Cuide sus reacciones con la familia

La unidad de la familia, una prioridad

Lectura Bíblica: Romanos 12:2

Meditación familiar:

En una reciente reunión se quejaba una atribulada madre sobre el comportamiento de su hijo. Apenas comenzó a involucrarse con nuevos amigos, fuera de su círculo de personas creyentes, experimentó cambios: bebía licor, fumaba marihuana y— estaba segura— había caído en fornicación. ¿Todavía se puede hacer algo?

Le explicamos todos que sí, que era posible hacer algo. Es un proceso que comienza con nuestra propia transformación al rendirnos a Dios, y que prosigue toda la vida, al vivenciar nuestra fe en Cristo llevando ejemplo al cónyuge y a los hijos. Es una forma de vivir que necesariamente impacta y trae cambios a todos.

Quien nos ha vendido una forma de vivir equivocada, y muchos han mordido el anzuelo, es el propio enemigo espiritual, satanás, quien ha permeado esta sociedad con antivalores. Sobre el particular el autor y afamado conferencista, Chip Ingram, señala que:

“Satanás usa el sistema del mundo para seguir la carne, primero por el uso de mentiras acerca de lo que te podría satisfacer y realizar los anhelos más profundos de tu corazón. La puerta de entrada es tu mente. ¡La decisión más importante que hacer cada día es lo que tú permites que entre en tu mente.” (Chip Ingram. Viviendo al borde”. Living Editores. EE.UU. 2013. Pg. 90)

La responsabilidad que pesa sobre nuestros hombros es muy grande, pero no estamos solos. Comienza con cambiar nuestra forma de pensar y de actuar, y perseverar en esa disposición de corazón. Dios nos ayuda. Él es el eje central porque, si dependemos de Su poder, lo lograremos. Esto traerá como consecuencia cambios en nuestra vida y en nuestra familia.

¿Cómo reacciona una persona? Como piensa. Y, ¿cómo piensa una persona? De acuerdo con aquello que llena su mente. Una ecuación sencilla que explica el comportamiento de toda persona, en su vida personal, familiar y en sociedad.

Otro elemento que va de la mano, son el tipo de principios, valores y fundamentos que atesoramos en el corazón. Son un factor determinante en nuestra existencia y en nuestra relación con los demás, comenzando desde nuestro círculo más cercano, que es el de la familia.

Este aspecto en apariencia tan sencillo pero a la vez tan importante, es el que aborda el apóstol Pablo cuando instruye: “No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.” (Romanos 12:2. NTV)

Solamente este versículo, corto pero cargado de una profunda enseñanza, traería una razón esencial para impactar y transformar su existencia.

Tome nota que el apóstol Pablo nos invita a poner en una balanza las enseñanzas que ha privilegiado la mundanalidad y tener claro que no corresponden a personas que han nacido de nuevo en Cristo; en segundo lugar, no solo abandonar esos patrones de comportamiento equivocados que legitima una sociedad sin principios ni valores, sino además a dar un paso más: a la dimensión del creyente que se rige por otras pautas.

En tercer lugar, renovar nuestra vieja forma de pensar y por último, caminando en una nueva perspectiva— conforme Dios lo dispone— reconocer que esa vida que el Padre nos ofrece reúne tres pilares: es buena, agradable y perfecta.

No abandone este análisis antes de pensar, también, que esa transformación progresiva pero sólida que logramos en Dios, debe afectar positivamente a nuestro cónyuge y a nuestros hijos. Un trato y una valoración diferentes, así como el firme compromiso de transmitirle esos nuevos principios y valores que estamos experimentando.

Si no ha recibido a Jesucristo en su corazón, hoy es el día para que lo haga. Puedo asegurarle que no se arrepentirá. Prendidos de la mano de Jesucristo llegamos siempre a nuevos niveles de crecimiento personal y espiritual. Ábrale hoy las puertas de su corazón al Hijo de Dios. No se arrepentirá.

Oración familiar:

“Amado Señor Jesucristo, sabemos que si cambiamos nuestra forma de pensar, cambiará nuestra forma de actuar. Como familia, te pedimos que nos ayudes a crecer mediante una renovación en nuestros pensamientos. Ayúdanos a experimentar los cambios que necesitamos en el hogar, para que haya armonía, comprensión y amor. En tus manos quedamos. Amén”

Una Meta familiar para hoy:

Dependeré de Dios para resolver mis conflictos de pareja.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=1730


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | | |








Los artículos más leídos

Sometiendo a Dios las crisis familiares Lucía y Roberto han tenido dificultades familiares últimamente. Lo grave del asunto es que, después de diálogos que terminan en verdaderas batallas [...]
Decidí declararme en bancarrota porque no tengo un solo peso “La situación financiera a nivel personal está por el suelo. Cometí  errores financieros que me llevaron a la quiebra. Perdí el negocio, hace un mes [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
transformación
La sangre de Cristo trae cambios a su vida personal y familiar “No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa? Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar