El Sermón Temático ¿Cómo se elabora?

(Lección 7)

Tenemos una enorme responsabilidad al predicar la Palabra de Dios

Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a un tema específico.

Requiere de ayudas generales como una buena concordancia. La mayoría de las ediciones de las Sociedades Bíblicas Unidas, tienen una, al final de cada Biblia. Pero también se pueden conseguir concordancias extensas en el mercado de la literatura cristiana. Cualquiera que sea su extensión, amplia o corta, son fundamentales en la elaboración de estos sermones.

Ventajas

El Sermón Temático es uno de los más comunes entre los predicadores evangélicos. Es favorable porque ofrece a los oyentes una amplia gama de posibilidades para absolver interrogantes en torno a un aspecto escritural en particular. Es como abrir un abanico: ofrece múltiples y variadas facetas. Además presenta una lista panorámica en cuanto al asunto objeto de estudio.

El propio expositor recibe mucha edificación durante la elaboración del mensaje. Aprende, agudiza su visión, trata de ponerse en el lugar de los creyentes y se adelanta a las preguntas que se podrían formular. De igual manera, obliga a investigar aspectos que no quedan claros.

Recuerde que si hay algo que le genera dudas a usted, lo más probable es que a los asistentes a la reunión también.

Desventajas

Toda moneda tiene dos caras. Ya vimos una primera faceta del Sermón Temático: las ventajas. Son muchas. Pero también tiene sus desventajas. La otra cara de la moneda que les invito a analizar ahora.

Buen número de los expositores se limita a tener un tema y buscar cuanto versículo halla en la Biblia. Luego organizan su bosquejo sin mayor coherencia. Esta práctica puede llevar al desconcierto, a la desorientación e incluso a la incertidumbre a la audiencia.

He escuchado a sinnúmero de personas decir: “El sermón estuvo muy bueno, pero realmente no lo entendí”. Aseveraciones así son traumáticas, tanto para el expositor como para los oyentes. Para que eso no ocurra, lo fundamental es trabajar con sumo cuidado trazando el mensaje.

Definiendo el tema

A lo largo de este tiempo en el que ustedes y nosotros, mano a mano y a través de la Web hemos laborado en esta serie, se habrán percatado que es más fácil escuchar un mensaje que volcarnos a elaborarlo.

Este hecho debe conducirles a ser más cuidadosos en la preparación de cada exposición. Un bosquejo conlleva oración. No olvide que usted representa un embajador de Dios en el púlpito. Cada Sermón debería ser como una escultura. Una estructura en la que se cuidan mucho los detalles. No una pieza de oratoria preparada al azar.

Asimismo habrán podido descubrir que si deseamos tener la preparación necesaria, se requiere orar y ser buenos estudiantes de las Santas Escrituras.

Ahora, el primer paso es definir el tema, aterrizarlo. Que no de lugar a generalidades. Supongamos que, en nuestro Sermón Temático, nos inclinamos por “El amor de Dios”. Nuestra Base Escritural o Lectura Bíblica inicial sería Juan 3:16.

Hasta ahí vamos bien, pero si lo analiza detenidamente, encontrará que predicar sobre “El amor de Dios” puede sonar muy general e incluso, ambivalente.

Es necesario ser más específicos porque “El amor de Dios” puede expresarse con relación a la naturaleza, los niños, la humanidad, la mujer cabeza de familia, los farmacodependientes, las prostitutas y más y más etcéteras. En síntesis, podemos señalar que el amor de Dios tiene una proyección demasiado amplia.

Si no particularizamos más el tema, de entrada podemos generar confusión entre la audiencia.

Como predicador, usted debe tener claro qué aspecto desea focalizar, es decir, desarrollar en concreto. Es un ejercicio que debe poner en práctica los próximos días. Es un paso elemental pero a la vez, ineludible para todo buen expositor.

Al grano: usted debe escoger entre la gama de posibilidades. Supongamos que nos inclinamos por “El amor de Dios hacia la humanidad”. Es claro y conciso. De seguro, será un extraordinario mensaje.

Formulando interrogantes

Ahora que hay un tema definido, usted como predicador debe hacer algunos interrogantes, que probablemente son los que se haría como oyente en la congregación.

1. ¿Por qué ama Dios a la humanidad?

2. ¿Cómo es el amor de Dios hacia la humanidad?

3. ¿Qué genera el amor de Dios hacia la humanidad?

Por supuesto, usted puede hacerle otras preguntas. ¿Qué paso vamos a seguir? Vaya a la concordancia y escoja versículos que refieren el tema del amor de Dios, y específicamente el amor de Dios hacia la humanidad. Encontrará una veintena, como mínimo.

Obviamente debe sumar los textos que usted conoce, y que considera apropiados. Con estos versos, trate de responder a las preguntas que escribió.

Para nuestra próxima cita, esperamos que tengan listo el volumen de versículos que no solamente halló, sino que espero, haya estudiado.

Cuestionario para la Lección 7

1.- El Sermón Expositivo incluye:

a.- Lectura cuidadosa del texto.

b.- Buscar las divisiones naturales del texto.

c.- Tomar apuntes.

d.- Todas las anteriores.

2.- Ahora que nos referimos al Sermón Temático resaltamos las siguientes ventajas:

a.- El mensaje gira en torno a varios temas bíblicos.

b.- El mensaje gira en torno a un solo tema sustentado por varios versículos bíblicos.

c.- El mensaje difiere de los demás por que maneja un solo versículo bíblico.

d.- Ninguna de las anteriores.

3.- El Sermón Temático:

a.- Tiene solo ventajas y no desventajas.

b.- Entre las desventajas del sermón temático se cuenta que es necesario investigar a fondo qué versículos permiten desarrollar un tema, son explicativos e incluso, se concatenan unos con otros.

c.- Es necesario organizar el bosquejo con coherencia.

d.- Las respuestas b y c son correctas.

4.- Cuando trabajamos un Sermón Temático:

a.- Es necesario definir un versículo base y a partir de allí trabajar los temas.

b.- Se requiere que el tema sea específico y no de lugar a divagaciones.

c.- Los puntos que se desarrollen deben sustentar el tema central.

d.- Todas las anteriores.

5.- Para dar solidez al Sermón Temático es necesario:

a.- Formular interrogantes al tema.

b.- Tratar de interpretar qué interrogantes se formularía el oyente.

c.- No es necesario formular interrogantes al tema.

d.- Los puntos a y b son correctos.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=589


Publicado en: Escuela Bíblica Ministerial | Sermones

Etiquetas:




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:







Los artículos más leídos

felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
Una guía práctica para seguir el Curso de Guerra Espiritual Con una participación que rebasó cualquier expectativa, inició el Curso de Guerra Espiritual Nivel 1 preparado y publicado por los realizadores de Mensajero [...]
Hay un propósito de Dios para su vida Infinidad de personas en todo el mundo no encuentra hoy sentido a su existencia. Pasan los días sin pena ni gloria, lo que torna tortuosa su existencia. [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
¿Cómo afectan a los hijos las discusiones de sus padres? John Mario no aguantó la provocación y le propinó una cascada de golpes a su compañero de aula, hasta dejarlo inconsciente. En otro lugar, una pandilla de [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar