¿Con cuántas personas iniciar las  Células Familiares?

(Lección 4)

La asistencia a una Célula nos permite desarrollar intimidad con Dios

Una vez disponemos de líderes a quienes se haya capacitado en la estrategia de evangelización a través de las Células Familiares o Grupos de Estudio Bíblico, emprendemos una segunda fase que conjuga la teoría con la práctica y que consiste en el trabajo de plantación propiamente dicho.

Censo de membresía

En caso de que se trate de una iglesia grande, el primer paso para iniciar este trabajo consiste en elaborar una encuesta que permita identificar en dónde residen los miembros y además, los datos respecto al nombre, profesión u ocupación, tiempo de membresía en la denominación y si tiene disponibilidad de abrir su hogar para comenzar reuniones.

Esta base de información abre las puertas para ir concentrando a los nuevos creyentes en aquellas casas con el propósito de hacerles seguimiento y avanzar en su proceso de solidez doctrinal y espiritual, mediante el discipulado.

Igualmente se constituyen en los puntos de contacto de personas nuevas a quienes compartir el evangelio transformador de Jesucristo.

Una iglesia naciente

Si por el contrario usted lidera una iglesia que está surgiendo, la primera fase ineludible es la preparación de quienes integran su equipo de trabajo y establecer uno, dos o tres puntos en los cuales iniciar las reuniones.

En lo posible y teniendo en cuenta las posibilidades de desplazamiento, se buscará que residan en hogares próximos al templo.

En uno u otro caso usted que asume este programa, deberá visitar el lugar, comprobar qué capacidad tienen para alojar personas durante cada reunión, y aspectos logísticos sencillos pero elementales como es la disponibilidad de sillas.

A las personas que habitan la casa, quienes en adelante prestarán sus servicios a la obra de Jesucristo en calidad de anfitriones, se les preparará en cuatro a normas primarias de atención a los visitantes.

No olvide que la primera impresión que se llevan es esencial. Si quienes asisten como invitados consideran que fueron víctimas de la descortesía, es probable que no regresen.

El pastor o líder les explicará la importancia de recibir a la gente con un saludo, de esbozar una sonrisa cálida y la inmediata invitación para que sigan y se sientan cómodos.

¿Con cuántas personas podemos iniciar las reuniones?

Para responder a este interrogante vale la pena remitirnos a las Escrituras y en particular a un pasaje que usted como líder deberá tener siempre a mano. Lo encontramos en los evangelios. La escena ocurre en una reunión que sostuvo el Señor Jesús con sus discípulos. Tras orientarlos sobre cómo actuar con alguien que nos ha ofendido, señaló: “Además les digo que si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan, les será concedido por mi Padre que está en el cielo. Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18:19, 20. Nueva Versión Internacional).

Usted puede comenzar con un número reducido de personas. Incluso, podría ser con su propia familia. Lo fundamental es que nuestro amado Señor Jesucristo esté en medio. Si espera hasta tener un volumen grande de participantes para comenzar, lo más probable es que no emprenda la tarea jamás.

La oración debe anteceder todo trabajo eclesial

La experiencia nos ha mostrado que así haya una enorme disponibilidad de lugares en donde emprender las reuniones de las Células Familiares o Grupos de Estudio Bíblico, es inapropiado dejarnos mover por las “corazonadas” o los sentimientos, y que lo más aconsejable es llevar el asunto a Dios en oración.

¿Recuerda a Felipe, el evangelista? La Biblia dice que un ángel del Señor le dijo: “ Un ángel del Señor le dijo a Felipe: “Ponte en marcha hacia el sur, por el camino del desierto que baja de Jerusalén a Gaza.” Felipe emprendió el viaje, y resulta que se encontró con un etíope eunuco, alto funcionario encargado de todo el tesoro de la Candace, reina de los etíopes. Éste había ido a Jerusalén para adorar y, en el viaje de regreso a su país, iba sentado en su carro, leyendo el libro del profeta Isaías. El Espíritu le dijo a Felipe: “Acércate y júntate a ese carro.” (Hechos 8:26-29).-

Como podrá deducir de una forma sencilla, el camino y perspectiva que tenía el evangelista eran bien distintas de los planes que en ese preciso instante tenía Dios. Igual ocurre cuando nos embarcamos en esta iniciativa.

Creemos tener todo cronometrado y listo para iniciar acciones, pero nada nos asegura que si seguimos obrando en nuestras fuerzas obtendremos resultados satisfactorios.

Otro ejemplo práctico lo hallamos unos capítulos mas adelante, en el mismo libro de los Hechos de los apóstoles: ” Atravesaron la región de Frigia y Galacia, ya que el Espíritu Santo les había impedido que predicaran la palabra en la provincia de Asia. Cuando llegaron cerca de Misia, intentaron pasar a Bitinia, pero el Espíritu de Jesús no se lo permitió. Entonces, pasando de largo por Misia, bajaron a Troas. Durante la noche Pablo tuvo una visión en la que un hombre de Macedonia, puesto de pie, le rogaba: “Pasa a Macedonia y ayúdanos.” Después de que Pablo tuvo la visión, en seguida nos preparamos para partir hacia Macedonia, convencidos de que Dios nos había llamado ” (Hechos 16:6-10).

Apreciará que es indispensable el que todos nuestros proyectos, y en este caso la plantación de Células o Grupos de Estudio Bíblico los llevemos a la presencia de Dios ¿Cómo lo logramos? Con oración. No olvide la recomendación del salmista cuando escribe: ”Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará” (Salmos 37:5. Nueva Versión Internacional).

Pedir a Dios que abra puertas

Con frecuencia hallamos hogares que a todas luces se perfilaban como los más indicados y a la postre el funcionamiento de las Células allí sólo trajo problemas.

¿La razón? Transcurrido algún tiempo de estar realizando las reuniones, alguno de los miembros— por cualquier circunstancia— se oponía a que siguieran encontrándose. Ese error debe llevarnos a reconsiderar cómo hacemos las cosas.

¿Qué hacer? Pedir orientación a Dios para que nos abra los espacios indicados, los que –bajo su voluntad— sabemos que resultarán apropiados.

Recuerde que, de acuerdo con las Escrituras y al referirse al Señor Jesús, El es “...el verdadero, el que tiene la llave de David el que abre y nadie puede cerrar, el que cierra y nadie puede abrir” (Apocalipsis 3:7).

Pablo tenía claro que era Dios quien abría las puertas y lo dejó sentado en sus escritos: “Pero me quedaré en Efeso hasta Pentecostés, porque se me ha presentado una gran oportunidad para un trabajo eficaz, a pesar de que haya muchos en mi contra” (1 Corintios 16:8, 9).

Un poco más adelante escribe: “...cuando llegué a Troas para predicar el evangelio de Cristo, descubrí que el Señor me había abierto las puertas...” (2 Corintios 2:12) , y también en su carta a los nuevos creyentes de Colosas, les anima: “Dedíquense a la oración; perseveren en ella con agradecimiento y, al mismo tiempo, intercedan por nosotros a fin de que Dios nos abra las puertas para proclamar la palabra, el misterio de Cristo por el cual estoy preso” (Colosenses 4:2, 3).

Cuando oramos, Dios abre puertas. Es un principio que jamás debe olvidar.

Actividades iniciales

Ahora que todo está listo ¿Cómo iniciar el trabajo? Hay varias formas. Una puede ser promoviendo entre amigos y conocidos — por quienes habremos orado previamente— para que nos acompañen al lugar, el día y a la hora convenidas, a la proyección de una película con mensaje cristiano, a una integración de amistad con un refrigerio, a una charla sobre un tema de interés general o quizá, a algún curso sobre elaboración de artesanías o algún oficio práctico que generalmente despiertan curiosidad e interés entre las personas.

Cualquiera de estos elementos se convierte en nuestro primer contacto con las personas nuevas o simpatizantes.

En estos encuentros preliminares no es aconsejable ni cantar coros ni pedir ofrendas. Recuerde que alguien con un estilo de vida sujeto al mundo buscará el menor pretexto para no regresar.

Tampoco es aconsejable utilizar términos propios de quienes ya conocen y están caminando de la mano del Señor Jesucristo.

Distribuya literatura cristiana

Otra estrategia que rinde buenos resultados es distribuir con antelación literatura cristiana atrayente y preguntar, poco tiempo después y con mucha prudencia, cuál es la opinión sobre aquellos textos e invitarles a las reuniones.

Un tercer elemento que tuve la oportunidad de escuchar al evangelista puertorriqueño Yiye Avila, consiste en ir de casa en casa entregando trataditos o folletos evangelísticos, compartiendo el evangelio transformador de Jesucristo e invitando inmediatamente después, al lugar en donde se integrará la Célula Familiar o Grupo de Estudio Bíblico.

Sin duda, con su grupo encontrará muchas otras ideas que permitan captar el interés de las personas invitadas.

Cuestionario para Lección Cuatro

1.- Uno de los primeros pasos una vez se dispone de líderes para plantar Células o Grupos de Estudio Bíblico, es la realización de un censo entre la membresía con el propósito de...

a.- Identificar en dónde residen los miembros y cuáles están dispuestos a abrir sus casas para establecer Células o Grupos de Estudio Bíblico.

b.- Para concentrar a los nuevos creyentes a fin de que asistan a las Células o Grupos de Estudio Bíblico.

c.- Facilitar el seguimiento de los nuevos convertidos.

d.- Las respuestas a y c son ciertas

e.- Todas las anteriores

2.- Durante las lecciones aprendemos que si la congregación apenas comienza, la fase ineludible es:

a.- Compartirles la visión de las Células o Grupos de Estudio Bíblico.

b.- Preparación de los líderes que trabajarán en las Células o Grupos de Estudio Bíblico.

c.- Realizar de todos modos el censo.

3.- Si hemos decidido emprender la plantación de Células o Grupos de Estudio Bíblico es necesario que:

a.- Informemos a los nuevos convertidos que vamos a plantar Células o Grupos de Estudio Bíblico.

b.- Decirle a quienes ofrecerán sus casas para plantar Células o Grupos de Estudio Bíblico que apenas tengamos solidez económica, les daremos una ofrenda.

c.- Visitemos el lugar donde se plantará la nueva Célula o Grupo de Estudio Bíblico para determinar ubicación, comodidad e incluso, proximidad al templo:

c.- Ninguna de las anteriores.

4.- Con respecto a quienes serán anfitriones en las Células o Grupos de Estudio Bíblico, es necesario:

a.- Hacerles un seguimiento para comprobar si van o no a los cultos.

b.- Prepararles sobre normas primarias de atención a los visitantes.

c.- Compartirles la importancia de recibir bendición apenas abren sus casas para plantar las Células o Grupos de Estudio Bíblico.

5.- ¿Con cuántas personas podemos emprender una Célula o Grupo de Estudio Bíblico?.

a.- Con diez. Hacerlo con menos es perder el tiempo.

b.- Con doce porque doce eran los discípulos del Señor Jesús.

c.- Con el número que haya sobre la base de que donde hay dos o tres reunidos en el nombre del Señor Jesús allí está en medio de ellos (Mateo 18:19, 20).

6.- Antes de plantar Células o Grupos de Estudio Bíblico es necesario:

a.- Orar a Dios en procura de orientación.

b.- No es necesario hacer nada. Las personas solas llegarán.

d.- Desarrollar una gran campaña evangelística para atraer nuevos creyentes.

c.- Orar a Dios en procura de orientación y que abra las puertas.

6.- Entre las actividades iniciales a la plantación de Células o Grupos de Estudio Bíblico se cuentan:

a.- Una campaña evangelística casa por casa.

b.- Invitar conocidos a la presentación de una película, una actividad de integración o quizá una capacitación sobre oficios prácticos.

c.- Un concierto de música cristiana.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=8418


Publicado en: Escuela Bíblica Ministerial

Etiquetas:








Los artículos más leídos

Sometiendo a Dios las crisis familiares Lucía y Roberto han tenido dificultades familiares últimamente. Lo grave del asunto es que, después de diálogos que terminan en verdaderas batallas [...]
Decidí declararme en bancarrota porque no tengo un solo peso “La situación financiera a nivel personal está por el suelo. Cometí  errores financieros que me llevaron a la quiebra. Perdí el negocio, hace un mes [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
transformación
La sangre de Cristo trae cambios a su vida personal y familiar “No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa? Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar