Decídase a imprimir cambios en su vida familiar

Volver a los fundamentos de la familia nos ayuda a mejorar las relaciones

“Desde hace algún tiempo encuentro que las cosas no marchan bien ni con mi esposa ni con los hijos. Se han producido roces y a la vez distanciamientos. Además me enteré que mi hijo adolescente ha experimentado con el cigarrillo. Temo por él, que hacia futuro pueda caer en las drogas. He pensado comprometerme más con Dios porque realmente me inquieta que la situación a nivel familiar se complique.”

V.R.E., desde Caracas, en Venezuela.

Respuesta:

Toda relación familiar puede cambiar, pero lograrlo sólo es posible cuando dejamos de lucharen nuestras fuerzas y le permitimos a Dios tomar el control. Él sabe cómo hacer las cosas y transforma las circunstancias.

Cuando el pueblo de Israel iba a entrar a la tierra prometida, el Señor les advirtió sobre la necesidad de ser fieles a Sus mandatos. Encierran sabiduría y poder, no solo para ayudarnos a cambiar sino también para experimentar un crecimiento personal, espiritual y familiar permanentes.

Le invito a leer y considerar detenidamente la Escritura cuando nos enseña: “Esos son los mandatos, los decretos y las ordenanzas que el Señor tu Dios me encargó que te enseñara. Obedécelos cuando llegues a la tierra donde estás a punto de entrar y que vas a poseer. Tú, tus hijos y tus nietos teman al Señor su Dios durante toda la vida. Si obedeces todos los decretos y los mandatos del Señor, disfrutarás de una larga vida. Escucha con atención, pueblo de Israel, y asegúrate de obedecer. Entonces todo te saldrá bien, y tendrás muchos hijos en la tierra donde fluyen la leche y la miel, tal como el Señor, Dios de tus antepasados, te lo prometió.” (Deuteronomio 6:1-3. NTV)

Todo parte de tomar una decisión: Observar la Palabra de Dios y llevarla a nuestro hogar. Si Él reina en casa, todo será diferente. Es la única manera de cambiar el panorama actual de las familias.

El autor cristiano Guillermo D. Taylor, escribe:

“El problema más grande es la crisis familiar que se ha tornado cíclica. Si la mayoría de los modelos no cumplen con las normas cristianas, entonces generaciones enteras, las que vienen, seguirán los modelos conocidos y equivocados en que nos movemos. Lo que se necesita con urgencia es romper con el ciclo negativo… Un gran porcentaje de los problemas hogareños surgen a raíz de la falta de funcionamiento cristiano del esposo. O no supo, o no quiso, tomar el liderazgo sensible, o como resultado de una crisis perdió su liderazgo de golpe, o tal vez por falta de iniciativa y cuidado, poco a poco entregó toda la dirección a la esposa o hijos.” (Gillermo D. Taylor y Sergio E. Mijangos. “La familia auténticamente cristiana”. Editorial Portavoz. 1983. EE.UU. Pg. 32)

El secreto para que todo vaya bien es que Cristo gobierne. El amado Hijo de Dios sabe cómo hacerlo. Su guía oportuna nos lleva a ser sabios, tomar decisiones apropiadas, identificar errores y corregirlos. Cuando lo hacemos, la relación familiar mejora. ¡Hoy es el día de tomar la decisión!

Permita que Dios gobierne su hogar

Si usted pregunta a su alrededor — quizá a amigos y familiares— qué desean para sus vidas, le responderán sin duda en el siguiente orden: Estabilidad y prosperidad económica y, en segundo término, una relación familiar enriquecedora. Es apenas natural. Podemos tenerlo todo — lo material— pero si hay dificultades en la relación de familia, reinará el desgano.

La diferencia la determina en qué y en quién creemos como camino para salir de la crisis. Usted puede acudir a la infinidad de textos que hay en el mercado sobre relación de familia, pero si busca a Dios y camina en Su Palabra, podemos asegurarle que todo cambiará.

Guillermo D. Taylor, el autor centroamericano, señala que “No hay familia cristiana perfecta. Pero sí hay familias cristianas que perseveran en su crecimiento, valores e integralidad.” (Gillermo D. Taylor y Sergio E. Mijangos. “La familia auténticamente cristiana”. Editorial Portavoz. 1983. EE.UU. Pg. 18, 19)

Es necesario hacer un alto en el camino y revisar qué tipo de modelo ofrecemos como esposos y como padres. Recuerde que nuestros hijos tenderán a replicar en sus propios hogares los patrones de comportamiento que aprenden hoy.

Ahora, el paso que resulta infalible en el proceso de recobrar el curso que debe tener nuestra familia, es volvernos a Dios y darle el primer lugar en nuestras vidas y en la familia. A este aspecto se refiere la enseñanza que impartió el Señor al pueblo de Israel y a nosotros hoy: “¡Escucha, Israel! El Señor es nuestro Dios, solamente el Señor. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Debes comprometerte con todo tu ser a cumplir cada uno de estos mandatos que hoy te entrego.” (Deuteronomio 6:4-6. NTV)

Vivir conforme a la voluntad de Dios, haciendo nuestros los principios que aprendemos en Su Palabra, nos lleva a asumir nuevos principios y valores que trae transformación y crecimiento permanente. Y esas pautas constituirán el fundamento para nuestros hijos y para las futuras generaciones.

Puedo asegurarle que no solo hay oportunidad para superar la crisis familiar — cualquiera sea la que estemos enfrentando— sino que además, es posible retomar el curso que debió tener desde un comienzo, como lo enseñan las Escrituras.

Dios es el camino. Es la única salida al laberinto pero, además, el fundamento para que todo vaya bien en todas las áreas de nuestra vida. Es la hora de tomar una decisión radical que nos lleve a la transformación con ayuda del Señor, avanzando en el camino hacia la armonía en la familia, la consolidación de buenas relaciones interpersonales y los cimientos para las nuevas generaciones.

Y si no ha recibido a Jesús como Señor y Salvador, hoy es el día que tome esa decisión a nivel personal y familiar. Le aseguro que no se arrepentirá porque cuando Dios ocupa el primer lugar, todo cambia. ¡Ábrale el corazón a Jesucristo!

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=2406


Publicado en: Consejería Familiar

Etiquetas: | |








Los artículos más leídos

Sometiendo a Dios las crisis familiares Lucía y Roberto han tenido dificultades familiares últimamente. Lo grave del asunto es que, después de diálogos que terminan en verdaderas batallas [...]
Decidí declararme en bancarrota porque no tengo un solo peso “La situación financiera a nivel personal está por el suelo. Cometí  errores financieros que me llevaron a la quiebra. Perdí el negocio, hace un mes [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
transformación
La sangre de Cristo trae cambios a su vida personal y familiar “No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa? Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar