Dios puede transformar nuestra vida familiar

Para Dios no hay nada imposible. Él transforma nuestra familia.

1.- Lectura Bíblica: Mateo 13:53-58

2.- Meditación familiar:

Siempre tuvo el convencimiento de que los cristianos evangélicos eran un grupo de fanáticos. “No dejan dormir, en especial los domingos en la mañana”, se quejaba. Le incomodaban los cantos en el templo y que, con las palmas, alabaran a Dios. “Existen otras formas de dar gracias a Dios”, aseguraba.

Pero el día que el mal tocó a su puerta, debido a que su madre se encontraba gravemente enferma en una clínica, comprendió la grandeza de su error.

Siempre los veo alegres, como si nada les afectara”, razonó. Y, desesperada porque los facultativos no daban mayores esperanzas de vida para su progenitora, se encaminó a la capilla.

Habló con el pastor. “Sin duda Dios les escucha a ustedes más que a una pecadora como yo”, le explicó. Con la Biblia abierta, el ministro le expuso que Dios nos ama a todos, y cuando estamos en Su voluntad, nos escucha a todos.

Después de animarla a recibir a Jesucristo como su salvador personal, la animó a orar a Dios en procura de un milagro.

Se aferró en clamor. Era su única y última esperanza. Lo hizo como el náufrago que se aferra al pedazo de madera que la salvará. Oraba en todo momento. Once días después se produjo la respuesta. Su madre salió del estado de coma en que se encontraba sumida.

Hoy las dos asisten a la iglesia. Zuleima está convencida, ahora sí, de que Dios obra poderosamente y que somos usted y yo, con nuestra incredulidad, quienes podemos poner límites a su mover maravilloso.

La incredulidad es un obstáculo para que se manifiesten los milagros de Dios. Es cierto, Él puede obrar por encima de nuestra voluntad, sin embargo no es arbitrario. Jamás obrará atropellando ni obligando. Él es Dios pero también, es nuestro Padre y nos ama. Y a través de los problemas nos permite descubrir que le necesitamos.

Hay un pasaje bíblico revelador en el que hallamos los tropiezos que pone la incredulidad:

“Aconteció que cuando terminó Jesús estas parábolas, se fue de allí. Y venido a su tierra, les enseñaba en la sinagoga de ellos, de tal manera que se maravillaban, y decían: ¿De dónde tiene éste esta sabiduría y estos milagros? ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Jacobo, José, Simón y Judas? ¿No están todas sus hermanas con nosotros? ¿De dónde, pues, tiene éste todas estas cosas? Y se escandalizaban de él. Pero Jesús les dijo: No hay profeta sin honra, sino en su propia tierra y en su casa. Y no hizo allí muchos milagros, a causa de la incredulidad de ellos.” (Mateo 13:53-58).

Observe que el Señor Jesús quería manifestarse. El problema no era Él sino ellos, por su grado de incredulidad.

Tal vez ocurre igual con su existencia. Anhela la intervención divina para que cambien las circunstancias que enfrenta. Puede tratarse de asuntos económicos, de salud o incluso, de relaciones interpersonales.

Revise su vida. Es probable que las sombras de la duda estén impidiendo la manifestación ilimitada de Dios.

Si descubre que es así, medite por un instante que nuestro amado Padre creó el universo. Todo cuanto existe es fruto de su mano prodigiosa. Para Él no es imposible hacer algo especial en su existencia. Entonces, ¿por qué levantar barreras?

Clame a Él. Tenga la certeza de que los milagros ocurrirán. Nada es imposible si nuestra fe está afincada en el Creador.

3.- Oración familiar:

“Amado Señor y Padre, gracias porque siempre respondes a nuestras oraciones. Sometemos en tus manos aquellas peticiones que presentamos por un milagro, el milagro que necesita nuestra familia. Estamos convencidos que tú puedes cambiar las circunstancias y hacer en nuestro hogar que lo que parece imposible, se haga posible. Gracias por tú poder, que se manifiesta en nuestras vidas. Sometemos en tus manos lo que vamos a hacer hoy. Amén”

4.- Una Meta familiar para hoy:

Pediré a Dios que me conceda la sabiduría para identificar en qué aspectos debo mejorar en la relación con mi familia.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=8374


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | |








Los artículos más leídos

¿Qué precio demanda seguir a Jesús el Señor? Infinidad de personas en todo el mundo desean seguir al Señor Jesús. Sin duda, una aspiración bastante válida e importante. Pero, ¿están esas personas [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
Dios desea obrar milagros en su vida.
Reciba milagros conforme a su fe Los milagros ocurren en nuestro tiempo. Aun cuando haya quienes dudan, el poder sobrenatural de Dios sigue manifestándose. De hecho, Él dijo a través del [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
No traiga a casa los problemas de la oficina 2.2.- Que al término del Grupo Familiar los concurrentes admitan lo perjudicial que resulta para la relación familiar desahogar las frustraciones laborales [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar