Dios nuestra ayuda en medio de los problemas…

Con ayuda de Dios podemos encontrar solución a los problemas

Base Escritural: Jueces 7:1-25

Introducción:

Los problemas que nos asaltan, por momentos llevan a pensar que no tenemos las fuerzas suficientes para enfrentarlos, tal como ocurrió con la vida de Gedeón. Pero si nuestra fe está volcada en Dios, si depositamos en El toda nuestra confianza, podemos tener la certeza que en el momento oportuno y bajo las condiciones apropiadas, veremos Su salvación divina en nuestra existencia.

I.- Dios se glorifica en nuestras debilidades (vv.1-3)

1.- Cuando tenemos frente a nosotros amenaza de graves problemas (v.1).

¿Qué traen los problemas?

a.- Desasosiego y angustia.

b.- La extraña convicción de que todo está perdido.

c.- Un reto a nuestra fe.

2.- Cuando nuestras fuerzas no bastan para vencer los problemas (v.2).

a.- Es necesario darle la gloria a Dios (v.2).

b.- Es necesario renunciar a “nuestras fortalezas” (v.3).

¿Cuántas veces nos hemos sentido autosuficientes?

c.- En los momentos de crisis hay quienes vuelven atrás (v.3).

¿Qué hace usted, renuncia o sigue adelante?

II.- Lo poco nuestro es mucho en manos de Dios (vv.3-7).

1.- En la escasez, Dios muestra su poder (vv.3-6).

2.- La escasez reta nuestra fe (v. 7).

¿Cuántas veces ha dudado del poder de Dios?

¿Ha permitido que su lógica humana levante muros para el obrar de Dios?

III.- Quienes vencen son aquellos que dan pasos de fe (vv.8-15).

1.- Fe es creerle a Dios y desechar la presión de las circunstancias (v.8).

2.- Dios nos fortalece cuando flaquea la fe (vv.9-15).

IV.- Dios es quien pelea nuestras batallas (vv.16-22).

1.- Un líder se compromete y ofrece ejemplo. No se limita a ordenar (vv.16-20).

2.- Si tenemos fe, permanecemos firmes a pesar de las circunstancias (v.21).

3.- Dios obra con una lógica que no podemos entender (v.22).

Conclusión:

Cuando permitimos que Dios se glorifique, es decir, que tome el control de las circunstancias que lucen adversas a nuestro alrededor, aflora la victoria. Es un principio ineludible que se repite una y otra vez. Basta renunciar a todo lo que consideramos fuerte en la existencia para dar lugar al poder divino.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=6181


Publicado en: Sermones

Etiquetas: | | | |








Los artículos más leídos

¿Qué precio demanda seguir a Jesús el Señor? Infinidad de personas en todo el mundo desean seguir al Señor Jesús. Sin duda, una aspiración bastante válida e importante. Pero, ¿están esas personas [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
Dios desea obrar milagros en su vida.
Reciba milagros conforme a su fe Los milagros ocurren en nuestro tiempo. Aun cuando haya quienes dudan, el poder sobrenatural de Dios sigue manifestándose. De hecho, Él dijo a través del [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
No traiga a casa los problemas de la oficina 2.2.- Que al término del Grupo Familiar los concurrentes admitan lo perjudicial que resulta para la relación familiar desahogar las frustraciones laborales [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar