¿Cómo aprender a valorar a tu familia?

Decídase hoy a cambiar con su familia. Dios le ayudaré en el proceso.

1.- Lectura Bíblica: Mateo 6: 19-21

2.- Meditación familiar:

"¿Cuándo comenzó tu proceso de cambio?”. Esa pregunta la escuchó Rudy muchas veces. Ni sus amigos ni compañeros de trabajo podían explicarse la transformación de aquél hombre que los viernes ya no se iba a beber o, a jugar billar. Tampoco era el mismo que acostumbraba tratar mal a su esposa por el teléfono sin importar que lo estuvieran oyendo. Ahora era diferente.

La decisión de cambiar con mi familia la tomé el día que vi cómo se desmoronaba la relación y que Lucía estaba decidida a irse de casa con los niños. — explicaba.

En ese momento dejó de luchar en sus fuerzas por controlar un temperamento fuerte y decidió confiar en Dios.

El proceso fue mucho más fácil. En adelante, cada vez que venía un rapto de ira, le pedía ayuda al Señor. Y Él venía a su encuentro. Entraba en sus cabales. Pero algo más: Comenzó a valorar a su familia. Después de Dios, colocó a su esposa e hijos en segundo lugar y, en tercer lugar, el trabajo. Convirtió su hogar en una prioridad. Daba lo mejor de sí para ser un buen esposo y padre. Y el Señor lo ayudada en cada nuevo paso.

Rudy no es el único que está transitando este camino. Como él, millares de hombres se han dado a la tarea de cambiar con su familia, y de valorarla. La ponen como una prioridad en su existencia. Y al hacerlo, acompañan su propósito de cambio con hechos fehacientes.

Valorar a la cambia parte de una decisión. Se fundamenta en poner a nuestro cónyuge e hijos en el lugar que les corresponde en nuestro corazón. Y es entonces que todo comienza a ser diferente.

Nuestro amado Señor Jesús enseñó a sus discípulos y a nosotros hoy:

"No os acumuléis tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre destruyen, y donde ladrones penetran y roban; sino acumulaos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni la herrumbre destruyen, y donde ladrones no penetran ni roban; porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.” (Mateo 6: 19-21)

Lo primero, es el Reino de Dios, y concederle a Él un espacio privilegiado en nuestra existencia; el segundo paso es privilegiar un lugar para nuestra familia. Es el fundamento para cambiar y crecer.

Quizá evalúa que hasta hoy las cosas no han ido bien en el hogar. Es probable que, como ocurre con un entrenador en el intermedio de un partido de fútbol, haga llegado el momento de evaluar en qué ha fallado y qué debe corregir en el segundo tiempo que pronto inicia. Así lo explica el conferencista internacional, Bob Buford:

"Si usted oye una vez que le habla suavamente, es tiempo de dirigirse al vestuario, tomar aliento y prepararse para el segundo tiempo, que será mejor que el primero. Para un entrenador de fútbol y su equipo, este es el tiempo de hacer evaluaciones, mirar hacia atrás para considerar lo que se alcanzó. ¿Qué dio resultado? ¿Qué no resultó como debiera? Las jugadas que no sirvieron tendrán que ajustarse y eliminarse en el segundo tiempo.” (Bob Buford. “Medio tiempo”. Editorial Vida. 2014. EE.UU. Pg. 15)

Dios nos ama y ama a la familia. Él nos ayudará en el proceso de cambio. No estamos solos. Tomados de su mano, daremos pasos firmes y permanentes en el cambio y transformación del entorno familiar. Es una decisión que debe tomar hoy.

Si no le ha abierto las puertas de su corazón a Jesucristo, es importante que lo haga. Él le ayudará a cambiar y crecer cada día a nivel personal, espiritual y familiar. Ábrale hoy las puertas de su corazón a Jesús el Señor.

3.- Oración familiar:

"Mi amado Señor, te damos gracias en este día porque nos guías y concedes la sabiduría necesaria para aplicar cambios necesarios en nuestra vida. Te pedimos que nos concedas la fortaleza para perseverar y no desmayar en el intento. Danos la capacidad de reconocer en qué estamos fallando y disponernos a valorar la familia como debiéramos. Sometemos en tus manos este día. Amén."

4.- Una Meta familiar para hoy:

Con ayuda del Señor Jesús comenzaré a valorar a mi familia como debo hacerlo, para encontrarle sentido a la vida y disfrutar cada instante junto a mi cónyuge y mis hijos.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=7867


Publicado en: Altar Familiar

Etiquetas: | | |




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:

Agrega también a tus familiares y amigo para que reciban la palabra.







Los artículos más leídos

felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
familia
Que las redes sociales no afecten su vida familiar “Aparte de que mi esposa pasa mucho tiempo chateando por el teléfono, publicó el domingo último una foto en la que aparecemos junto al pastel, celebrando [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
Descubra el peligro de las películas de terror “He venido escuchando últimamente que ver películas de terror es peligroso. Y me inquieta porque tengo dos hijos adolescentes a los que les gustan [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar