Dios quiere la unidad familiar, no el divorcio

Con ayuda de Dios podemos superar el fantasma del divorcio

1.- Lectura Bíblica: Cantares 2:15; Génesis 2.18

2.- Meditación familiar:

El divorcio dejó de ser una palabra que pronunciaban horrorizados nuestros abuelos, comenzó a ser cercana para nuestros padres y hoy es el término más usado cuando afloran problemas en los hogares.

La decisión de separarse no es algo que se toma en un abrir y cerrar de ojos, sino que constituye una conjunción de hechos en los que los componentes de la pareja— o al menos uno de ellos— ha experimentado desilusión, desaliento, distanciamiento emocional y relacional, discordia y finalmente, la separación.

Todo comienza cuando descubrimos que hay una enorme brecha entre lo que anhelábamos de nuestro cónyuge, y lo que realmente es. Es entonces cuando se produce la desilusión. En criterio de los especialistas:

“Las desilusiones no se pueden evitar porque el matrimonio es la colisión de dos perspectivas diferentes. Cada uno de los cónyuges trae a la unión es trasfondo y las tradiciones de su propia familia, una personalidad única, valores en alguna medida distintos… así como una carga de expectativas diferentes. Si a esto le añadimos las diferencias fundamentales entre el hombre y la mujer, tenemos todos los elementos para las potenciales desilusiones de toda una vida.” (Gary y Barbara Rosberg. “Matrimonios a prueba de divorcio”. Editorial Unilit. EE.UU. 2004.Pg. 37)

Es cierto, hay una enorme brecha entre lo ideal y lo real en un matrimonio, pero es Dios quien desea que no solamente estemos acompañados en la vida, sino que como pareja crezcamos, tal como lo dejó establecido desde la creación del mundo, como leemos en las Escrituras: “Después, el Señor Dios dijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Haré una ayuda ideal para él».” (Génesis 2:18. Nueva Traducción Viviente)

¿Qué es lo que espera nuestra pareja? Que alimentemos los pilares en la relación, de los cuales relaciono a continuación algunos de suma importancia: aprender a expresar amor a la pareja, comunicarse adecuadamente, perdonar y saber pedir perdón en el momento oportuno, no guardarse secretos con el cónyuge, ser constantes en edificar en la relación una comunicación e intimidad física, emocional y espiritual, no perder en lo posible el sentido del humor, saber vencer las tentaciones.

Si tomamos especial cuidado de examinar oportunamente cómo va nuestra relación de pareja, podremos identificar oportunamente cuando hay señales de peligro.

Cuando Dios instituyó el matrimonio, estaba pensando en una relación permanente. Es cierto, no todo es color de rosa porque la unión que anhelamos, aquella que creemos colma nuestras expectativas, demanda compromiso, esfuerzo y perseverancia.

Las fricciones pueden ocurrir, pero no podemos permitir que las diferencias de criterio minen la relación, tal como escribe el experto Gary Rosberg:

“Aunque la discordia no es algo imposible de revertir en un matrimonio, es muy peligrosa. A menos que la situación se atenúe y los combatientes se desarmen, el sueño del amor verdadero muere con el tiempo y el resultado es el divorcio emocional.” (Gary y Barbara Rosberg. “Matrimonios a prueba de divorcio”. Editorial Unilit. EE.UU. 2004. Pg. 48)

Cuando hay choques, no debemos permitir que prosperen. Es necesario reconocer en qué hemos fallado, y disponernos a corregir los errores.

Nuestro amado Dios quien no solo creó la relación matrimonial sino que además está empecinado en afianzarla, advirtió a través del rey Salomón: “Atrapen todos los zorros, esos zorros pequeños, antes de que arruinen el viñedo del amor, ¡porque las vides están en flor!” (Cantares 2:15. Nueva Traducción Viviente)

El amor no se puede deteriorar, porque permitimos que se desmoronada progresivamente y se socavaran sus cimientos. Es a esos pequeños zorros a los que se refiere el autor sagrado.

El desánimo llega cuando quizá pensamos que no hay razón para seguir luchando. Es el fruto de la desilusión. Es la etapa en la que generalmente miramos solamente lo negativo de nuestro cónyuge y consideramos que no llena nuestras expectativas.

Y se piensa en el divorcio, como quien rompe un papel y lo arroja a la basura. Si lo permitimos se produce un distanciamiento en dos direcciones: el primero, emocional. Creemos que ya nada nos estimula y atrae de la pareja. El segundo es relacional , porque las relaciones en el matrimonio se fraccionan y cualquier diálogo termina— por sencillo que sea— en discusión.

Si no ha recibido a Jesús como Señor y Salvador, hoy es el día para que lo haga. Ábrale las puertas de su corazón. Prendidos de Su mano poderosa, experimentamos crecimiento en las áreas personal, espiritual y familiar.

3.- Meditación familiar:

“Amado Padre celestial, gracias porque eres el Dios de la familia. Tú creaste la relación de pareja y si lo permitimos, nos ayudas a que esa relación se afiance cada día más. Hoy te pedimos que nos ayudes a experimentar cambio, a reconocer cuando hemos cometido errores con nuestro cónyuge, y nos permitas tener la humildad suficiente para corregir las fallas. Quédate con nosotros hoy. Amén”

4.- Una Meta familiar para hoy:

Con ayuda de Dios procuraré encontrar solución a los conflictos de familia y desecharé toda idea de divorcio.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=8378


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | |




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:

Agrega también a tus familiares y amigo para que reciban la palabra.







Los artículos más leídos

felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
familia
Que las redes sociales no afecten su vida familiar “Aparte de que mi esposa pasa mucho tiempo chateando por el teléfono, publicó el domingo último una foto en la que aparecemos junto al pastel, celebrando [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
Descubra el peligro de las películas de terror “He venido escuchando últimamente que ver películas de terror es peligroso. Y me inquieta porque tengo dos hijos adolescentes a los que les gustan [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar