¿Dificultades? No se desanime, y siga adelante

No podemos permitir que los problemas nos ganen la partida

1. Lectura Bíblica: 2 Corintios 6:10

2. Versículo para memorizar:

"Como doloridos, mas siempre gozosos.” (2 Corintios 6:10)

3. Reflexión en la Palabra de Dios:

Tranquilo, nos ha pasado a todos…”, me dijo sonriendo la persona que estaba en la mesa contigua, en la cafetería donde desayunaba esta mañana. Por descuido derramé sobre mi camisa algo de café.

Miré la mancha. Primero unas gotas que parecían diminutas en medio del color amarillo de la tela, y luego se fueron extendiendo. ¡Debí cambiarme la prenda! Y eso implicó ir a un almacén cerca de la Oficina, para llegar impecable al trabajo.

¿Le ocurrió alguna vez? A todos nos ha pasado. Alguna vez caímos en la calle, y miramos a los demás para ver su reacción. ¡Ellos también cayeron alguna vez! ¿Lo dejó el avión por que camino del aeropuerto había un embotellamiento de autos? No se mortifique, a todos nos ha pasado alguna vez. ¿Buscó en el bolsillo y descubrió que había botado unos cuantos billetes que, justo ahora, está necesitando? Normal, y si no, dígame: ¿A quién no le ha pasado? Discutió con su cónyuge antes de salir de casa, y le pareció que ese día fue el más aburrido de su vida? Le tengo una buena noticia: A todos nos ha pasado.

Hay días que parecieran cambiar drásticamente, de soleados a ensombrecidos, porque nos ocurrió algo que no esperábamos, o porque alguien nos dijo lo que no queríamos oír. A todos nos ha pasado, sin duda.

Otro de los muchos incidentes que nos ocurren: Salir con un traje de color claro y, justo cuando vamos camino del parqueadero de autos o la estación del bus, comienza a llover. ¡No traíamos paraguas y, además, un carro que iba raudo muy cerca de la acera, nos baña con el agua sucia de un charco. ¿Vivió esa frustrante experiencia alguna vez?

No se deje amargar la vida, a todos nos ha pasado. Y por último algo en lo que, sin duda, usted se identificará con nosotros: Escribir una buena cantidad de notas en el computador y, de un momento a otro, la energía se va, usted no había guardado nada… Y perdió el trabajo de horas…

Al llegar al trabajo leí un Devocional que contiene la siguiente enseñanza:

Se dice que hay manantiales de agua dulce extendiéndose en medio de los mares salados; que las flores alpinas más bellas florecen en los pasos más salvajes y abruptos de las montañas; que los salmos más notables fueron el resultado de la agonía más profunda del alma. Podemos decir con gran fundamento, que en medio de las muchas pruebas, las almas que aman a Dios encuentran razones suficientes para saltar de gozo. Aunque un abismo llame a otro abismo, no obstante la voz del Señor se oirá por la noche y nos confortará. Aún en las horas más difíciles de nuestra vida es posible bendecir al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.” (Lettie B. Cowman. “Manantiales en el desierto”. Editorial Mundo Hispano. EE.UU. 2009)

¿Quién le dijo que no podría enfrentar problemas por el hecho de ser cristiano? Todos vivimos malos momentos y esa situación no debe llevarnos a perder la paz interior, que proviene de descansar en Dios. Le invito para que consideremos lo que enseña el apóstol Pablo: “Como doloridos, mas siempre gozosos.” (2 Corintios 6:10)

Su día no es tan terrible como parece. Cualquiera sea la situación, recuerde que la mayoría de nosotros ha atravesado desierto y que “a todos nos ha pasado”.

¿Se siente desalentado? No lo permita porque caerá en el estancamiento o experimentará un revés en todas las áreas de su vida. Dios desea ayudarle en el proceso de crecimiento personal y espiritual, por encima de las circunstancias, aunque sean adversas.

Lo que, definitivamente, no debe dejar pasar por alto es que su vida siga sin Cristo Jesús. Hoy es el día para que le abra su corazón. Es la mejor decisión que podamos tomar. Le aseguro que no se arrepentirá. Recuerde que prendidos de la mano del Señor Jesús emprendemos el maravilloso camino hacia el crecimiento personal y espiritual. Hoy es el día de dar ese paso que transformará su existencia.

4. Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a. ¿Le roban la paz los pequeños incidentes del día?

b. ¿Cree que, ante las dificultades, no vale la pena seguir adelante?

c. ¿Ha permitido que los problemas se conviertan en gigantes en su vida?

d. ¿Ha involucrado a Dios en la búsqueda de soluciones a los problemas?

En adelante no permitiré que las eventualidades de la vida me roben la paz.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=719


Publicado en: Devocionales Diarios

Etiquetas: | | |




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:

Agrega también a tus familiares y amigo para que reciban la palabra.







Los artículos más leídos

¿Cómo daña la relación de pareja una infidelidad? “Si algo pretende nuestra sociedad es que soportemos la infidelidad. Es mi caso. Llevamos trece años de matrimonio y descubrí, hace algunos días, unos [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
Desarrolle santidad en su vida personal y familiar “Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no [...]
Oriente a sus hijos en los deberes escolares Si por la mente de Ricardo hubiera pasado la enorme satisfacción que encierra compartir tiempo con sus hijos, escucharles, animarlos e incluso, ayudarles con [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar