Cinco espíritus que dañan su vida, a su familia y a la iglesia

La autoridad de Jesucristo nos permite vencer el mundo espiritual de maldad.

El mundo espiritual de maldad está tomando fuerza en la sociedad. Al tiempo que las personas se distancian de Dios, abren puertas al mundo de las tinieblas. Esa es la razón por lo que la posesión e influencia demoníacas gobiernan hoy en personas, iglesias y naciones.

Incluso, sin proponérselo, millares de hombres y mujeres son utilizados por demonios, pero ni ellos mismas se dan cuenta.

¿De qué manera lo hacen? A través de cinco espíritus que han permanecido en el tiempo, y que describo a continuación:

1.- Espíritu de Jezabel (1 Reyes 21:20-26)

Es el gobierno de una mujer espiritualmente contaminada o posesa, generalmente, sobre tres áreas específicas:
  • La vida conyugal
  • La iglesia
  • La sociedad
¿Cuáles son sus características? Podemos sintetizarlas en las siguientes:
  • Manipula sexualmente (Recuerde el caso de Herodes y Herodías descrito en Mateo 14:1-12).
  • No se sujeta.
  • Busca influir en las decisiones.
  • Se opone al mover de Dios.
  • Genera divisiones y murmuración (Proverbios 6:16-19)
El espíritu de Jezabel es muy sutil. No en vano fue a través de una mujer que se personificó y ha sobrevivido a través de los siglos.

Es imperativo que le pidamos a Dios que nos muestra dónde y cómo está actuando, y derribemos su accionar con la autoridad que nos ha delegado el Señor Jesús.

2.- Espíritu de Absalón (2 Samuel 15:1-13)

Muchas familias, iglesias, organizaciones y aún gobiernos, experimentan divisiones. En buena medida, obedece al accionar de estos demonios. Algunas de sus características son:
  • Crítica
  • Murmuración.
  • Deslealtad.
  • Traición.
  • Rebelión.
  • División.
Cuando lo identificamos, hay que confrontarlo. Ejerciendo la autoridad de Cristo, estamos llamados a derribar las fortalezas que establece en las personas y en las estructuras sociales. Es en el poder de Dios como lo destruimos.

3.- Espíritu de legalismo (Juan 8:39-47)

Los legalistas siempre están pegados a la letra. Utilizan frases como “Las Escrituras dicen…”, pero no lo hacen para edificar sino para destruir.

Un caso típico son los religiosos descritos en el capítulo 8 de Juan, quienes llevaron a la mujer adúltera delante del Señor Jesús, para ser apedreada.

Los legalistas, en muchos de los cuales obra el mundo espiritual de maldad, pasan por alto el amor y la misericordia de Dios, y se abrogan el derecho que sólo le asiste al Creador, para juzgar y condenar a los demás.

Entre los distintivos de este espíritu, podemos enumerar los siguientes:
  • Sólo ellos creen tener la verdad (Mateo 23:13)
  • No aceptan correcciones.
  • Se mueven en sus propias creencias y tradiciones.
Piense por un instante que el espíritu de legalismo ha destruido congregaciones enteras.

En torno a quien debemos movernos y depender, es alrededor de Dios y lo que nos enseña en Su palabra. No para aplicarla a nuestra conveniencia, sino para que se pueda proseguir con la extensión del Reino.

4.- Espíritu de mundanalidad (Gálatas 5:19-21)

Aquellos que son guiados por la mundanalidad, están bajo influencia espiritual de maldad. Dicen ser seguidores de Jesucristo, pero sus hechos demuestran lo contrario.

Más aún, pretenden que esa carnalidad gobierne la congregación. Es una forma de justificar la maldad de sus propias actuaciones.

5.- Espíritu de estancamiento espiritual (Apocalipsis 3:1-3; 15-19)

Un último espíritu que encontramos en las Escrituras, es el del estancamiento espiritual.

Se evidencia en cristianos sin compromiso. No están prendidos de la mano del Señor Jesucristo y, aprovechando su descuido, el enemigo espiritual toma ventaja de ellos hasta llevarlos a un revés espiritual.

Una forma de vencerlo, es confrontándolos y, en la autoridad de Jesucristo, echarlos fuera. No hay otro camino.

Jamás olvide lo que nuestro amado Salvador Jesús dijo: “He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará." (Lucas 10.19)

Ejerza esa autoridad. Jesucristo es quien respalda sus acciones como creyente, en la batalla permanente que libramos contra el mundo espiritual de maldad.

A propósito, si no ha recibido a Jesucristo como su Señor y Salvador, hoy es el día para que lo haga. Él traerá transformación a su existencia, y lo llevará siempre a nuevos niveles de crecimiento personal, espiritual y familiar.

Escrito por: Fernando Alexis Jiménez

Artículo Original: http://www.mensajerodelapalabra.com/site/?p=10002


Publicado en: Guerra Espiritual

Etiquetas: | | | | |




Inscríbase y reciba información semanal sobre novedades de nuestro Portal:

Agrega también a tus familiares y amigo para que reciban la palabra.







Los artículos más leídos

El Sermón Temático ¿Cómo se elabora? (Lección 7) Llegamos al tercer sistema de exposición de la Palabra de Dios: el Sermón Temático. Como su nombre lo indica, este género de predicación gira en torno a [...]
Rompiendo ataduras espirituales para alcanzar sanidad interior Dios nos creó para que disfrutáramos una vida plena. Una existencia llena de dolor, angustia, desesperanza, sensación permanente de culpa no estaba en su [...]
felicidad,
Un encuentro con Dios que produce transformación Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el [...]
El cristiano y las relaciones interpersonales (Lección 6 – NiveL 2) ¿Por qué dedicarle una Lección específicamente dirigida a abordar el tema de las relaciones interpersonales? Si te has formulado esta pregunta, la [...]
Descubra el peligro de las películas de terror “He venido escuchando últimamente que ver películas de terror es peligroso. Y me inquieta porque tengo dos hijos adolescentes a los que les gustan [...]


Léanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en bosquejosparasermones.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com
clic para cerrar