Dedíquele tiempo y atención a su cónyuge

Es importante dedicarle tiempo al cónyuge y a los hijos

1.- Lectura Bíblica: 1 Corintios 13:13

2.- Meditación familiar:

Con la excusa de que la agenda en la oficina está muy apretada y que el cúmulo de compromisos cada vez es mayor, muchos hombres y mujeres descuidan a su cónyuge. Le dan prelación al trabajo y llevan la relación a un segundo plano. Incluso, traen arrumes de papeles para diligenciarlos en casa. Su acción termina por desmoronar el matrimonio. Lo más probable es que el conflicto se desencadene en cualquier momento.

De la mano con el descuido a la pareja, va el hecho dejar de lado el contacto físico y sexual. Esa actitud termina por convertir la relación en algo monótono, sin sentido.

Otro factor importante son los hijos. Padre y madre se enfocan en ellos, con lo cual el matrimonio acaba de deteriorarse o, al menos, sus bases se resienten profundamente.

Un grupo de especialistas que estudió el tema, recomienda:

“En muchas ocasiones suele pasar que luego de ser padres toda la energía y las fuerzas las depositen en los hijos y se abandone poco a poco a la pareja. Se descargan todos los afectos sobre el hijo o los hijos para evitar afrontar una situación de desamor en la pareja o inconformismo con ella. Lo mejor es hablar abiertamente y buscar solución a los problemas que se tienen dentro o fuera de la alcoba.” (Agencia Colprensa. 20/09/2015)

Si deseamos que la relación marital se afiance, es importante hacer periódicas evaluaciones. Tomarnos el tiempo necesario para determinar en qué estamos fallando. Es un proceso que demanda sinceridad y al mismo tiempo, humildad. Ser sinceros para reconocer que sí hemos cometido errores, y humildad para disponernos a corregirlos.

En la primera carta a los Corintios, el apóstol Pablo pone de relieve el amor, sin el cual, ninguna relación matrimonial prospera: “Tres cosas durarán para siempre: la fe, la esperanza y el amor; y la mayor de las tres es el amor.” (1 Corintios 13:13)

La vida de fe, nuestra relación con Jesucristo, tienen directa incidencia en la vida de hogar. Si el Señor obra en nuestras vidas, trae cambios que permanecen en el tiempo. Produce transformaciones duraderas. Él es quien puede obrar sanidad en nuestro mundo interior, pero también, llevarnos a la modificación en nuestra forma de pensar y de actuar.

Sumado a no descuidar la relación, está el hecho de sincerarnos con nuestro cónyuge. Guardar en el corazón lo que nos inquieta o nos molesta, no contribuye a una edificación familiar, sino por el contrario, a su fraccionamiento progresivo. Lo aconsejable es decir las cosas como las sentimos, desde luego, midiendo el alcance de nuestras palabras para no causar heridas emocionales a nuestra pareja o a los hijos.

Y finalmente, al menos en este punto, está el hecho de revisar y modificar una actitud sermoneadora. ¿La razón? No ayuda en absoluto a la relación. La cantaleta es el comienzo de incomodidades en el cónyuge, y en muchos casos, de discusiones.

Hablar, en todos los casos, es el mejor camino. Desahogarnos. Procurar llegar a acuerdos en el proceso de cambio en el que los dos están comprometidos.

3.- Oración familiar :

“MI amado Dios, gracias por este día que nos regalas como familia. Deseo cambiar. Ser diferente para bien de nuestro hogar, con el fin de mejorar el trato con mi cónyuge y la relación con los hijos. Sometemos en tus manos lo que vamos a hacer este día, y te pedimos que nos bendigas rica y abundantemente en todo cuanto hacemos. En tus manos quedamos. Amén”

4.- Una Meta familiar para hoy :

Pediré a Dios que el amor se fortalezca en nuestra relación conyugal

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=7393


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | | |








Los artículos más leídos

Sometiendo a Dios las crisis familiares Lucía y Roberto han tenido dificultades familiares últimamente. Lo grave del asunto es que, después de diálogos que terminan en verdaderas batallas [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
Decidí declararme en bancarrota porque no tengo un solo peso “La situación financiera a nivel personal está por el suelo. Cometí  errores financieros que me llevaron a la quiebra. Perdí el negocio, hace un mes [...]
¿Qué precio demanda seguir a Jesús el Señor? Infinidad de personas en todo el mundo desean seguir al Señor Jesús. Sin duda, una aspiración bastante válida e importante. Pero, ¿están esas personas [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar