Decídase a emprender una nueva vida junto con su familia

Con ayuda de Dios puede emprender una nueva vida junto con su familia

1.- Lectura Bíblica: Lucas 15:23, 24.

2.- Versículos para memorizar:

“Maten el ternero que hemos engordado. Tenemos que celebrar con un banquete, porque este hijo mío estaba muerto y ahora ha vuelto a la vida; estaba perdido y ahora ha sido encontrado”. Entonces comenzó la fiesta.” (Lucas 15:23, 24. NTV)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

Michael Schumacher despertó a la vida tras casi seis meses de estar en coma. El piloto de la Fórmula Uno abrió los ojos. Lentamente. El reflejo de la luz le hirió pero anhelaba ver. Los médicos dieron la noticia a su familia. “Ha vuelto a vivir”, comentaron ese lunes que parecía corriente en una sucesión de días en los que sólo recibían noticias desalentadoras.

Salió del centro hospitalario donde estuvo recluido y “continuó por mucho tiempo con su larga fase de rehabilitación", indicó en un comunicado su representante, Sabine Kehm.

Los intentos por sacarlo del estado de coma resultaron fallidos. Los especialistas del hospital Grenoble estuvieron atentos a su evolución de salud día y noche.

Schumacher perdió durante ese tiempo un cuarto de su peso corporal. Estaba muy desmejorado pero volvió a vivir.

El piloto alemán fue ingresado con severas lesiones en la cabeza tras su accidente del 29 de diciembre de 2013. Su casco se rompió cuando el piloto cayó a unas rocas en la ladera de la estación de esquí Meribel, en los Alpes franceses.

Los médicos en Grenoble le indujeron el coma para que su cerebro descansara y reducir así la inflamación. Además, le operaron para eliminar coágulos de sangre, pero algunos estaban demasiado profundos. No resultaba fácil.

Schumacher ganó fama mundial por un talento al volante poco común y en ocasiones sin mayores oportunidades, lo que le permitió alcanzar un récord de 91 carreras. En 2012 se retiró de la Fórmula Uno tras lograr siete títulos mundiales, una marca que nadie ha batido.

Schumacher, su esposa y sus dos hijos viven en Suiza. Su accidente se produjo durante unas vacaciones familiares cuando esquiaba con su hijo de 14 años.

La noticia resultó alentadora para quienes hemos seguido la trayectoria de este piloto. Pero no sólo su caso resulta satisfactorio. Se repite cada día en millares de personas que habían muerto por los pecados, estaban inmersos en una condición de miseria, pero al abrirle su corazón a Jesús, volvieron a vivir.

El evangelista Lucas relata la historia del hijo pródigo. Tras vivir sumido en la miseria, decidió regresar a su padre y pedirle perdón. Él no solo le perdonó sino que le restauró a su condición de hijo y dijo a todos: “Maten el ternero que hemos engordado. Tenemos que celebrar con un banquete, porque este hijo mío estaba muerto y ahora ha vuelto a la vida; estaba perdido y ahora ha sido encontrado”. Entonces comenzó la fiesta.” (Lucas 15:23, 24. NTV)

Esa misma alegría y fiesta son las que rodean su decisión de cambiar y emprender una nueva vida. Tal vez ha venido teniendo conflictos con su cónyuge, con los hijos o quizá con alguien. Si resuelve la situación, con ayuda de Dios, encontrará paz interior. Disfrute esa oportunidad que está a disposición de todos aquellos que se arrepienten de su pecado y deciden emprender la transformación tomados de la mano de la mano del Señor.

¿Qué tal si toma el teléfono ahora, llama a su cónyuge y le dice un “Te amo”? ¿O si al llegar a casa esta noche abraza a sus hijos y les dice cuánto les quiere? Habrá pasado de muerte a vida. Nunca es tarde para tomar esa decisión.

A propósito, ¿ya recibió a Jesús en su corazón como su único y suficiente Salvador? Hoy es el día para que lo haga. Puedo asegurarle que no se arrepentirá. En manos del Maestro su vida llegará a nuevos niveles. Alcanzará el cambio personal, espiritual y familiar que siempre ha anhelado. Decídase hoy por Jesucristo.

4.- Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a.- ¿Sigue inmersos en sus mismos problemas, sin procurar traer soluciones?

b.- ¿Ha decidido perdonar a su cónyuge o a sus hijos o quizá sigue sumergido en la muerte del rencor y el resentimiento?

c.- ¿Ha permitido que Jesucristo obre en su vida y traiga cambios profundos en su forma de pensar y de actuar?

d.- ¿Le ha pedido al Señor Jesús que tome las cargas de su mundo interior?

Decido hoy con ayuda de Dios, experimentar cambios a partir de entregar todo mi ser en Sus manos y dejarle imprimir cambios en mi forma de pensar y de actuar.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=2552


Publicado en: Devocionales Diarios

Etiquetas: | |




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:

Agrega también a tus familiares y amigo para que reciban la palabra.







Los artículos más leídos

El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
Descubra el peligro de las películas de terror “He venido escuchando últimamente que ver películas de terror es peligroso. Y me inquieta porque tengo dos hijos adolescentes a los que les gustan [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar