos los conflictos que puedan presentarse a nivel familiar.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=550


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | | | |




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:

Agrega también a tus familiares y amigo para que reciban la palabra.







Los artículos más leídos

felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
Una mujer sabia edifica su casa, no la destruye Uno de los privilegios que Dios le ha concedido a las esposas, es gozar de una familia y ayudar en su edificación. Ejercen un papel protagónico en esta [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar