De la fama al olvido, una realidad que no podemos desconocer

Lo más valioso, proviene de Dios. La familia es una bendición que no tiene precio.

1.- Lectura Bíblica : Job 1:20-22

2.- Versículo para memorizar :

“Entonces Job se levantó, rasgó su manto, se rasuró la cabeza, y postrándose en tierra, adoró, y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré allá. El SEÑOR dio y el SEÑOR quitó; bendito sea el nombre del SEÑOR. En todo esto Job no pecó ni culpó a Dios.” (Job 1:20-22)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios :

Audrey Munson inspiró muchos monumentos. Estatuas en sitios de interés como la Biblioteca Pública de Nueva York, el ingreso al puente de Manhattan y el Columbus Circle. Todas las estructuras que despiertan admiración, se crearon a partir de su belleza. En la parte superior de la alcaldía, en el sur de Manhattan, está la mayor de ellas que cuenta con 7,6 metros de altura.

Audrey Munson era modelo y actriz de cine mudo. Fue hermosa. Vivió 104 años. Sin embargo, murió olvidada en una clínica psiquiátrica en costa este de los Estados Unidos, donde vivió por cincuenta años, y su tumba ni siquiera tiene lápida.

Nació en Rochester. Llegó a la ciudad de Nueva York en 1909, cuando tenía sólo 18 años, con el propósito de ser corista. Gracias a su estatura (1, 77 metros), una nariz larga y recta, y una sonrisa encantadora, se ganó la admiración de millares de personas. Y pronto escaló en el mundo artístico.

La llamaron “La Venus de América”. Protagonizó varias películas del cine mudo. Generalmente interpretaba el papel de modelo.

Incluso, su figura llegó a ser utilizada para elaborar monumentos para adornar lugares emblemáticos de Nueva York. A partir de la segunda mitad de 1916 ella comenzó a tener episodios de enfermedad mental que se agudizaron tres años después. Esa fue la razón por la que nunca se casó.

La fama se desdibujó con el paso de los años. Y en el declive, se trasladó con su madre al norte del estado de Nueva York, donde trabajó como camarera. Atrás quedaron los años de gloria. Intentó suicidarse, hasta que fue internada en un hospital siquiátrico, a los 40 años. Nunca quiso hablar de su pasado lleno de reconocimiento.

Murió después de casi 65 años hospitalizada. Su cuerpo fue enterrado en un cementerio de New Haven, Connecticut. Irónicamente no había espacio ni siquiera para poner una lápida sobre la tumba. Pronto pasó al olvido.

¿Ha pensado alguna vez que la fama, las propiedades materiales y el reconocimiento son efímeros? A todos nos puede ocurrir, no solo a Audrey Munson. Esa es una de las poderosas razones por las cuales nuestra dependencia debe ser de Dios y no de los recursos materiales.

El patriarca Job perdió a su familia y todas sus riquezas en un abrir y cerrar de ojos. Y lejos de llenarse de amargura o resentimiento, reconoció la grandeza de Dios: “Entonces Job se levantó, rasgó su manto, se rasuró la cabeza, y postrándose en tierra, adoró, y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré allá. El SEÑOR dio y el SEÑOR quitó; bendito sea el nombre del SEÑOR. En todo esto Job no pecó ni culpó a Dios.” (Job 1:20-22)

Nuestro proveedor es Dios. A Él debemos agradecerle suplir cada día nuestras necesidades. Si nos bendice, nuestra confianza no debe girar alrededor de lo que tenemos sino del proveedor mismo, nuestro Padre. Jamás pierda de vista un hecho: lo físico, lo tangible, las riquezas, son algo efímero. Lo único real e imperecedero es nuestra relación el Señor, quien nos fundamenta en principios y valores.

Si todavía no ha recibido a Jesús como Señor y Salvador, hoy es el día para hacerlo. Cuando él entra en nuestro corazón, experimentamos una nueva vida a nivel personal, espiritual y familiar. Emprendemos un camino renovado de transformación permanente.

4.- Preguntas para el crecimiento personal y espiritual :

a.- ¿En qué o en quién deposita toda su confianza?

b.- ¿Qué lugar ocupa Dios en su vida?

c.- ¿Reconoce a Dios más importante que las posesiones materiales?

d.- Si Dios es más importante que todo lo material, ¿vive conforme a Sus principios y valores?

e.- ¿Qué lección aprendió del texto bíblico de Job 1:20-22?

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=8885


Publicado en: Devocionales Diarios

Etiquetas: | |




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:

Agrega también a tus familiares y amigo para que reciban la palabra.







Los artículos más leídos

navidad
Cómo realizar la Novena Cristiana de Navidad Unos están a favor de adornar la casa con motivos alusivos a la navidad, reunirse en torno al pesebre, recordar el milagro de la redención y concluir un [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
Restaure el altar de Dios en su vida El hombre necesita hoy más que nunca reedificar el altar de Dios, que es un lugar de encuentro con nuestro Hacedor. Lamentable muchas personas e incluso, [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar