Descubra el peligro de las películas de terror

Debemos ser cuidadosos de las películas que ven nuestros hijos

“He venido escuchando últimamente que ver películas de terror es peligroso. Y me inquieta porque tengo dos hijos adolescentes a los que les gustan bastante. Tengo claro además, que son meras películas y no entiendo por qué pueden resultar peligrosas.”

L.A.M., desde Asunción, Paraguay

Respuesta:

Las películas de terror que cobraron mucha fuerza en la década de los setentas y que tuvieron su filme emblemático en El Exorcista, han ido avanzando en elementos alucinantes y que recrean la existencia de demonios, hasta dominar no solo la Internet sino la televisión hoy día.

Hay casos documentados de posesión o influencia espiritual de maldad a partir de ver películas con algún grado de ocultismo en su trama.

El reportero Andrés Hoyos Vargas, escribió: “Aunque siempre ha tenido su espacio en la TV, es ahora cuando ha logrado brillar de manera contundente, mezclando géneros, reviviendo recetas macabras y hasta copiando paso a paso algunos elementos que se convirtieron en hitos en el cine.” (El Tiempo, Colombia. 02/11/2014. Pg. 6)

Películas de terror, entrada a los demonios

Quienes hemos estudiado el tema podemos afirmar sin la menor duda que las películas constituyen otra forma de abrir puertas al mundo de lo oculto y se convierten en un vehículo para el ingreso de demonios en las personas. Las más comunes son la consulta a médiums, brujas, adivinos; asistir a sesiones de espiritismo o de santería; consultar el tabaco, el chocolate, la tabla ouija y algo que muchos pasan por alto: Las relaciones sexuales ilícitas.

La iniciativa de los productores cinematográfico, entre los cuales hay sinnúmero de ocultistas, resulta apropiada porque a través de la televisión pueden entrar de manera inadvertida en los hogares.

Esta sutil invasión es advertida desde hace siglos por las Escrituras cuando, cuando el apóstol Pablo escribió: “Porque los tales son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como ángel de luz. Por tanto, no es de sorprender que sus servidores también se disfracen como servidores de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.” (2 Corintios 11:13-15)

¿Se manifiesta de inmediato la posesión o influencia demoníaca como consecuencia de ver películas de terror? Generalmente no.

Cuide lo que ven sus hijos

Bob Larson, el afamado ministro de liberación escribe:

“Una de las preguntas más frecuentes que se formulan en el área de liberación es ésta: “¿Puede una persona tener un demonio sin saberlo?”. La respuesta es afirmativa. Es más, cuando las personas me preguntan calmadamente si están poseídas por un demonio, su consulta por lo general es una indicación de que no lo están. Aún cuando los demonios se sientan obligados a desafiar al ministro de liberación mientras se ora por una persona, casi nunca se manifiestan si no se les amenaza.” (Bob Larson. “En el nombre de Satanás”. Editorial Vida. 1996. EE.UU. Pg. 56)

Los demonios entran en las personas, generalmente aficionadas a películas de terror, y no evidencian su presencia inmediatamente sino con el paso del tiempo. Lo que sí es evidente es el comportamiento en su forma de pensar y de actuar. Progresivamente se van dando cambios en quien se encuentra bajo esa calamitosa situación.

¿No le despierta curiosidad que los monstruos de las películas de terror sean cada vez más atemorizantes? Se tornan familiares a niños y adultos. Es la antesala de su aparición a la vida de muchas personas. Les pierden el miedo. Cuando entran a obrar con maldad, las personas los asimilan fácilmente, ya no les despiertan terror.

Los demonios inicialmente fueron seres angelicales, creados por Dios. Cuando Satanás se rebeló, arrastró la tercera parte de los ángeles y fueron arrojados a la tierra.

En las Escrituras leemos que tienen unas características sobrenaturales muy especiales: Fuerza física (Marcos 5:4); pueden influir en curaciones (Apocalipsis 13:12); obran señales maravillosas (Apocalipsis 13:13); pueden llevar a que los objetos inanimados en apariencia tengan voz (Apocalipsis 13:15). Otro elemento es que no tienen límites de espacio (Lucas 8:30)

Mi sugerencia respetuosa es que ejerza control sobre todo lo que ven sus hijos en televisión, pero también del tipo de juegos en línea que acostumbran en la Internet. Recuerde que nuestra responsabilidad también se vuelca sobre la vida espiritual de ellos.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=1967


Publicado en: Consejería Familiar | Guerra Espiritual

Etiquetas: |




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:

Agrega también a tus familiares y amigo para que reciban la palabra.







Los artículos más leídos

Descubra el peligro de las películas de terror “He venido escuchando últimamente que ver películas de terror es peligroso. Y me inquieta porque tengo dos hijos adolescentes a los que les gustan [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar