El divorcio no es la solución

La separación no es el camino. Los hijos llevan la peor parte

1. Lectura Bíblica: Mateo 19:3-6

2. Meditación familiar:

Una suave brisa bañaba a Santiago de Cali al caer la tarde. Ricardo iba caminando apresurado a lo largo de la Avenida Sexta, con un deseo profundo que el camino nunca terminara. Cuadras y cuadras que se sucedían en una amalgama de colores y diversas formas de arquitectura. Otras veces le había parecido un recorrido excelente, sobre todo un lunes después de la jornada de trabajo. Hoy le parecía aburrido. Estaba a las puertas de separarse.

Después de todo un fin de semana de continuas discusiones con su esposa, estaba no solo agotado sino con el ánimo de encontrar una solución. En la última discusión, hacia las tres de la tarde, habían hablado de separarse. Ahora lo golpeaba la tremenda disyuntiva, sobre todo porque la amaba y estaban— en medio— dos hijos muy pequeños…

El divorcio jamás será la solución. La familia es una bendición de Dios y, como tal, debemos velar por ella. Quizá siente que está en una encrucijada. ¡Es tiempo de buscar al Señor y Padre nuestro! Él dará la salida.

Un segundo paso es evaluar cuáles han sido sus errores. Claro, su pareja ha fallado, pero usted también debe corregir. Es aquí donde cabe la recomendación que leí en un libro hace poco: “… el camino que tenemos ante nosotros efectivamente puede ser la mejor parte del viaje. Puede convertirse en una oportunidad para volver a descubrir y volver a adoptar aquello que nos importa: Una oportunidad para alcanzar un sentido de realización aún más profundo y auténtico que nunca.” (Richard J. Leider. “Vuelva a empacar sus maletas”. McGraw Hill. EE.UU. 2006. Pg. 7)

El divorcio no soluciona nada. Piense en su pareja y en sus hijos. Es muy probable que, como consecuencia de las dificultades, haya pensado en separarse. Si es así, y considera que está decidido, le invito a formularse una pregunta, una sola: ¿Cuál es la razón más poderosa para divorciarme ahora? Hágase este cuestionamiento las veces que sea necesario. Puedo asegurarle que no encontrará razones válidas como para decidirse hoy a emprender la separación.

Le invito para que consideremos lo que dice la Biblia, el libro que tiene las respuestas a nuestras preguntas: “Unos fariseos se acercaron y trataron de tenderle una trampa con la siguiente pregunta: — ¿Se permite que un hombre se divorcie de su esposa por cualquier motivo? Jesús respondió: — ¿No han leído las Escrituras? Allí está escrito que, desde el principio, “Dios los hizo hombre y mujer”. — Y agregó— : “Esto explica por qué el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su esposa, y los dos se convierten en uno solo”. Como ya no son dos sino uno, que nadie separe lo que Dios ha unido.” (Mateo 19:3-6)

Si usted desea un hogar en armonía, es necesario que le permita a Dios ocupar el primer lugar en su vida. Si nuestro amado Padre celestial que instituyó la familia, es quien gobierna, puedo asegurarle que aún las situaciones más complicadas podrán resolverse.

Dios siempre nos ofrece una salida al laberinto. Aun cuando el panorama luzca ensombrecido, en Él hallamos soluciones y, además, la sabiduría para emprender la recuperación de nuestra familia, que insisto, es una bendición.

Ábrale hoy las puertas de su corazón a Jesucristo y permita que sea nuestro poderoso Señor quien tome las riendas de su hogar. Le aseguro que no se arrepentirá.

3. Oración familiar:

“Amado Dios hoy queremos agradecerte que estás con nosotros siempre y en todas las circunstancias. Te pedimos que nos acompañes a resolver problemas familiares, sobre todo cuando en medio de las dificultades llegamos a creer que no hay salida para el laberinto. Te pedimos perdón cuando por necedad hablamos de separarnos. Reconocemos en Tu presencia que es un acto egoísta que afecta nuestra vida como pareja y a nuestros hijos. Quedamos en tus manos hoy. Amén”

4. Una Meta familiar para hoy:

Procuraré encontrar soluciones para mi hogar con ayuda de Dios, y dejaré de lado toda posibilidad de divorcio

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=451


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: |








Los artículos más leídos

¿Qué precio demanda seguir a Jesús el Señor? Infinidad de personas en todo el mundo desean seguir al Señor Jesús. Sin duda, una aspiración bastante válida e importante. Pero, ¿están esas personas [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
Dios desea obrar milagros en su vida.
Reciba milagros conforme a su fe Los milagros ocurren en nuestro tiempo. Aun cuando haya quienes dudan, el poder sobrenatural de Dios sigue manifestándose. De hecho, Él dijo a través del [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
No traiga a casa los problemas de la oficina 2.2.- Que al término del Grupo Familiar los concurrentes admitan lo perjudicial que resulta para la relación familiar desahogar las frustraciones laborales [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar